en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados

jueves, junio 04, 2015

El mayor genocidio de la historia (5). La cifra total de víctimas

El 23 de septiembre de 2009 publicábamos la primera entrada de la serie "El mayor genocidio de la historia". La fuente principal era la obra Other losses, del periodista canadiense James Bacque (1989). En ese post se vertieron una serie de afirmaciones que han dado mucho de sí y que ahora convendría matizar y ajustar a los nuevos conocimientos adquiridos. Hace ya tiempo que hemos limitado la cifra de 17 millones de víctimas del genocidio alemán al número de afectados, es decir, a la suma del total de los asesinados más aquéllos que fueron expulsados de sus hogares, deportados, a las mujeres violadas, etc. Pero podría llegar a 25 millones. La cifra de 13 millones de exterminados se reserva al máximo (provisional) de una horquilla que oscila a partir de los 8 millones. Si la horquilla es tan amplia se debe a que, según James Bacque, los ciudadanos alemanes que perecieron a resultas de la hambruna planificada por las autoridades aliadas de ocupación son 5,7 millones (plan Morgenthau), pero este cálculo se obtiene 1/ comparando los censos anteriores y posteriores al período 1945-1949, 2/ sumando a dichos censos los desplazados de las provincias del Este y las minorías germanohablantes de la Europa central y balcánica, y 3/ restando las víctimas alemanas por otros conceptos. En consecuencia, resultaba prudente dejar bastante abierto el margen posible de error. En función de tales cálculos, se obtiene que en el último censo posterior a la catástrofe habían desaparecido más de 5 millones de alemanes, los cuales no se pueden atribuir a caídos en el frente, prisioneros desarmados exterminados, víctimas de los bombardeos terroristas británicos u otras categorías. Nosotros, en su momento, propusimos 13 millones de víctimas dando por buenos los 5,7 millones de la hambruna establecidos por Bacque y aquella fatídica cifra ha sido confirmada, de forma casi exacta, por el profesor Dr. Bernhard Bellinger, de Berlín, quien publica la siguiente tabla:


Como puede comprobarse examinándola con detalle, al total de 15.799.000 hay que sustraer los soldados alemanes caídos en combate, que son unos 3 millones. La resta nos da 12.729.000 víctimas. Pero Bellinger admite sólo 500.000 muertos por los bombardeos terroristas ingleses, mientras que nosotros nos basamos en la cifra de Jörg Friedrich (2002) en Der Brand. Deutschland im Bomberkrieg 1940-1945, donde se consigna un mínimo de un millón de muertos como consecuencia de dichas operaciones aéreas de exterminio. Si añadimos esta diferencia, léase: unos 500.000 muertos más, la cifra total de víctimas asciende a 13.229.000 personas.

El carnicero Charles Portal.
Trece millones de personas asesinadas por motivos racistas: ¿el mayor genocidio de la historia moderna?

Las polémicas entorno a conceptos como los desaparecidos o las víctimas de los bombardeos terroristas no van modificar en exceso estas conclusiones, no obstante conviene dejar constancia de algunos extremos.
Tenemos a 1.272.000 de militares alemanes, presuntos desaparecidos que, en opinión de Bacque, son los exterminados en campos franceses y americanos para prisioneros alemanes. Mientras duró el conflicto bélico, y dado que los alemanes respetaban la Convención de Ginebra con los prisioneros capturados a los occidentales, firmantes también de la misma, Washington  no se atrevió a masacrar a los prisioneros alemanes por miedo a posibles represalias con los 2 millones de soldados ingleses y americanos internados en campos alemanes. Sin embargo, una vez vencida Alemania, Eisenhower ideó el perverso concepto de F. E. D. (Fuerzas Enemigas Desarmadas) a fin de poder contraponerlo al de P. W. (Prisioneros de Guerra) y estar en condiciones de omitir los preceptos legales de la convención. No sólo eso, centenares de miles de P. W. pasaron como por ensalmo  a convertirse en F. E. D. a base de trucar las estadísticas poblacionales de los campos. ¿Cuál era la finalidad de dichas innovaciones terminológicas y trasiegos burocráticos? Simplemente, dejar a los prisioneros alemanes a merced del ocupante y sin que ninguna potencia protectora pudiera reclamar la fiscalización del funcionamiento interno de los campos, es decir, el respeto a la normativa humanitaria internacional relativa a los prisioneros de guerra. Según Bacque, el número de víctimas de lo que, en este concepto, para nosotros constituye sólo una fase más en el proyecto global de exterminio planificado, es de un millón. Como consecuencia de estas investigaciones y debates, se empezó a hablar del hoy ya famoso vermisste Million, que los occidentales intentaron atribuir a los soviéticos pero cuya responsabilidad apunta más bien a los aliados franceses y americanos. Los ingleses, que habían masacrado a los civiles alemanes mediante bombardeos terroristas, se sometieron a la Convención de Ginebra en el caso de los prisioneros de guerra en sus propias zonas de ocupación, a pesar de lo cual no denunciaron las atrocidades que se estaban cometiendo en los campos administrados directamente por Eisenhower y De Gaulle.

La obra de James Bacque desató en su momento una polémica que sigue abierta en la actualidad. Demostraremos en los próximos posts que los intentos de desacreditar a Bacque han fracasado y que, a partir de las cifras aportadas por especialistas sobre los que no pesa la menor sombra de duda en cuanto a seriedad y profesionalidad, puede hablarse de un plan de amputación étnica del pueblo alemán iniciado en 1941 (aunque ya existían antecedentes a finales de la Primera Guerra Mundial) y completado en 1949.

Quizá la contribución más importante de aquella primera entrada de 23 de septiembre de 2009 no consistió, por tanto, en sumar las cifras de los diferentes conceptos de víctimas alemanas, sino en descubrir la existencia del plan de exterminio mismo. Evidentemente, las pruebas de que ese plan no son un invento o una fantasía del autor trascienden el mero indicio, de suerte que el silencio académico en torno a este escándalo  tarde o temprano tendrá que ser roto, aunque sólo sea, como ocurrió con Bacque, para insultar a quienes hemos levantado la bandera de la verdad. Algunos insultos ya pudieron leerse en la entrada que entonces publicara Filosofía Crítica. Siguen ahí, no han sido suprimidos. En estos momentos, empero, disponemos de una larga lista bibliográfica que avala aquello que a la sazón dependía de la lectura de unos pocos autores, como De Zayas, Bacque, Friedrich o Macdonough. Podemos sostener que una de las causas del holocausto fue el plan de exterminio del pueblo alemán ideado en EEUU, es decir, que el asesinato masivo de judíos fue en parte la "venganza nazi" por el plan Kaufman/Morgenthau y los bombardeos terroristas de las ciudades alemanas interpretados por la inmensa mayoría del pueblo como la inexorable aplicación de dicho plan. A partir de ese momento, la atroz indiferencia de los alemanes hacia el destino de los hebreos se convirtió en una realidad cotidiana. Los aliados (del Este y del Oeste) generaron, en fin, de forma consciente, las condiciones del distanciamiento emocional y moral que facilitara el desprecio de las autoridades del Tercer Reich hacia un "discurso humanitario" cuya realidad, a los ojos de la ciudadanía, se habría demostrado un fraude. ¿Puede afirmarse, después de lo sucedido en el mundo entre la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) y nuestros días, que dicha normativa es algo más que un instrumento de propaganda al servicio del imperialismo de Washington? Que cada cual ensaye su respuesta; nosotros hace ya mucho tiempo que publicamos aquí la nuestra.

Prof. Dr. Bernhard Bellinger.
La tabla de Bellinger

A continuación examinaremos una a una las cifras de la tabla de Bellinger y las fuentes bibliográficas en que se basan.

En primer lugar tenemos a los militares alemanes desarmados que fueron exterminados en campos de concentración franceses, norteamericanos y soviéticos, pero también yugoeslavos, polacos y checos. Bellinger acepta 1.800.000 víctimas. Según Bacque, esta cifra habría que elevarla a 2.500.000 víctimas.

En cuanto a las víctimas de los soviéticos, la cifra asciende a 1.335.500 personas. La fuente de Bellinger es la siguiente: Nawrtail, H., Nachkriegverluste unter dem Vertriebenen, Gefangenen und Verschleppten, München, 1986, p. 66. / Ratza, W.: "Die deutschen Kriegsgefangenen des Zweiten Weltkriegs, Der Faktor Arbeit", in: Zur Geschichte der deutschen Kriegsgefangenen, editado por Erich Maschke, Tomo IV, München 1973, página 207

Por lo que respecta a los franceses existe cierto consenso, a pesar de la polémica a la que ya nos referiremos en un próximo post, entre Bacque y su más visceral crítico, Arthur L. Smith (quien llega a insultarle, como veremos), respecto de la alta mortandad de los campos franceses, con 113.000 víctimas asesinadas por los hombres de De Galle y de la Résistance française. Fuente de Bellinger: Smith, Arthur L., Die vermisste Million": zum Schicksal deutscher Kriegsgefangener nach dem Zweiten Weltkrieg, München, 1992, p. 86 (no hemos podido confirmar esta fuente en el original, por lo que entendemos que debe de tratarse de un error) / Bacque, J., Das geplante Tod. Deutsche Kriegsgefangene in amerikanischen und französischen Lagern, Frankfurt/Berlín, 1999, p. 336

En los campos yugoeslavos tenemos la nada despreciable cifra de 90.000 víctimas asesinadas por las autoridades comunistas. Fuente de Bellinger: Böhme, K. W.: "Die deutschen Kriegsgefangenen in Jugoslawien 1941-1949", in: Zur Geschichte der deutschen Kriegsgefangenen, editado por Erich Maschke, Tomo I/1 y I/2, München 1962.

En lo que concierne a los campos americanos, la polémica está abierta y de ella nos ocuparemos en la próxima entrada. Según Bacque, el "vermisste Million" (millón desaparecido) es la consecuencia de la política de Eisenhower, con 800.000 víctimas. Macdonough rechaza tanto los cálculos de Bacque como la contabilidad estadounidense, reconociendo una cifra de 100.000 víctimas . Nawratil, H., en la obra citada, pp. 44-45,  que es la que Bellinger recoge en su tabla, se atiene a las cifras oficiales de 24.000 víctimas. El "millón desaparecido" se incluye por tanto en categoría correspondiente de "desaparecidos", a todas luces demasiado abultada.

Finalmente, la citada obra de Nawratil, pp. 44-45., reconoce 22.000 víctimas en los campos polacos y checos.

El segundo bloque de víctimas estaría formado por los civiles alemanes, con un total de 10.000.000 de víctimas, según las cifras de Bellinger, que a su vez se subdividirían en tres categorías: víctimas mortales de la limpieza étnica, víctimas de los bombardeos terroristas británicos y víctimas de la hambruna planificada.

Por lo que se refiere a los segundos, Bellinger sólo admite 500.000 víctimas a tenor de la siguiente base documental: Czesanky, M., Europa im Bomberkrieg 1939-1945, Graz, 1998, p. 698. / Arntz, H., "Presse- und Informationsamt der Bundesregierung", in Kessing's Archiv der Gegenwart, 3 abril de 1953, p. 3937. Para nosotros la cifra se eleva a un mínimo de un millón de víctimas y posiblemente 1.100.000 víctimas. Fuente: Friedrich, J., op. cit.

En cuanto a la limpieza étnica, afecta 1/ violencia contra la población alemana del Reich (Reichdeustche), con 3.200.000 de víctimas. Fuente: Nawratil, H., Schwarzbuch der Vertreibung 1945 bis 1948, München, 1999, p. 79; 2/ violencia contra las minorías germanohablantes (Volksdeutsche), con 472. 400 víctimas.

A estas cifras habría que añadir las de la hambruna en Alemania, con 5.700.000 de víctimas. Fuente: Bacque, J., Verschwiegene Schuld die allierte Besetzungspolitik in Deutschland nach 1945, Berlín/Frankfurt, Ullstein, 1995, p. 139.

La primera cifra se desglosaría en los siguientes apartados:

a/ violencia rusa en Alemania: 240.000 víctimas. Fuente: Nawratil, H., op. cit., pp. 56, 66.

b/ cárceles para civiles: 100.000 víctimas. Fuente: Nawratil, H., pp. 64, 67.

c/ violencia rusa en Austria: 60.000 víctimas. Fuente. Nawratil, H., pp. 57, 66.

d/ asesinados durante la deportación de las provincias alemanas del Este: 2.800.000 víctimas. Nawratil, H..: Schwarzbuch der Vertreibung 1945 bis 1948, München 1999,  p. 79

La segunda cifra se desglosaría en los siguientes apartados:

a/ minorías germanohablantes en Rusia: 300.000 víctimas. Fuente: Kulturrat der Deutschen aus Russland e V. (Editor): Volk auf dem Weg, Deutsche in Russland und in der G. U. S., 1993, Mit freundlicher Förderung der Bundministeriums des Innern, Bonn, 1993, p. 18.

b/ minorías germanohablantes en Yugoeslavia: 85.000 víctimas. Fuente: Arbeitskreis Dokumentation im Bundesverband des Landsmannschaft der Donauschwaben, Sindelfingen, und der Donauschwäbischen Kulturstiftung der privaten Rechts, München: Leidensweg der Deutschen im kommunistischen Jugoslawien, Tomo II, Erlebnisberichte über Verbrechen an dem Deutschen durch das Tito-Regime in der Zeit von 1944-1949, München Sindelfingen, p. 1015.

c/ minorías germanohablantes en Rumanía: 10.000 víctimas. Bundesministerium für Vertriebene, Flüchtlinge und Kriegsgeschädigte (Editor): Das Schicksal der Deustchen in Rumänien. Dokumentation der Vertreibung der Deutschen aus Ost-Mitteleuropa, Tomo III, p. 80.

d/ minorías germanohablantes en Polonia: 77.000 víctimas. Sack, J., Auge um Auge. Die Geschichte von Juden, die Rache für den Holocaust suchten, Kabel, 1995, p. 329.

Las bajas alemanas en el frente fueron relativamente pocas, pero la carnicería que los demócratas organizaron después con los prisioneros y los civiles alemanes ya inermes no tiene quizá parangón en la historia moderna. En definitiva, los vencedores de la Segunda Guerra Mundial resulta que fueron unos auténticos ejemplos de hipocresía; quienes nos gobiernan encarnan hoy a sus herederos y cómplices.

¿Quién es Bernhard Bellinger?

Quedan fuera de los calculos, según expresa mención de Bellinger, las víctimas de los trabajos forzados a que fueron sometidos no sólo los soldados prisioneros, sino los propios civiles, particularmente en Rusia y Francia. Los afectados son más de 5 millones de personas. El número de los que perecieron está todavía por calcular:

Diese Tabelle enthält nicht die Zahl der Opfer von Gewalttaten gegen deutsche Zwangsarbeiter im Herrschaftsbereich der Siegermächte. Die Zahl der deutschen Zwangsarbeiter dürfte viele Millionen betragen haben. In Russland wurden nicht nur Kriegsgefangene zur Zwangsarbeit herangezogen, sondern auch Zehntausende Zivilpersonen nach der Besetzung der deutschen Ostgebiete nach Russland verschleppt. Die US-Army stellte die Zahl ihrer deutschen Kriegsgefangenen auf 5.235.689 Personen fest. Von diesen übergab sie einen großen Teil an die anderen Siegermächte einschließlich Russlands für Zwecke der Zwangsarbeit. So forderte beispielsweise Frankreich zum Zwecke der Zwangsarbeit 750.000 Gefangene an und erhielt nach der einen Quelle 730.000 und nach einer anderen Quelle 886.000 Gefangene. Diese Zwangsarbeiter wurden in Frankreich unter anderem auch dafür eingesetzt, Minenfelder zu räumen. / Unterlagen über Opfer von Gewalttaten mit Todesfolge für deutsche Zwangsarbeiter liegen in zahlreichen Fällen vor, wurden aber noch nicht in einem geschlossenen System dokumentiert und ausgewertet.

Si a las víctimas ya contabilizadas y documentalmente acreditadas se suman las de los contingentes de trabajadores forzados (civiles y militares), entonces !la cifra de 13 millones de víctimas podría ser ampliamente rebasada y aproximarse a los 17 millones apuntados por nosotros en 2009!

El professor Dr. Bellinger no es ningún antisistema, precisamente, sino alguien muy bien integrado en el sistema que cometió tales atrocidades. Un presidente del Rotary Club (1985-1986) es alguien que ha superado todos los filtros de confiabilidad oligárquica. Quizá su postura frente a los abusos perpetrados por los vencedores con los prisioneros alemanes, singularmente por parte de los americanos, se explique a partir de la siguiente afirmación:

Ich bin ein Freund Russlands und ein großer Freund und Bewunderer der Vereinigten Staaten, war oft - auch beruflich - dort und bin dankbar, dass ich in einem der Westsektoren mit Hilfe unter anderem der Amerikaner dazu beitragen konnte, unser Land wieder aufzubauen.

("soy un amigo de Rusia y un gran amigo de los Estados Unidos, he estado allí por motivos profesionales a menudo y me siento agradecido de haber podido contribuir en el sector occidental a reconstruir nuestro país con ayuda entre otros de los americanos"). Pero, ¿cómo se puede ser amigo de quien provocó una hambruna con 5.700.000 víctimas reconocidas como tales en su Tabelle? ¿Quizá de nuevo la "culpa alemana", que pone el carro delante del caballo y convierte los efectos en causas?

Abschließend erlauben Sie mir bitte eine persönliche Anmerkung. Meine Kritik und meine Untersuchungen sollen nicht die Straftaten der Deutschen in der Zeit von 1933 bis 1945 aufrechnen oder in Frage stellen.

Una vez más ya no se trata de los "hechos", sino de las interpretaciones, o sea, de la filosofía. Estos hechos forman parte de los misterios políticos de nuestra situación histórica, donde las evidencias del crimen se encuentran ya en las bibliotecas especializadas, para quien quiera buscarlas, pero sólo llegan a la prensa con cuentagotas y, desde luego, garantizando, en las formas y en el lenguaje, que pocos se atrevan a sacar las consecuencias políticas fulminantes de la espantosa verdad.

La consabida excusa habitual es que "los alemanes empezaron"; trátase empero de una falsedad que (ya hemos apuntado y documentado en otras entradas algunos datos pero seguiremos abundando en ello) no puede explicar las gigantescas atrocidades "progresistas" y "demócratas" que precedieron, ya sea al propio nazismo, ya al holocausto en cuanto tal.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaria preguntarle a que razaón se puede explicar que el número de muertos soviéticos en la "Gran Guerra Patria" haya ido aumentando con el transcurso de los años: Yo he leído cifras como 12, 15, 17, 25 y hasta 27 millones.
Se dijo que posiblemente se quiso camuflar como muertos en la guerra lo que habrían sido víctimas de la represiuón del propio r´ñegimen soviético.
En cuanto a la población alemana creo que habría que analizar cómo es posible que en 1939 el III Reich tuviera unos 80 millones de habitantes... y hoy, 70 años después, Alemania tenga 8o millones (incluidos los inmigranytes turcos, etc)

Frel dijo...

Alemania durante el III Reich según mis informaciones, indagando por la red podía haber tenido cerca de 80 millones de habitantes teniendo en cuenta que el territorio era mayor que el actual puesto que hay que incluir los territorios que el Reich recuperó a raíz de que en el tratado de Versalles se los arrebataran a Alemania, una parte de los territorios, o sea, los sudestes checos, El Sarre, Renania y la anexión de Austria(con lo cual la población del Reich obviamente aumentó). En resumen, la población de Alemania en aquella época limitándonos al territorio que equivale al de hoy tendría como mucho unos 60 millones de habitantes. De ahí viene la confusión, de no tener en cuenta que el territorio alemán aumentó durante el Reich al recuperar parte de sus territotios y con ello un aumento de la población.

Miguel dijo...

Sobre la cuestión de los muertos en el bando soviético, recomiendo estos dos artículos, breves pero muy interesantes e ilustrativos

http://rindfleischknight.blogspot.com.es/2011/11/las-bajas-sovieticas-en-la-segunda.html

http://rindfleischknight.blogspot.com.es/2011/12/las-bajas-sovieticas-en-la-segunda.html

Resistencia Anti-Oligárquica (RAO) dijo...

La verdad es que desconozco el tema de los caídos soviéticos en combate, pero lo investigaré.

Respecto al problema demográfico alemán, requiere de un post entero, pues forma parte de la continuación, por otros medios, del plan Kaufman/Morgenthau: la desaparición TOTAL de la raza germánica.

Jackobs dijo...

Como ya ha concretado muy bien una de las entradas q me preceden, el tema de las víctimas soviéticas durante la WWII es otro bluff de la propaganda del sistema q se ha cargado en balance de la pobre D. La cifra más realista de muertos imputable a la agresión/ocupación de la WH debe rondar entre los 7 u 8 mill a lo sumo. Pocas notas puedo añadir a los dos arts. del sr. Alvarez q nos ha facilitado Miguel, en esencia su lectura nos ilustra bastante bien a modo de resumen sobre el tema tratado. El problema aquí es el de siempre: la deficiente cuando no nula formación cultural de la gente q nos rodea. Incluso en ámbitos académicos de nivel muy especializado no dejo de constatar día tras día como los conocimientos históricos de estos "grandes catedráticos" es en el mejor de los casos equivalente a los de mis canarios.
Es más, recuerdo q cuando yo era un neng, por allá en la lejana década de los 90s, cayó en mis manos un libro del austriaco H. Magenheimer (conocido militar puesto a historiador del III Reich a última hora y habitual comentarista del Österreichische Militärische Zeitschrift) donde ya se desmontaba punto por punto de forma bastante sólida y sin espacio para la duda o el error toda la ortodoxia del relato oficial sobre la campaña de Rusia, des del ataque preventivo de 22061941 hasta el mito de los más de 20 millones de muertos a manos de la WH. El resto del libro por lo demás se focaliza en varios what if y no aporta nada nuevo http://www.amazon.com/Hitlers-War-Military-Strategy-1940-1945/dp/1854094726
Una vez esbozado lo anterior lo q si me gustaría exponer, pues juzgo q es fundamental, sobre la patraña de los 20 millones largos de muertos rusos, es q a diferencia de los otros este mito fue fabricado después de la muerte de Stalin en 1953 por la gente q rodeaba a Nikita Krushchov. El pobre diablo de nariz agarbanzada, ortopédicos zapatos y mugrientos calcetines, nunca pasó de ser un triste payaso. Sin embargo los q "manejaban los hilos en las sombras" consiguieron gracias a él desplazar a los camisas viejas (pej asesinato del georgiano Beria casi inmediatamente posterior a la muerte de Stalin) e imponer de forma definitiva una nueva nomenklatura a raíz del XX congreso del PCUS en 1956 ( estudiad el famoso discurso de 25021956 o los resultados de la investigación de la Comisión Shvérnik). Un problema muy serio q debieron afrontar esos hombres fue el de como poner coto a los nacionalismos locales y sus ansias de libertad q amenazaban seriamente con desgarrar en mil pedazos las costuras del estricto corsé impuesto por la URSS. El tema no era baladí pues detrás de esos legítimos nacionalistas se escondía, como no podía ser de otra manera, la CIA useña.

Jackobs dijo...

Abro aquí un breve inciso, imagino q muchos conocerán la op. Paperclip y su rama oriental, quizá menos estudiada, la Gehlen org. Ciertamente nosotros los europeos occidentales pecamos de egocentrismo exacerbado, dominamos la op. Gladio o la P2 al detalle, pero a menudo olvidamos q la voluntad de instrumentalizar a antiguos WSS y demás ultras locales fue particularmente trabajada en la antigua ex-URSS. Ya en fecha tan prematura como fue la ley USA de 1950 de personas desplazadas, se indicaba claramente q a pesar de q el TMI de Nürberg 1946 hubiese declarado a la SS por entero y por ende a sus miembros como organización criminal cabían también algunas excepciones: "The Baltic Waffen SS Units are to be considered as separate and distinct in purpose, ideology, activities, and qualifications for membership from the German SS, and therefore the Commission holds them not to be a movement hostile to the Government of the United States under Section 13 of the Displaced Persons Act, as amended. Harry N. Rosenfield, Acting Chairman of United States Displaced Persons Commission ". Otros satélites useños han seguido políticas paralelas, así pues a pesar de q los voluntarios ucranianos de la 14 Waffen-Gren. Div. d. SS (galizische Nr.1), participaron en crímenes de guerra bastante bien documentados http://en.wikipedia.org/wiki/Huta_Pieniacka_massacre o http://en.wikipedia.org/wiki/Pidkamin_massacre: "The Canadian "Commission of Inquiry on War Crimes" of October 1986, by the Honourable Justice Jules Deschênes concluded that: The Galicia Division (14. Waffen grenadier division der SS) should not be indicted as a group. The members of Galicia Division were individually screened for security purposes before admission to Canada. Charges of war crimes of Galicia Division have never been substantiated, either in 1950 when they were first preferred, or in 1984 when they were renewed, or before this Commission. Further, in the absence of evidence of participation or knowledge of specific war crimes, mere membership in the Galicia Division is insufficient to justify prosecution."

Jackobs dijo...

Reconduzcamos el tema, nos encontramos en la URSS de la inmediata postguerra donde las cosas eran un tanto diferentes de como nos las han venido contando hasta ahora. Lejos de bucólicas escenas de paz y adhesión al régimen la situación es explosiva, existe una guerra civil casi abierta donde se hace difícil el control de la población. Por doquier se suceden los atentados, las escaramuzas y los enfrentamientos con bandas armadas son acontecimientos cotidianos; amplias zonas del territorio escapan a la administración comunista. Para empeorar las cosas el enemigo lanza operaciones encubiertas para desestabilizar nuestro poder (pej op. Jungla) y además la población local nos es hostil y presta apoyo a los terroristas a quienes contempla bajo una aureola dorada de abnegados héroes nacionales. Nosotros reaccionamos burdamente con brutales represalias, aquí y allá damos palos de ciego en busca de un enemigo escurridizo y a falta de él centramos nuestra ira en los civiles; 1/2 mill de ucranianos son deportados a Siberia, en la minúscula Lituania el balance de la opresión comunista se saldará con cerca de 1/4 de mill de muertos http://buscandoaborja.wordpress.com/category/lugares-abandonados-2/kgb-prison , a fin de cuentas esos son los métodos heredados, aprendidos y mil veces repetidos bajo el stalinismo. Pero con la muerte de Stalin todo va a cambiar, poco a poco aparecerán nuevos hombres, verdaderos tecnócratas del régimen q incorporaran también nuevas tecnologías y maneras de encarar el problema. Se trata de gente q al lado del garrote ofrece la zanahoria, en lugar del submarino aparece el polígrafo... es en definitiva el nacimiento del KGB y la muerte del NKVD. Son intelectuales q ya han leído a Hegel y saben q la batalla principal se gana dentro del cerebro, conocen de como los useños manipulan la información creando mitos en las mentes de los hombres, estudian con fervor como los ingleses están derrotando la insurgencia en Malasia con una novedosa estrategia que lleva por nombre "Corazones y mentes". Es dentro de este contexto q pronto aparece el mito de los 10, 20 y luego cerca ya de 30 mill de muertos en la "Gran guerra patria" a manos de los malvados fascistas. Empieza el lavado de cerebro; los nacionalistas de hoy son los q auxiliaron a los nazis ayer cuando no los mismos fascistas con distinto collar. Esta labor de de guerra psicológica junto con una mayor eficacia de la inteligencia soviética y la consabida presión militar sobre el terreno llevaron al declive de la guerrilla, favorecida también por la amnistía descafeinada de 1953 tras la muerte de Stalin. Aun así, todavía se registraron algunos episodios aislados de guerrilla en la década de 1960. De hecho se trata de una guerra desconocida por el público occidental q como digo se ganó en gran medida gracias a las medidas psicológicas y de inteligencia. Fueron a fin de cuentas los Cambridge Five con Kim Philby a la cabeza quienes fueron filtrando con paciencia de chinos al KGB una a una practicamente todas las ops. encubiertas del MI6 en el teatro europeo oriental.

Jackobs dijo...

Has expuesto bastante bien el tema. Como ya es costumbre en ti se trata de un artículo de gran calidad y profundamente esclarecedor cuyo esfuerzo todos te agradecemos. Ciertamente es un placer seguir tu blog.
Cabe señalar sólo algunas minucias, pequeñas pinceladas q corren a mi cuenta…
Las políticas genocidas habían venido siendo aplicadas de forma habitual y generalizada por esos bastardos a lo largo de la historia, si bien siempre fuera de un contexto europeo. Ese es quizás el elemento q llama más poderosamente la atención en el caso de la lucha contra D, el q por vez primera se siga una política genocida q como es natural habida cuenta nuestro desarrollo cultural e intelectual no quedará en el anonimato como si es costumbre generalizada en el caso de los desmanes y atropellos hacia los pueblos primitivos de sus respectivas colonias.
Sobre el tema del diseño táctico de la Lw tienes toda la razón, el único bombardero estratégico operativo fue desarrollado durante la misma guerra, el He-177 y precisamente como consecuencia de su deficiente desarrollo de pruebas siempre se vio aquejado de problemas en el sobrecalentamiento de los dos motores gemelos BMW. La carga explosiva de una V1 no llegaba a la media tonelada contra las 6-8 toneladas de explosivos q era capaz de transportar un bombardero B17-B24.
Reteniendo hasta aquí lo dicho, más q buscar una maldad intrínseca, una mala fe manifiesta en el desarrollo del mando aéreo estratégico (Bomber Command, 8ª y 15 ª USAF), su concepción responde a las necesidades estratégicas de UK, siempre dispuesta a luchar hasta el último soldado francés y preservando su aislacionismo hasta q la situación de agotamiento del enemigo permita el envío de un ejército expedicionario con cierta garantía de éxito. La estrategia británica no es continental, se basa en el dominio de los mares y océanos. En la famosa batalla de Waterloo pej el contingente británico no llegaba a ¼ parte del despliegue aliado. El tratado naval anglo-alemán de 1935 será el sellará la suerte estratégica de D y en mi opinión incluso el resultado de la guerra al impedir su firma la construcción de una flota de superficie en condiciones. Te recuerdo además q las doctrinas originarias del bombardeo estratégico no son desarrolladas por ningún anglosajón sino por el italiano Dohuet. Obviamente los bombardeos contra las grandes urbes inglesas buscan una venganza simbólica q no efectiva dada la economía de fuerzas, ante el terror aéreo aliado, el mismo nombre de los misiles robot es suficientemente esclarecedor de esta voluntad. Con ello damos cancha a la interpretación de Nolte y demás en el sentido de q la política del III Reich fue en todo momento puramente reactiva, consecuencia y jamás causa de los atropellos causados por los poderes aliados.
Una vez señalado esto debemos estudiar el pq de la guerra. Conoces de sobras mi opinión, dejando de lado las interpretaciones conspirativas pienso q fue la política useña la q arrastró al mundo contra H. Obviamente ese cambio se traduce en Europa con la llegada al poder de WC en UK y su explícita política de agresión hacia D, el gesto más conocido es el pacto de ayuda mutua a Polonia q per se era inviable y únicamente perseguía envalentonarlos, aunque antes ya habían intentado montar otros pollos q fueron abortados, recuerdo el incidente de Tilea/Gafencu en Rumanía o incluso cuando intentaron meter al Duce en el tema de frenar a H a raíz de problemas fronterizos menores con Ausria. De todas formas la clave está en estudiar el pq de ese cambio en la política inglesa, del pq UK decide ponerse debajo el paraguas de USA olvidando q quien busca protectores sólo encuentra amos. Pienso q el momento crucial se da a partir de la Noche de los cristales rotos pues como recientemente se ha demostrado fue un tema trabajado casi por entero por la inteligencia useña. Sin embargo insisto, por bien q la política de Roosevelt fue anti-D ab initio, la de UK no. Más bien todo lo contrario hasta existen un par de citas de WC a favor de H q se pueden rescatar a modo de prueba.

ENSPO dijo...

Gracias, Jackobs.