en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

jueves, noviembre 28, 2013

El sueño que no pudo ser


En la foto, Otto Strasser, hermano de Gregor Strasser, asesinado por Hitler durante la famosa Noche de los Cuchillos Largos.














NR de Izquierdas, el sueño que no pudo ser. El 23 de junio de 1934 un diario madrileño publicaba el siguiente artículo sobre la situación en Alemania:

"El ex lugarteniente de Hitler, Otto Strasser, dice que Alemania ha de decidirse fatalmente por hacer la revolución socialista o por una guerra fascista. En una interviú concedida a un redactor de "Les Annales" por el Sr. Otto Strasser, uno de los primeros colaboradores de Hitler y que hoy vive desterrado en Praga, el antiguo lugarteniente de Hitler ha declarado que todas las divergencias existentes actualmente en Alemania, tanto de carácter económico, político o religioso, tienen su origen en la contradicción que existe entre la voluntad revolucionaria del pueblo alemán y el orden reaccionario que todavía existe en el país.
Hitler -dijo el Sr. Strasser- ha llegado al poder por esta voluntad popular que es anticapitalista, antiversallesca y anticlerical; pero el canciller no se ha atrevido todavía a derrocar las antiguas fórmulas para sustituirlas con fórmulas nuevas en relación con el sentimiento revolucionario del pueblo, al que trata de dormir y distraer con discursos, propagandas y fiestas.
Las potencias que realmente detentan el poder en Alemania -agregó- están constituidas principalmente por tres grupos, que pueden calificarse de la siguiente forma: el grupo Hinderburg (la mayoría del ejército y los grandes propietarios), el grupo Goering-Thyssen, que comprende la gran industria, grandes bancos y una parte de los grandes agricultores, y por último el grupo Hitler, que comprende el partido nacionalsocialista, pero especialmente las SS y las SA.
El primer grupo tiene escasas probabilidades de sobrevivir a la muerte del mariscal, pues el ejército se inclina ya hacia el lado de Hitler, y los grandes propietarios se inclinan hacia el grupo Goering-Thyssen, hacia el cual les atraen sus intereses particulares.
Los grupos que aspiran al poder son el grupo del Kronprinz, que se considera heredero legítimo de los grupos Hinderburg y Goering y que tiende al restablecimiento de la Monarquía, y el Frente Negro (creado por Strasser), que considera que es el encargado de llevar a cabo el nacionalsocialismo encaminado a la implantación de la revolución socialista.
También aspira al poder la oposición marxista y liberal (unida en la lucha contra el fascismo), que conoce las crecientes dificultades del régimen actual y que aspira a implantar una dictadura socialista o comunista.
Preguntado después acerca de la evolución de los acontecimientos y la posición que adoptaría Hitler, el señor Strasser contestó:
"Alemania va a encontrarse fatalmente ante esta alternativa; o hacer la revolución socialista o hacer una guerra fascista. Nosotros luchamos por la primera solución, secundados por todas las fuerzas vitales del nacionalsocialismo y apoyados por todos los grupos marxistas que en este terreno persiguen el mismo fin inmediato que nosotros.""
Diario Luz, 23 de junio de 1934, página 11.

Una semana más tarde, el 30 de junio, se desencadenó la famosa Noche de los Cuchillos Largos, en la que Hitler exterminó físicamente lo poco que quedaba de oposición socialpatriótica interna a un nacional-socialismo derechizado. La represión afectó singularmente a Gregor Strasser, de un lado, y a Ernst Röhm y sus SA, de otro, quienes reclamaban llevar hasta las últimas consecuencias los postulados nacional-revolucionarios del NSDAP originario. La matanza, perpetrada por las SS, tenía como objetivo táctico inmediato evitar un golpe de Estado del ejército apoyado por la reacción social. A medio y largo plazo, Hitler esperaba ofrecer a la derecha sociológica alemana una imagen de resolución frente a aquéllos que seguían hablando de revolución y perturbaban el merecido descanso de la alta burguesía industrial con la que el Führer había pactado a cambio de financiación para su partido. Desde ese momento, las empresas de armamento, y no sólo las germanas, iban a hacer grandes negocios con el rearme de la Wehrmacht; una circunstancia que, no obstante, conducía inexorablemente a la guerra.

Martin Heidegger había renunciado ya a su cargo como rector de la Universidad de Friburgo el 23 de abril.

En verano de 1934, el sueño de un socialismo nacional quedó abortado por un siglo. Pero el liberalismo, con sus miserias, se encuentra hoy otra vez, en 2013, abocado a una situación semejante, si no peor, que la provocada durante los años 30 del siglo pasado por el famoso crack de 1929. Véase el texto del Manifiesto del Frente Negro de 1931:

El sistema liberal ha muerto como consecuencia de una crisis insuperable. El capitalismo, la economía liberal, no son capaces de asegurar el alimento, el vestido, la vivienda del pueblo alemán, lo que se manifiesta de manera diáfana en la creciente miseria de las masas, en la desocupación del proletariado, en la ruina de la burguesía y en la desaparición de la clase campesina. / La organización liberal de la sociedad, el Estado burgués y la democracia parlamentaria, no están ya a la altura para poder mantener la cohesión y unidad de las fuerzas del pueblo alemán, necesarias para la vertebración y desarrollo de la libertad nacional, tanto en el exterior como en el interior. / Es la cultura liberal, el nacionalismo y el materialismo, lo que ha separado al hombre alemán de su centro de gravedad y de su sentir vital, y han hecho crecer esta inquietud, esta ausencia de sentido moral y esta desesperación que conduce a toda la comunidad a la desintegración (Norling, E., Los hermanos Strasser y el Frente Negro, Ediciones Nueva República, Molins de Rei, Barcelona, 2004, p. 303).

Así arranca el texto que iremos comentando en posteriores entradas, cotejándolo además con otros textos, como la obra del judeo-alemán Moses Hess Rom und Jerusalem. Die letzte Nationalitätsfrage (1862). También conviene leer paralelamente el ensayo del filósofo judeo-alemán Hermann Cohen Deutschtum und Judentum. Mit grundlegenden Betrachtungen über Staat und Internationalismus (1915). Nuestras conclusiones, ya anticipadas en otras entradas, intentan explicar el nazismo alemán a partir de la secularización de la religión en forma de nacionalismo judío (sionismo). Hecho que, paradójicamente, conducirá a la Shoá. Un inmenso continente que todavía está por explorar y en el que nosotros sólo pretendemos realizar unas primeras incursiones.

Sí, y también lo hice el año anterior contra el poder del Consejo de Baviera, porque me opongo a toda dictadura, ya sea roja o parda. Además, estoy convencido de que el resurgimiento nacional sólo podrá hacerse con la bandera del socialismo y no con la del capitalismo y la reacción, y que los golpistas eran ciertamente nacionalistas pero también reaccionarios y capitalistas.
(Otto Strasser)

El fracaso histórico y moral del fascismo

Aunque existen diferencias fundamentales entre España, Italia y Alemania, el proceso de derechización del fascismo sigue unas pautas comunes en los tres casos.

Ramiro Ledesma Ramos funda las JONS como organización nacional-revolucionaria genuina, pero ya la fusión con el católico José Antonio Primo de Rivera y su Falange prepara el terreno para el "Movimiento Nacional" franquista y el correspondiente decreto de unificación que mete en el mismo saco a jonsistas y monárquicos carlistas.

Por su parte, después de aprobar en 1919 un programa nacionalista de izquierdas con el que perderá las elecciones, el fascismo italiano pacta con la burguesía agraria italiana para convertirse en la partida de la porra del capital en su lucha contra los trabajadores, la mayor parte de los cuales militan, para su desgracia, en partidos y sindicatos de observancia socialista marxista. Es en ese momento cuando el partido fascista empieza a crecer y a convertirse en una opción de gobierno plausible para la derecha sociológica, pero sólo en la medida en que conserva, frente al trabajo, un "aroma" izquierdista que no puede emanar de las tradicionales formaciones políticas liberales y  reaccionarias. Semejante "combinación" de elementos, a saber, la ideología nacional-revolucionaria convertida en mera "coreografía" y la aceptada función represiva de la izquierda marxista en alianza con la burguesía, con la aristocracia y hasta con el Vaticano, hace posible el advenimiento del fascismo al poder y, naturalmente, su fracaso histórico.

En general, puede afirmarse que, en los tres casos, la toma del poder fascista  no es revolucionaria, sino deudora de la derecha sociológica, económica y política. Los fascistas no hacen la revolución, sino que pactan con la burguesía capitalista para evitar la revolución proletaria a cambio de un poder borrosamente "social". Pero con la Marcia su Roma y sus equivalentes no sólo se hace imposible el sanguinario totalitarismo marxista, sino el propio socialismo nacional, que para la derecha será sólo una coartada estética tras la que amparar sus privilegios.

Todos los dirigentes fascistas traicionarán la revolución nacional en beneficio propio. Esta es la verdad que los nacional-revolucionarios de izquierdas no podemos olvidar y que constituye nuestro punto de partida inexorable hacia la fundación de una izquierda nacional. Proyecto que ha de romper definitivamente con fascismo y, por supuesto, con la extrema derecha, aunque no acepte la versión histórica que la publicidad difunde sobre el fenómeno fascista en beneficio del criminal sistema social vigente y de su abyecta oligarquía.

Pese al fracaso del fascismo, la resistencia real a la oligarquía sigue siendo el nacionalismo revolucionario, y el único enemigo que los oligarcas reconocen y persiguen es aquello que ellos denominan "fascismo" (de hecho, el NR de izquierdas). La política opone en la actualidad a oligarquía y trabajadores: ésta es la "contradicción principal". Los trabajadores sólo pueden luchar contra el poder apátrida del dinero recuperando sus soberanías nacionales. Únicamente el nacionalismo es "revolucionario". El lenguaje del anti nacionalismo, que se utiliza contra falsos nacionalistas como los burgueses de CiU en Cataluña, esconde el designio de destruir toda forma de nacionalismo y forjar así un mundo exclusivamente dominado por das Kapital.

Las políticas interclasistas de tercera vía pueden sostenerse cuando en occidente todavía cabe hablar de burguesías nacionales, pero como poco desde 1945 las burguesías occidentales todas, sin excepción, han devenido apátridas. Existe en un estamento oligárquico transnacional sionista de base racial-religiosa judeocristiana e idiosincrasia político-económica neoliberal y ultraderechista. El único grupo social democrático potencial en términos de "soberanía popular" es el que identifica a los trabajadores de la comunidad nacional. Su antagonista tiene así mismo un nombre: la society mundial capitalista-financiera. Estamos en el siglo XXI La clase obrera como elemento subordinado de la sociedad burguesa de clases ha desaparecido con las grandes guerras europeas. El marxismo fue enterrado también junto a aquélla.

Ante esta evidencia, incluso la izquierda nacionalsocialista strasseriana parece haber quedado obsoleta. En efecto, sin entrar ahora en sus posiciones racialistas y antijudaicas, permanece el Frente Negro ligado a los valores judeocristianos y se limita a invertir, punto por punto, en favor del germano como "nuevo" pueblo elegido, la ideología judía nacionalista-secularizada de Moses Hess. Esta doctrina deja a Alemania sola y aislada, incapaz de extender la revolución nacional a Europa precisamente por su limitación étnica. En este sentido, conviene recordar que fue Hess, francmasón, maestro de Marx y uno de los fundadores del sionismo, quien ideó la versión racista biológica del socialismo nacional. Todos los errores del nazismo proceden de su incapacidad para detectar el veneno mesiánico hebreo en su propio discurso, hecho que la obra de Hess acredita de forma asombrosa. La huella de Hess está empero más clara si cabe en Otto Strasser que en el mismísimo Adolf Hitler. El "fascismo", incluso considerado ad optimam partem en sus versiones de izquierda y con la única excepción del programa fascista italiano de 13 de mayo de 1919, sólo puede esperar un futuro de su ascendencia axiológica soreliana, nacional-sindicalista y revolucionaria ligada al concepto de Trabajo, no a la Raza. Porque tenemos dos nacionalismos revolucionarios de izquierdas, a saber, el que procede de Hess (racialista) y el que procede de Sorel (ético-político). Hay que elegir. El holocausto es la consecuencia última del imaginario monoteísta que el propio Hess, un judío socialista y demócrata amigo de Ferdinand Lassalle, transmite sin quererlo al nacionalsocialismo alemán. La herencia de Ramiro Ledesma, padre del "fascismo" español, procede, sin embargo, y afortunadamente para nosotros hispánicos, de Sorel. Ramiro Ledesma señala inequívocamente en la dirección del nacional-sindicalismo. En la actualidad, el fundador de las JONS rechazaría la alianza de clases. Sólo hay que leerse de vez en cuando "La Patria Libre".

Es la hora de der Arbeiter, el trabajador. Negarse a verlo equivale a la ceguera voluntaria. La calle nos espera y nosotros no estamos acudiendo a la cita por culpa de viejos y obscenos tópicos derechistas.

Adiós a las terceras vías. El NR es de izquierdas o no es nada.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
30 de mayo de 2010/30 de noviembre de 2013

 

42 comentarios:

daorino dijo...

¡Qué me gusta el ala izquierda del partido nazi!

julio sanz dijo...

<<"apoyados por todos los grupos marxistas que en este terreno persiguen el mismo fin inmediato que nosotros.">>

Si, como luego se vió, "los marxistas" se conviertieron en feroces enemigos de Alemania..., y además parece que también fueron causantes de la derrota de Alemania en 1918,cabe preguntarse si el Sr Strasserel sabía que clase de aliados ptetendia...
Por otra parte...¿no está claro que el marxismo, creación judeomesianista que pretende un "paraiso" en la Tierra, es una ideología internacionalista, igualitaria, antiaristocrática y
"materialista"? Opino que un NS "de izquierda" es un contrasentido y además es imposible... pues si existiera ¿en qué se diferenciaria
del "socialismo" masónico de la II Internacional y del stalinismo? Hay quien ha pretendido que Stalin
era "nacional-comunista"...
Saludos...
Por supuesto mi opinión no es dogmática y está abierta a quien me de razones...

Jaume Farrerons dijo...

Los marxistas fueron tan feroces enemigos de Alemania como la derecha cristiana burguesa de los países occidentales. Unos y otros se aliaron para aplastar el fascismo proque compartían los mismos valores éticos aunque sus concepciones sociales y políticas fuesen opùestas.

Todo esto lo he explicado en "Nacional-revolucionarios, un proyecto de izquierdas" y hasta en el "Preámbulo al Manifiesto por una Izquierda Nacional". Lo continuaré explicando pues sé que es una idea que, para ser entendida, va a requerir mucho trabajo.

Evidentemente, elproyecto marxista y el proyecto nacional-revolucionario tienen objetivos comunes: derrotar a la derecha burguesa reaccionaria.

Pero a partir de ahí sus caminos de separan y su enfrentamiento es a muerte.

La diferencia entre el comunismo y el fascismo bien entendido (socialismo nacional) está en los valores.

El socialismo marxista es un socialismo materialista.

El socialismo nacional está basado en la verdad y en unos valores heroicos.

Pero si no se hace la revolución, es decir, si el socialismo nacional no es de izquierdas, el resultado es el fascismo tal como lo conocemos históricamente,a saber, un fracaso al servicio de la burguesía y en, Italia, de la aristocracia y hasta del vaticano.

El caso español es paradigmático.

En fin, ya sabemos lo que pasó. ¿Es necesario recordarlo?

Si Alemania, en vez de hacer depender toda su política del ejército y, en el fondo, de una victoria militar que ya nada tenía que ver con la política, hubiese tenido una política social revolucionaria, hubiera encontrado los aliados sociales necesarios para ganar la guerra. Pero Alemania no podía tener esos aliados desde planteamientos puramente patrioteros y derechistas.

Piénsese lo que pasó en Ucrania y el comportamiento demencial de gentes como Erich Koch.

No se puede ganar una guerra de esas dimensiones cuando uno desprecia a potenciales aliados sólo por motivos racistas y xenófobos.

Jaume Farrerons dijo...

Ampliaré el artículo con reflexiones y datos reveladores.

Schwarze Front dijo...

Jaume, gracias por hacerte eco de esta entrada de mi blog, altamente reveladora de la posición nacionalsocialista que es la que representa Otto Strasser.

Dejo mi respuesta al mismo comentario de Julio Sanz en EUROSOCIALISMO:

En primer lugar, gracias por su comentario y bienvenido a este blog. Respecto a los temas que plantea y tratando de responder de forma concreta le diré lo siguiente:

No cabe decir que los marxistas eran enemigos de Alemania, quizá fueron enemigos del régimen hitlerista, el cual se encontraba muy alejado del espíritu revolucionario que animaba al pueblo alemán y que utilizó para generar la base social de su partido. A partir de aquí, quizá en un punto de inflexión del apoyo de las masas al NSDAP (elecciones de noviembre de 1932, pasa de 230 a 196 escaños)Hitler descartará todo gobierno de coalición y llegando a acuerdos con los grupos de poder, que le exigían el abandono de las tesis socialistas, obtiene, con el imprescindible apoyo a que me refiero, el poder en Alemania. En el verano de 1934 se llevaría a cabo la purga sanguinaria de todos los elementos que defendían la antigua ideología nacional y socialista.

Dice Ud. que ser NS y de izquierda es un contrasentido imposible, cuando quizá creo que se está refiriendo a ser NS y marxista, en eso le doy la razón. Lo que es un contrasentido en realidad es afirmar que el NS no es socialista. ¿Qué es el socialismo del nacionalsocialismo? Existe un libro de la época que precisamente llevaba ese título, y créame que es admirable el gran esfuerzo intelectual que se desplegó después de 1932 para diluir, espiritualizar y reducir a la nada el término "socialista", hasta el punto de que muchas voces autorizadas del NSDAP pidieron a Hitler una modificación del nombre del partido.

Por último habla Ud. del "sentido de la historia". Mi opinión es que Otto Strasser, al contrario que Hitler, se mantuvo íntegro y fiel al "sentir del pueblo" el unico sentido legítimo que puede tener la historia. Y, por favor, no caigamos en comparaciones con el caso español (Hedilla, Ledesma, etc..), con el cual el nacionalsocialismo no tiene nada que ver.

Saludos.

daorino dijo...

Reproduzco un comentario que he dejado hace poco en el fantástico blog Irania y que creo va en sintonía con lo que aquí se dice, o al menos creo que tiene una estrecha relación.

http://tresmontes.wordpress.com/2010/05/27/nacional-revolucionarios-%C2%BFde-izquierda/

Muy buen artículo Irania. Por lo que a mí opinión respecta creo que los conceptos derecha e izquierda están desfasados y obedecen a rígidos convencionalismos que habría que eliminar, pero bien sabes que eso es imposible por ahora. Esos conceptos no sirven nada más que para confundir porque obedecen a la misma idea de bueno y malo. Hoy ser de izquierdas es bueno y lo contrario malo: por eso se intenta no ser calificado de derechas y se reniega o huye de ese calificativo (caso PP, un partido traidor a España –lo de la inmigración masiva lo empezaron ellos). Por otro lado la izquierda de hoy se acerca a posturas derechistas (si se entiende como derechistas servir al capitalismo, es decir, a la nueva burguesía adinerada y la alta finanza) y los de derechas de siempre se acercan a posturas de izquierdas, sobre todo mediante el marxismo cultural. La política está por lo tanto perdiendo toda la perspectiva.

Yo creo que un nacional revolucionario no debería perder el tiempo pensando en si es de izquierdas o de derechas. A grandes rasgos el Partido Nazi fue un partido de izquierdas, revolucionario, proletario y anticapitalista (a pesar de meterse de lleno en el capitalismo industrial) y fijaros como está calificado: extrema derecha (lo de izquierdas ciñéndome a las calificaciones convencionales). Y por qué de derechas, por ser patriótico; porque hoy la izquierda se define sobre todo por su talente UNIVERSALIZADOR, INTERNACIONALISTA… y si no quieres reducir todo a lo mismo, si quieres defender tu identidad, tu raza y tu país eres un facha; así funcionan hoy las cosas, hay que joderse. Ser comunista o socialista no debe estar sujeto a presupuestos marxistas necesariamente.

El falangismo de Primo de Ribera, por ejemplo, es un socialismo cristianizado que no tiene nada que envidiar al Partido Comunista. Se distinguen en que el segundo es internacionalista y laico.

En fin, los conceptos de derecha e izquierda no tienen ningún sentido, y si lo tienen no son propiedad de nadie, de ningún partido ni de ninguna ideología.

Hasta pronto amigos.

Anónimo dijo...

Lamentablemente los trabajadores a los que hemos de dirigirnos no opinan así y sería ingenuo esperar que ellos hablen nuestro lenguaje: nosotros debemos hablar el suyo. Para ellos la cuestión es si somos de izquierdas o no, y lo demás es filosofía.

Jaume Farrerons dijo...

Si yo hiciera caso de lo que dice el blog Irania, cuando un trabajador europeo se me acercara a preguntarme si nuestra organización es de derechas o de izquierdas, porque, a pesar de todo, en los diarios dicen que es un partido nazi o de extrema derecha, tendría que responderle, según Irania, lo siguiente:

a/ no somos de izquierdas ni de derechas, esas palabras ya no tienen ningún sentido;

b/ si tienen algún sentido, según Julius Evola (que era un aristócrata que veía el fascismo como algo demasiado izquierdista), en cualquier caso hay que ser de derechas porque "sinistra" significa "siniestro" (!una razón aplastante! !sobretodo para la señora condesa!);

c/ según la Biblia, hay que ser de derechas (¿palabra de Dios?)

Y cuando el trabajador en cuestión, estupefacto, preguntara que por qué nos llamamos nacional socialistas y nacional revolucionarios si somos de derechas, le tendría que responder que nuestra revolución y nuestro socialismo consiste en "revolvere", volver a poner la corona en la cabeza del rey que le cortaron los revolucionarios franceses (Ernesto Milá dixit).

En devolverle sus tierras al señor feudal e instaurar la servidumbre de la gleba e, incluso, la esclavitud.

En instituir otra vez el derecho de pernada (el conde se follaba a todas las recién casadas del pueblo la noche de bodas, !oh espiritualidad "tradicional"!).

En suprimir la seguridad social y la educación obligatoria y gratuita.

En acabar con esa cosa tan izquierdista como la sanidad pública, de manera que el índice de mortandad infantil vuelva a ser el de la sociedad tradicional, sobretodo entre los campesinos explotados.

En suprimir la ciencia y el librepensamiento y poner en su lugar la magia (programa educativo de Julius Evola).

Una vez dicho esto, seguramente el campesino ya no sólo no querría contestarme, sino que, con toda la razón, llamaría a los del piquete para que me partieran la cara.

No sólo no haría ni un afiliado entre los principales perjudicados por la política de inmigración de la DERECHA LIBERAL, sino que encima saldría con los huesos rotos.

No sólo no habría conseguido nada contra LA EXTREMA DERECHA RACISTA, SUPREMACISTA E IRRACIONALISTA JUDÍA QUE GOBIERNA EL MUNDO, sino que el papa, que adora un dios judío, y los burgueses católicos, que también lo adoran, podrían serguir traficando con carne para tener mano de obra barata EN BENEFICIO DE LA DERECHA, que es la que se beneficia de todo esto.

Esto es lo que nos propone el blog Irania y esto es justamente lo que no pienso hacer.

En cambio, lo que sí haré cuando pueda es colgar de las farolas a los DERECHISTAS responsables de la actual política de inmigración, que han arruinado al país y al pueblo de que formo parte.

Soy SOCIALISTA Y REVOLUCIONARIO.

Quien no haya entendido que eso equivale en la práctica política a ser de IZQUIERDAS, no ha entendido NADA.

León Riente dijo...

Buenas Jaume.

Te doy la razón en eso que dices por ahí de que a los trabajadores no se les puede explicar complejas y abstractas ideas relativizando la distinción izquierda y derecha. Tal como están las cosas quizás lo más práctico sería decir que están ante una organización popular, pero existe el problema de que el término popular, en España, se lo han agenciado unos que nada tienen de populares.

Es importante es aclarar, acto seguido, que nada tiene que ver tal organización con el marxismo. Que la sed marxista de sangre, sed desmedida e insaciable, no está presente aquí. Que en caso de victoria no va a haber Gulags, ni campos de concentración.

Y que tampoco esta organización está cercana al materialismo marxista. Lo cual no significa que no persiga el bienestar del pueblo, por eso es popular. Traducir a un lenguaje popular e inteligible el asunto de la esencia heroica de todo esto y la importancia del modo de estar en el mundo, de que sea un modo digno, algo básico.

Y precisamente explicar lo bueno y natural que es ser un pueblo, frente al intento marxista y liberal de convertirnos en átomos sin identidad ni lazo comunitario alguno.

A los derechistas exigirles responsabilidades, en un juicio justo, no un juicio amañado, de tipo marxista o de tipo liberal. No otro Núremberg. Responsabilidades y reparaciones.
A los marxistas culturales que nos gobiernan, de forma directa o alimentando distintas ideologías para el mejor pastoreo de las masas, también. Juicio justo, responsabilidades y reparaciones.

Una vez desatada la revolución es complicado meterla en cintura, pero es necesario si no se quiere parecer un marxista más, ávido de sangre y sadismo. O un Eisenhauer cualquiera.

Jaume Farrerons dijo...

Entiendo todo lo que dices, pero, desde el punto de vista estratégico y táctico, la palabra "izquierda" es IRRENUNCIABLE. La mayor parte de las personas, y ello incluye a los trabajadores, viven en un mundo muy alejado de nuestras preocupaciones filosóficas. Para ELLOS "izquierda" significa defensa de los intereses populares, y nosotros debemos hablar SU lenguaje, no ellos en NUESTRO.

Si de mí dependiera, me dirigiría abiertamente a las masas utilizando conceptos filosóficos.

Ya lo hice en mi juventud, cuando fundé ENSPO, pero fue un fracaso, muy parecido a lo que sucede cuando Zaratustra se dirige al pueblo a proclamar el superhombre.

Recuerda lo que le contestan los "últimos hombres".

No podemos eludir el vocablo "izquierda" y la experiencia me demuestra que quienes le ponen pegas a esa palabra y dicen que "ni derecha, ni izquierda", en realidad son derechistas acomplejados.

Recuerda que incluso el blog aludido termina sugiriendo que aceptemos la palabra derecha porque lo dicen las sagradas escrituras. En fin, penoso.

Con semejantes planteamientos NO VAMOS A NINGUNA PARTE. La derecha, la extrema derecha -la judía- ya gobierna el mundo en nombre de una religión bíblica y se enfrenta a otra religión bíblica, el islam.

Esto me recuerda el enfrentamiento entre el capitalismo y el comunismo, que eran LO MISMO desde el punto de vista que importa, a saber, el de los valores.

La derecha ya usó al fascismo como partida de la porra para frenar al bolchevismo, y luego se alió con éste para aplastar al propio fascismo.

El fascismo fracasó por culpa de la derecha y fue finalmente traicionado y ejecutado por la derecha. El acta de esa traición es la "obra" del aristócrata reaccionario Julius Evola.

Esto lo tienen que pagar los derechistas y LO VAN A PAGAR, pues nuestro ENEMIGO, desde Nietzsche nuestro fundador, es la derecha cristiano-burguesa y el sionismo. que

La derecha armó a los rojos para arrasar Alemania.

Existe una cuenta pendiente con la derecha y yo, por mi parte, he maldecido ese nombre, y a su dios Yahvé, por toda la eternidad.

Red Patriotica Argentina dijo...

Amigo Jaume: No me considero ni de izquierdas ni de derecha.
Si me defino, lo hago por la tradición y los valores patrioticos y por la defensa de la Nación como unidad de destino de nuestro pueblo, en este caso el pueblo Argentino, y esa defensa del pueblo lleva a lo otro que es el combate contra la injusticia social y el establecimiento de un regimen o sistema que reemplace a este que es escencialmente antipatriotico y en consecuencia antipopular basado en el capitalismo global, cuyo discurso cultural curiosamente es izquierdista.
No se como sera allá pero aqui la izquierda es un colectivo horrible y corrompido por el mismo regimen,asi que de tomar el poder habria que habilitar dos filas de farolas para colgar.
No me defino por rotulos descerebrantes, inoperantes en la realidad y te digo que lo se por experiencia de calle, la gente humilde, los trabajadores entienden perfectamente que es la RESISTENCIA a este Sistema hediondo en el que vivimos inmersos igual que ustedes. Por eso a la hora de hablar hay que ser claro en lo que se postula y dejarse de rotulos que a los trabajadores y a la gente en general no le dicen nada de nada.
Aqui todos los grupos en especial los mas corruptos y ladrones como es el peronismo partidocratico o los liberales, siempre se disfrazan en base a rotulos que los identifique como de "izquierda" "revolucionarios" "progresistas" etc y lo unico que hacen es defender los derechos de los putos las invertidas, la droga libre,y los derechos humanos de comunistas, judios y escoria social varia.Mientras la economia sigue en mano del liberalismo mas rancio sumiendo a la gentes en el paro y la miseria.
Siento hablar de izquierdas y derechas o cualquier versión ultra de las mismas y me sube acido de las tripas.Jorge Ortiguera de la Red Patriótica Argentina.

Jaume Farrerons dijo...

Las palabras izquierda y derecha carecen de contenido ideológico. Lo sabemos. Pero tienen un sentido social.

Para los trabajadores, a los que queremos dirigirnos, se trata de dar contenido ideológico a ese sentido social básico de "izquierda".

Es evidente que el enemigo de izquierdas intenta darle también ese contenido ideológico (el suyo) al sentido social, pero si aceptamos que la palabra "izquierda" significa eso que quiere el enemigo, HEMOS PERDIDO EL CONTACTO CON NUESTRO PROPIO PUEBLO.

En consecuencia, es necesario, para derrotar a los ideólogos izquierdistas (=marxistas, ácratas, etc) que llenan con su doctrina y valores el sentido social básico del vocabo "izquierda", hacer nuestro este vocablo, expulsar al enemigo de sus fortalezas sociales, que sólo mantiene en su poder porque NADIE ha querido, hasta ahora, expugnarlas dándole al sentido social de "izquierda" un contendio doctrinal nacional, patriótico, comunitario y hasta heroico.

Nación=pueblo. Esta es nuestra "ideología" y va dirigida a los trabajadores, a los que se "sienten" aludidos cuando se habla de "izquierdas" para que ese concepto no SIGNIFIQUE lo que ha significado hasta ahora y nuestros compatriotas no sigan siendo manipulados por el enemigo de todos los pueblos: el sionismo.

Red Patriotica Argentina dijo...

Estimado Jaume: Creo que es un preconcepto creer que los trabajadores mecanicamente se identifican con el concepto de izquierdas.
Aqui en Argentina no significa absolutamente nada que tenga que ver con lo popular, la izquierda es rechazada por la mayoria e los trabajadores Es identificada- como magistralmente lo defines en otro trabajo- como la pandilla de la porra del capitalismo global.
Hoy ese concepto no significa absolutamente nada que tenga relación con conquistas sociales o justicia social Atención que no se como será alla en Europa.
Aqui es una vulgar estafa, es desde el vamos mercaderia averiada.
Aqui ya te digo se definen y hacen retorica de izquierdas los peores estafadores al servicio del Nuevo Orden Mundial. Si aqui nos definimos , la gente que esta por la nación y la identidad y al mismo tiempo en favor de las conquistas sociales y de la justicia social, copmo de izquierdas nos hechan a patadas en el culo.
Por otra parte si defiendo la identidad de mi nación de mi patria, tengo que defender una herencia cultural y esa herencia cultural es hispanica y catolica por una cuestión de realidad: es asi como surgió Argentina.
Si repudio o desconozco esa herencia entonces francamente estoy jodido pues me quedo sin herencia que defender y sin identidad.
La identidad se basa en la realidad pasada y presente, sino terminamos como los progresistas tratando de "construir" la realidad con el "discurso". Que a ti te guste o no esa realidad es otra historia. Jorge, de la RPA

Jaume Farrerons dijo...

En España (desconozco la realidad de Argentina, lo confieso), los trabajadores, la gente honrada, normal, etc., que sostiene el país con su esfuerzo, se identifican con la izquierda y tienen claro que la derecha representa a los ricos, a los propietarios de las empresas para las que ellos trabajan y por las que son explotados sin piedad. Su mentalidad política no va más allá. O aceptas la palabra izquierda o eres un derechista.

Ahora bien, la derecha real, la derecha liberal, es la oligarquía mundial del dinero, que no tiene patria.

La oligarquía funciona según vínculos de cohesión invisibles como logias, mafias, clubes, sionismo, masonería, trilateral, fundamentalismos religiosos (cristiano y judío), etc.

Si el enemigo es esa derecha SOCIOLÓGICA, que controla también los partidos llamados de izquierdas y los pone al servicio del capitalismo planetario, del mercado mundial y de la globalización judaica, ENTONCES la izquierda son los pueblos, los trabajadores. Así hemos razonado desde una perspectiva dicotómica a la que no podemos escapar pues expresa la mentalidad del obrero aunque nosotros estemos más allá.

La nación es el pueblo, porque las capas medias y altas de la burguesía se han DESNACIONALIZADO y su patria es el capital o, como mucho, los EEUU, la patria real, Wall Street, el epicentro de la burbuja financiera. Las "pequeñas patrias" (Argentina, España, etc) no son más que franquicias del gran negocio, es decir, de la alta finanza, el PODER REAL.

Se trata de llegar a los trabajadores usando su lenguaje. Nuestro lenguaje no importa, importa el SUYO. Y hemos de evitar a todo precio que nos identifiquen con la extrema derecha.

Repito que esto es así en España, no puedo hablar de Argentina; que en España lo primero que quiere saber un obrero cuando le hablas de política es si eres de izquierdas o de derechas, y si le sugieres que ni lo uno ni lo otro porque tienes en la cabeza los crímenes inmensos del marxismo, ese obrero NO TE VA A ENTENDER y pensará que eres un derechista encubierto, es decir, SU ENEMIGO POLÍTICO Y SOCIAL, que se presenta como amigo para mejor engañarle. Y si hablas de "patria", entonces estás acabado, porque en España ese lenguaje se asocia a la ultraderecha, a la dictadura franquista.

Así que la conclusión está clara si nos preguntamos cuál es nuestro DEBER como patriotas. Hay que ser, como poco, ANTIDERECHISTAS ACÉRRIMOS.

----------------

Jaume Farrerons dijo...

Con la religión tenemos otro problema, porque la religión cristiana fue la primera inoculación de la mentalidad judaica, cuya secularización ha generado el actual modelo de vida capitalista.

La religión judaica fija la pauta de relación con Dios como intercambio (te adoro si tu me salvas: "si los muertos no resucitan comamos y bebamos que mañana moriremos", 1 Cor 15,32). Este "esquema de comportamiento" constituye la matriz histórico-social de la nueva sociedad universal de libre cambio capitalista.

Y este modelo forma parte de nuestra "identidad", tan hondo está metido ya el veneno.

Jesús era un judío que se creía hijo de Dios, una idea que creció en el caldo de cultivo delirante y neurótico del autodenominado "pueblo elegido" en la época de la ocupación romana (=humillación) de Judea.

Luego Saulo de Tarso, otro judío, convirtió esa idea del hijo de Dios en religión universal de la "humanidad". Jesús murió por nuestros pecados, TODO EL MUNDO ESTÁ AHORA EN DEUDA CON EL GRAN JUDÍO. Pensemos en el holocausto. Todo el mundo está en deuda con los judíos porque lo "consintió".

El cristianismo se expandió por el imperio romano tomando como playas de desembarco las sinagogas, dispersas por el Mediterráneo.

La secularización del cristianismo es el proceso de formación de la actual sociedad de individuos sin patria. Católico=universal. El catolicismo representa la matriz del liberalismo de las "almas iguales ante Dios" que calculan su felicidad en función de unos intereses, es decir, de un intercambio de bienes judaico con lo santo y gestionan la deuda con las miras puestas en el gran orgasmo escatológico (final d ela historia, resurrección de los muertos, reino de Dios, vida eterna). NEGOCIO. Esquema del coito y del "colocón" (droga).

La muerte de Jesús salda una "deuda" y abre una nueva linea de crédito divino para la "salvación", el "reino de Dios", ese gran instrumento de dominación que es la promesa de una felicidad absoluta (=paraíso comunista, mercado mundial, etc). El valor supremo es SIEMPRE la "felicidad", léase: el placer.

Jaume Farrerons dijo...

Dicha matriz cultural, repito, la llevamos dentro y forja la actual SOCIEDAD DE CONSUMO.

Hay que extirparla. ¿Cómo vamos a hacerlo "respetando" el catolicismo?

Lo sagrado no puede ser objeto de comercio, de intercambio. El sometimiento a la verdad debe ser incondicional o carece de contenido ético.

Nuestro modelo es el Ragnarök germánico, de los héroes que avanzan hacia la batalla final sabiendo que van a ser derrotados por un enemigo muy superior y sin embargo CUMPLEN CON SU DEBER. Esta es la matriz cultural indoeuropea, indogermánica, y es el único tipo de relación con lo sagrado que podemos aceptar como "europeos" (entendida esta palabra en sentido amplio). Este "modelo" se ha expresado en la ética kantiana del imperativo categórico (Prusia) y en la ontología heideggeriana del "ser-para-la-muerte". Pero llevar esta idea a los trabajadores es hoy por hoy imposible como no sea por el atajo de las nociones de nación y patriotismo. El trabajador aceptará esta matriz comportamental de sacrificio (que respeta), pero sólo si la patria no se identifica a su vez con la derecha, pues entonces, y con toda la razón, lo vivirá como un fraude (morir por la patria significa morir por los ricos, que a su vez eluden el reclutamiento pagando un tributo al Estado= experiencia española de las guerras marroquíes).

Nuestro tema es el "acto ético". No hay nada por encima de él en la existencia humana. Y para que el acto sea ético, la intención de quien lo realiza debe excluir de antemano todo interés de compensación. El acto ético vale por sí mismo y en sí mismo. Los muertos están en nuestra memoria. Ellos dieron su vida por nosotros y nosotros vivimos por ellos. Nada hay más allá de esta nuestra dignificación como hombres. La verdad por la verdad misma. Tanto si nos hace felices como si no.

Todo esto se puede entender, pero necesitaremos tiempo, quizá siglos, para borrar de la superficie de la tierra el infecto veneno del "intercambio" hedonista como único centro moral de la existencia humana.

Jaume Farrerons dijo...

Obviar la palabra izquierda significa EN LA PRÁCTICA caer en el campo simbólico de la derecha, es decir, de la oligarquía mundial, la derecha liberal y, al mismo tiempo, sionista. Que no otra es la realidad que se esconde tras el capitalismo: el racismo judío de extrema derecha, la "almendra esencial" del sistema liberal mundial sostenido con los "Marines" de los EEUU, el capital de Wall Street y la propaganda cinematográfica de Hollywood.

Eso por un lado.

Y por otro, si aceptamos el catolicismo, aceptamos no sólo identificarnos, por omisión, con la derecha, sino que hacemos nuestra la matriz cultural donde se han incubado los huevos del monstruo.

Hay que leer a Nietzsche, quien explica cómo Saulo de Tarso, un judío lleno de odio, se enfrentó formalmente al judaísmo para que el resto de los pueblos picaran el anzuelo de los valores judaicos y apoderarse del imperio romano, que entonces era "el mundo". En el 313 d. C. la conspiración tuvo éxito, lo consiguió. Roma abandonó sus creencias paganas, ya muertas, y se entregó a Sión. Incluso medimos el tiempo histórico como antes o después del Gran Judío. Roma se convirtió en el embrión del futuro mundo capitalista judaico.

Los patriotas tenemos varios problemas: (a) debemos llegar a las masas trabajadoras, a los pueblos, para que despierten, este es el motivo por el que nos llamamos de "izquierda nacional", no hay en nuestra propuesta otro motivo que llegar al pueblo, al corazón palpitante de la nación y despertar la ética para que la vida pueda ser digna de ser vivida entre hombres de verdad y no entre cerdos, como ahora;
(b) el otro problema es el cristianismo, arraigado en las masas, incluso entre los propios trabajadores: hay que erradicar la matriz judaica del cristianismo, porque el cristianismo como tal NO LO VAMOS A ERRADICAR, al menos a corto plazo. Este es un problema de política cultural, de estrategia, de política educativa...

Pero al menos los cuadros de los movimientos patrióticos han de tener claro que el binomio derecha+catolicismo es el camino seguro... hacia el fracaso.

Con el tradicionalismo identitario se trata de la forma más rápida de fomentar aquéllo que nos ha llevado a la ruina, porque los valores que rechazamos vienen de algún sitio en el pasado y deberíamos preguntarnos, cuando fomentamos la "tradición", cómo es posible que las oligarquías capitalistas "nacionales" sean derechistas y cristiano-sionistas, es decir, extrañas y traidoras, en el fondo, a la nación.

Cuando defendemos esa tradición cristiana lo único que hacemos es remontarnos a estadios ya superados de un proceso que conduce a la actualidad, de un proceso que en esos estadios se encuentra en fase de formación y desarrollo: el cristianismo, el catolicismo, el protestantismo, la secularización burguesa "hacia" el marxismo... Un proceso que convierte el mundo en un gran mercado controlado por la casta sacerdotal sionista como "raza superior" que media entre una masa de mestizos universales y el Dios del cálculo. !!Este es el futuro al que nos conduce el "catolicismo"!! No nos engañemos más. La Iglesia no es inocente.

Una aclaración antes de terminar.

Nuestro objetivo no es la guerra, sino unas pautas de conducta éticas. Y patriota es quien está dispuesto a morir por su patria, lo que no significa que debamos buscar esa situación FOMENTANDO LA VIOLENCIA BÉLICA, sino tomar dicha pauta de conducta como matriz ética para implantarla en todos los campos de la vida social y privada.

Si no nos hacemos esas preguntas no entenderemos lo que significa la izquierda nacional y el hondo motivo del proyecto que inspira este blog.

Saludos.

Red Patriotica Argentina dijo...

Perdona amigo la tardanza en contestarte iré por partes:
1.-Concuerdo vontigo en relación a lo que es la denominada derecha, pero no escapara a tu observación que todas y cada una de los postulados de esa derecha (capitalismo global) hoy en dia se justifican mediante la izquierda y te voy a dar ejemplos que sufrimos aqui en Argentina donde en nombre de los "derechos humanos" y de la persecución de los "genocidas" no tenemos sistema de defensa mientras los ingleses saquean nuestros recursos en Malvinas, en nombre de la libertad y el "derecho a decidir sobre su cuerpo" de la mujer se justifican y aplican las politicas demograficas del Imperio. La izquierda hoy en argentina salvo exepciones, justifican el pago a la usura mundial de la falsaria Deuda Externa. Los que no la justifican hacen mutis por el foro.
Ademas, esa izquierda vive de los subsidios que le da el estado que administra un capitalismo de la peor especie, el capitalismo de "amigos" y delincuentes de la politica. Cuando no son subsidiados por ese estado mediante lo que se conocecomo ayuda social los financian fundaciones libres de impuestos de los EEUU y de Europa. Los organismos de derechos humanos minados de izquierdistas suman cerca de mil en nuestro territorio, un ato de vagos, charlatanes y delincuentes que fueron tan asesinos como hoy lo son los etarras en tu pais. Es mas, los etarras reciben protección aqui de esos organismos. Por lo tanto desde una perspectiva ideologica derecha e izquierda son la misma cosa, sirven para lograr lo que se propone el capitalismo global (derecha). Asi que desde una perspectiva politica no veo como podemos identificarnos con la izquierda sin ser tabulados como iguales de lacras como la gorda Bonafini o cualquier vividor de esa naturaleza.Aqui izquierda no significa "defensa de los intereses populares" por cierto
2.- No me queda claro esto:"Evidentemente, elproyecto marxista y el proyecto nacional-revolucionario tienen objetivos comunes: derrotar a la derecha burguesa reaccionaria".La derrota es la imposición de la propia voluntad al oponente o sea imponer los valores propios y el proyecto ideologico propio. Dada la absoluta disparidad entre el proyecto nacionalista y revolucionario con los del bolchevismo, no veo como Strasser sin ser marxista podia aliarse con la izquierda socialista que en su totalidad casi era stalinista, salvo que quisiera imponer un socialismo marxista en Alemania.
3.- Decir que quien no se definen por derechas o izquierdas son derechitas acomplejados es lo que afirma generalmente la pasquineria de izquierdas del sistema como aqui lo es el diario pagina 12 que justifica todas y cada una de las acciones de este gobierno canalla, capitalista y marxista cultural que tenemos.
4.- En lo referente a la religión,mas alla de que discrepo totalmente con lo que afirmas, no me refería a la practica de la misma, sino a la herencia cultural que ha dejado el catolicismo, herencia cultural que nada tiene que ver con el utilitarismo judio capitalista. Aqui esa es la unica herencia cultural que tenemos sino me tengo que ir con Evo Morales a cantarle a la Pacha Mama o con los payasos del indigenismo que justamente son promovidos y financiados desde Londres.
Aceptemos por otra parte que si voy a decir que "Nuestro modelo es el Ragnarök germánico, de los héroes que avanzan hacia la batalla final sabiendo que van a ser derrotados por un enemigo muy superior y sin embargo CUMPLEN CON SU DEBER" posiblemente me pregunten que tomo o que fumo por que me esta haciendo mal.
Es agradable debatir con altura y sin agravios a pesar de tener en muchas cosas ideas diferentes y a pear de que me quedan cosas en el tintero debo despedirme por cuestión de tiempo. Te mando saludos. Jorge

Anónimo dijo...

La posición de Strasser se explica por la peculiaridad del Partido Comunista Alemán, que mantuvo posiciones nacionalistas en la época de la República de Weimar, reclamando, entre otras cosas, la abolición del Tratado de Versalles.

Strasser nunca hubiera aceptado un régimen marxista, pero entendía que el primer paso para el nacionalismo social genuino era derrotar a la derecha alemana, muy poderosa y reaccionaria.

En todo lo que dices tienes razón desde el punto de vista ideológico.

El rótulo izquierda está hoy vinculado a partidos del sistema, es decir, al capitalismo. Ninguna objeción.

El problema, por lo menos en España, es que además de ese vínculo tiene otro: con las clases trabajadoras. Ese doble vínculo es la clave del sistema político.

Nuestra intención al reivindicar la palabra izquierda es precisamente usarla como llave para entrar en el espacio social de los trabajadores, el núcleo de la nación, y librarnos del peso simbólico de la extrema derecha.

Mientras no les quitemos sus votos a los partidos y sindicatos de la oligarquía filosionista que actualmente MONOPOLIZAN el espacio social de la izquierda, no podremos derrotar a esa "izquierda progre" que tú muy bien condenas.

Para hacer eso debemos constituirnos, empero, como izquierda nacional, sólo así tenemos alguna posibilidad de ser escuchados por los obreros, empleados y campesinos.

Saludos,

Anónimo dijo...

¿Qué tiene que ver el cristianismo con el utilitarismo judío? Todo.

La raíz histórica del sistema capitalista actual está en el cristianismo. Demostrado por antropólogos geniales como Luis Dumont en "Homo aequalis", por ejemplo.

El cristianismo fue obra de dos judíos, Jesús de Nazaret y Saulo de Tarso.

"Si los muertos no resucitan comamos y bebamos que mañana moriremos" (1ª Cor, 15-32).

La Biblia es judaísmo puro.

Y a mí, cuando me dicen que un judío era el hijo de Dios y después de muerto resucitó y se elevó a los cielos contesto: ¿qué te fumas?

Mi comentario sobre el Ragnarök no te proponía predicar la antigua religión germánica en Argentina, ni en ningún sitio, ni siquiera Alemania, sino entender el modelo ético que hay detrás y que constituye la esencia del nacionalismo social.

Dicha idea ética ha sido recodificada en términos filosóficos RACIONALES por la ontología de Martin Heidegger.

Es falso que la Argentina sólo pueda apelar a su tradición católica.

Tenemos, todos los pueblos de occidente, la tradición de la racionalidad, la ciencia y el pensamiento libre, oriunda de Grecia. Y eso no es poco.

Saludos.

Anónimo dijo...

Jaume, creo que confundes las cosas y una de ellas es el protestantismo calvinista especialmente, donde alli si esta la base del capitalismo, pues participa de infinidad de caracteristicas judias. No es lo mismo ese calvinismo o protestantismo que el catolicismo tradicional (que aborrece del interes y la usura), que el catolicismo del Vaticano es abiertamente pro judio, pro nuevo orden mundial pro yanqui y siempre dispuesto a santificar la democracia de masas moderna y a quemar incieso en el altar del Holocausto. Creo que entre las tres cosas hay apreciables diferencias.Gracias. Jose María

Jaume Farrerons dijo...

Lo que se confunde en tu razonamiento es el orden de los factores.

Crees que los judíos hacen suya una determinada concepción de dios porque practican la usura.

Pero la realidad histórica es justamente la inversa.

Los judíos del Antiguo Testamento no ejercen la usura. Ésta es una práctica muy posterior.

Sin embargo, su concepto de Dios es mercantil y este concepto pasa al cristianismo.

Véase si no lo que dice San Pablo, verdadero fundador de la religión cristiana: "Si los muertos no resucitan comamos y bebamos que mañana moriremos" (1ª Cor, 15,32).

Se trata de un NEGOCIO. Yo obedezco el mandato divino si dios, a cambio, me salva.

Obsérvese que San Pablo no dice "si dios no existe", dice "si los muertos no resucitan". Y en el caso de que no resuciten propone "comer y beber".

¿Necesitamos algo más patente, en boca del fundador del cristianismo, para darnos cuenta de su entronque judaico materialista radical?

Por tanto, la usura es una consecuencia, no una causa. Primero tenemos una relación mercantil con Dios, luego la mercantilización del mundo entero.

Y la base de esa relación mercantil con Dios está en el Antiguo Testamento, libro que cristianos, judíos y católicos comparten antes de que los hebreos empiecen a practicar la usura y construyan los fundamentos modernos de la banca.

Anónimo dijo...

A estas alturas para los trabajadores el vocablo izquierda significa lo mismo que derecha, ya no hay tanta ignorancia, ya no significa defensa de los derechos populares, es irrisorio a estas alturas, absurdo,viendo la bazofia que es y ha sido siempre la izquierda, por mucho que algunos quieran negarlo.


INTRA dijo...

Es falso, los Auténticos Finlandeses triplicaron sus resultados presentando un programa calificado expresamente "de izquierdas". Marine Le Pen obtiene el 27% del voto obrero, con un partido de izquierda nacional obtendría el 90%.

Si usted quiere abordar el tema inmigración, tiene que situarse a la izquierda para no encerrarse automáticamente en el gueto de la extrema derecha. Pero algo tan sencillo como eso les resulta imposible de comprender.

Ustedes son los derechistas de siempre, prefieren la patria rota antes que roja, confunden la palabra "izquierda" con una ideología y es porque se SIENTEN "de derechas", mezclan el catolicismo con Evola, Rosenberg y lo que haga falta, en un mazacote incomestible e irracional. No lo pueden evitar, está más allá de su capacidad de autodominio y lógica.

Luego viene el "machismo", la xenofobia reivindicada abiertamente, etcétera. Realmente son ustedes una plaga y el peor enemigo de la nación. Por culpa de "patriotas" como usted no levantamos cabeza quienes nos negamos a separar el significado de los términos "pueblo trabajador" y "nación".

Anónimo dijo...

Hablar del ala izquierdista del NSDAP no tiene sentido, dicha organización era de corte socialista, sin sectores hacia la derecha y la izquierda, una prueba clara es que tuvo que combatir políticamente contra las dos opciones políticas siervas de la oligarquía financiera internacional, al margen de que muchos de sus muiembros procedieran del KPD y del SPD, lo que algunos llaman partidos de izquierdas.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Analice usted la siguiente frase suya, aquello que no tiene sentido es lo que usted mismo dice:

"Hablar del ala izquierdista del NSDAP no tiene sentido, dicha organización era de corte socialista".

¿Por qué no existía ni podía existir un ala izquierdista en el NSDAP? Porque dicha organización era de corte socialista.

Supongo que pretender identificar el socialismo con la izquierda es algo demasiado alocado por nuestra parte.

!!!Bravo!!!

Anónimo dijo...

Para abordar el tema de la inmigración no hay que situarse ni a izquierdas ni a derechas, es un tema en el que hay que aplicar el sentido común y esto es algo que depende de la naturaleza de cada persona, si se politiza de forma partidista entonces es cuando no se buscan soluciones coherentes.
Sobre el tema del machismo pues lo mismo, es algo producto de una actitud personal(igual que el feminismo), lo de la xenofobia igual, no caigamos en los tópicos establecidos por el sistema asignados a dedo a según que posiciones ideológicas.
Pueblo trabajador y nación, ya lo creo, coincido con usted, algo básico para establecer un sistema económico y social justo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Ahora que estamos eligiendo las palabras, a mi lo que me resulta infumable el concepto "izquierda nacional", al menos en España, ya que como bien dijeron antes y no es ningún invento, el trabajador en España se dice (no es que lo sea, por supuesto) de izquierdas y la izquierda, en España es antinacional por definición (véanse las dificultades que tiene el psoe desde sus nuevos inicios para mantener la E entre sus bases), mesiánica y marxista cultural (en ésto ultimo coincide con la derecha, sea "liberal" o burguesa). Cuando le dices a los trabajadores que tienes un proyecto de izquierda nacional, se les funden los plomos inmediatamente. Valores tradicionales (en realidad universales) como el heroísmo, el bien común y en general todo lo que no sea marxismo cultural, le pondrá en guardia ante la perspectiva de hallarse frente otro intento de que se la cuelen los de la extrema derecha.

Los asuntos religiosos, más si son a 200 años vista, mejor dejarlos para otro momento y que cada quien crea en lo que quiera. A título personal no veo que de la biblia se derive una espiritualidad materialista basada en el beneficio ni en el interés. Muchos siglos de existencia bastante al margen del consumismo y a favor de la austeridad y del ascetismo lo acreditan. La izquierda, evidentemente anticatólica desde sus primeros pasos en la toma de la Bastilla siempre estuvo manipulada por los banqueros y sus ideales fueron siempre los de la usura (y sus maestros), prometiendo el paraíso en la tierra y la abundancia de bienes terrenales para sus adeptos. Nada ha cambiado.

Por cierto, el mito del derecho de pernada
http://retratosdelahistoria.lacoctelera.net/post/2008/07/07/un-mito-derecho-pernada
es un vulgar mito, hábil propaganda política que utilizó Voltaire para encender los ánimos populares. También conviene recordar que de la caída de antiguo régimen, los grandes beneficiados fueron los banqueros y los burgueses acaudalados con su mentalidad materialista, básicamente judaica (no de los textos sagrados, naturalmente),en otras palabras, la extrema derecha republicana, la "izquierda", el "pueblo": "Allons enfants de la patrie...".

Lo que significa la superación del orden tradicional, mal llamado machismo (palabra xenófoba y clasista inventada por las universitarias yanquis para degradar a los jornaleros mexicanos en los EEUU e importada a España por las pijoprogres hispanas):

https://www.youtube.com/watch?v=wPUvUYU7Qzw#t=2

Esta abominación, es. La izquierda. Ya me contarán que alternativas existen compartiendo términos con ellos.

Anónimo dijo...

Para empezar derecha e izquierda son conceptos políticos surgidos del parlamentarismo político, cuyos orígenes ya sabemos, el socialismo es una ideología política, no una opción, otra cosa es que la izquierda(Dirigida por la oligarquía, como la derecha)haya abasorbido a la ideología socialista para neutralizar a los trabajadores y en sí al movimiento obrero. Por otro lado una organización política es de izquierdas o de derechas, no se entiende que en una misma organización haya un ala izquierdista y otra derechista, esto para empezar no es lógico y obviamente es confuso.

INTRA dijo...

Usted cree que el significado de las palabras lo elegimos nosotros a placer, y ciertamente en filosofía puede analizarse el "contenido semántico" e incluso las contradicciones y las falsedades del uso común de los términos, pero en política la cosa NO VA ASÍ.

Si usted le explica a un trabajador que es usted SOCIALISTA y precisamente por ESO no puede sentirse de izquierdas, se le funden los plomos a su interlocutor, para usar su propia metáfora de usted.

"Izquierda" significa en política lo que significa, y no tiene nada que ver con las elucubraciones de un evoliano o tradicionalista o católico o derechista sobre la causa de todas las decadencias del perfectísimo y gloriosísimo orden señorial (cuyas añoranzas se adivinan en la fantástica refutación del derecho de pernada, todo un indicio de "nobles" inclinaciones en política).

"Izquierda", en el lenguaje natural cotidiano, no es más que la defensa de los intereses materiales y morales de los trabajadores, la inmensa mayoría de la nación/pueblo. Otra cosa es que los políticos que se reclaman de la izquierda no lo sean en realidad, pero entonces la gente entiende que aquéllos se comportan como CERDOS DERECHISTAS. Es lo que pasa con el PSOE/IU y es lo que el vulgo quiere decir cuando protesta que izquierdas y derechas son "lo mismo". Se refiere a los partidos "que se denominan" de izquierda, no al concepto de la izquierda como tal. "Lo mismo"=derechista. Pero los ultraevolianos nobiliarios lo entienden al revés, o sea, que la izquierda, tal como ellos pensaban, es el mal absoluto y, por tanto, que VIVA LA DERECHA. Autistas del supremacismo egoico.

Si usted, movido seguramente por sus propias condiciones o anhelos imaginarios de ventajismo social, no hubiera construido todo un universo de telarañas mentales a fin de NO VER la simple realidad de lo que es la izquierda en las mentes de los ciudadanos REALES, tampoco andaría debatiendo sobre la inexistente metafísica del satánico izquierdismo causante de la "decadencia" de las pelucas empolvadas.

Todo lo que usted plantea es debatible, no compartimos ninguno de sus prejuicios de terrateniente ofendido por la rebelión de los esclavos, pero discutirse puede discutirse cualquier cosa.

En política, sin embargo, uno no va a explicarle a la gente el sentido de las palabras, sino que se parte de ese sentido aceptado (lenguaje natural) y se les propone a los ciudadanos objetivos concretos que son de izquierdas (en beneficio del pueblo/nación) o son de derechas (en beneficio de la oligarquía).

Y ESTO ESTÁ TAN CLARO COMO LA LUZ DEL SOL POR MUCHO QUE LOS DERECHISTAS SE EMPEÑEN EN MAREAR LA PERDIZ.

Hete aquí "la izquierda". Tan sencillo como eso.

Para mí un "aristócrata" es simplemente el tipo de escoria perfumada que hay que colgar del gancho de carnicero. Cualquier obrero de la SEAT me entendería. Usted, en cambio, intentaría contarle un cuento sobre las criadas mexicanas para que el derechista de turno pueda seguir creyéndose "superior".

Manuel Adeliño Recasens dijo...

El diario digital Alerta Digital han creado un movimiento político llamado SOLUCIONA ¿que opinan?
http://www.soluciona.eu/

INTRA dijo...

Y este no es el sitio para tales pretensiones, ya se lo hemos explicado.

INTRA dijo...

El comentario anterior no se refiere a la pregunta sobre Alerta Digital, sino al anónimo.

Respecto a SOLUCIONA no tenemos todavía una opinión formada.

En breve le contestamos.

ENSPO dijo...

Eso de que haya un ala izquierdista en una organización es perfectamente comprensible. Lo entiende todo el mundo. Por ejemplo, la Izquierda Socialista de Pablo Castellano en el PSOE. Y los partidos de centro pueden tener un ala derechista y otra izquierdista. Derechas e izquierdas son términos relativos. No tienen contendido ideológico. Pero no hay manera de hacerles entender esto a los derechistas. Para ellos los banqueros son de izquierdas. Supongo que Wall Street y la ultra ortodoxia judía racista del pueblo elegido también es de izquierdas, claro.

Augusto dijo...

Que risa me dan los comentarios de "Red Patriótica Argentina" incapaces de entender una postura de Izquierda Nacional a raíz de su CATOLICISMO BURGUÉS. Entiéndase que forman parte de la ultraderecha católica argentina reunida recientemente como se ve en el siguiente video: http://youtu.be/AZDOX0T8B38

SUS COMENTARIOS CONTRA LA POLÍTICA DE DERECHOS HUMANOS NO DEJA LUGAR A DUDAS. NO ES CASUALIDAD QUE LA MISMA ULTRADERECHA TERRORISTA (TRIPLE A) QUE EN LOS AÑOS 70 SIGNIFICÓ EL PRELUDIO DEL GOLPE DE ESTADO ASESINANDO Y TORTURANDO MILITANTES DE IZQUIERDA NACIONAL [MONTONEROS], HOY SE NIEGUE A APLAUDIR QUE LOS GENOCIDAS ESTÉN EN EL BANQUILLO DE ACUSADOS.

LA CONDUCCIÓN PENDULAR DE PERÓN (TERCERA VÍA) QUIEN CREÍA SER DIOS EN LA TIERRA, LA SÍNTESIS DE TODAS LAS CONTRADICCIONES, CAPAZ DE TRAICIONAR SUS ANTERIORES "MOMENTOS" (POR EJEMPLO, SU APOYO EXPLÍCITO A LA LUCHA ARMADA MONTONERA QUE LE PERMITIÓ VOLVER AL PAÍS) COMO EL ESPÍRITU ABSOLUTO HEGELIANO, ACABÓ MINANDO LA UNIDAD NACIONAL AL APOYARSE EN LA EXTREMA DERECHA BURÓCRATA-SINDICAL UNA VEZ LLEGADO AL PODER, Y AL ELEGIR CONVIVIR DESDE EL MISMO CON EL EJÉRCITO ASESINO EN VEZ DE ARMAR AL PUEBLO, Y CON LA CÚPULA EMPRESARIAL QUE LUEGO APOYARÍA EL GOLPE DE ESTADO EN LUGAR DE SOCIALIZAR LA ECONOMÍA.

LA ÚNICA FORMA DE EVITAR EL GENOCIDIO LIBERAL-MILITAR DE VIDELA ERA EL SOCIALISMO NACIONAL QUE RECLAMABA MONTONEROS Y LA IZQUIERDA NACIONAL de ABELARDO RAMOS, entre otros. POR ESO LOS FACHAS ARGENTINOS DICEN NO SABER QUE ES LA IZQUIERDA NACIONAL-POPULAR. Que MONTONEROS haya terminado doctrinariamente en el marxismo es un dato aparte, QUE NO IMPIDE QUE HAYAN SIDO MUCHO MÁS PATRIOTAS QUE LA ULTRADERECHA EN TANTO APOSTARON POR LA REVOLUCIÓN SOCIAL ENRAIZANDO SU IDENTIDAD EN LA HISTORIA ARGENTINA (por eso la identificación con las montoneras del siglo XIX).

Entre peronistas y católicos ultraderechistas, por un lado, y evolianos dementes como Ghio suscriptores del fundamentalismo islámico el nacionalismo (=ultraderecha) argentino DA ASCO.

LLAMAN TODOS ELLOS "MONTONEROS RESENTIDOS" A LOS KIRCHNER POR SU POLÍTICA DE DDHH PORQUE ESTÁN A LA DERECHA, NO A LA IZQUIERDA, DE SU GOBIERNO QUE COMETE ERRORES CONSUSTANCIALES A UNA IDENTIDAD PERONISTA QUE EL NACIONALISMO (DE ULTRADERECHA) ES MANIFIESTAMENTE INCAPAZ DE SUPERAR.

Miguel dijo...

"Valores tradicionales (en realidad universales) como el heroísmo, el bien común y en general todo lo que no sea marxismo cultural, le pondrá en guardia ante la perspectiva de hallarse frente otro intento de que se la cuelen los de la extrema derecha."

Discrepo enormemente del anónimo en este párrafo. En estos momentos, a la derecha sociológica y -para que negarlo- a la burguesía (alta, media o pequeña) en particular, la idea de "bien común" les es indiferente. Si acaso, lo pueden emplear como recurso retórico, pero poco más.

A la derecha no le interesa el bien común desde que ha abrazado de modo entusiasta la doctrina del Neoliberalismo, guiados especialmente por ciertos emporios mediáticos.

El Neoliberalismo, en nombre de la libertad personal como fin último, niega cualquier valor a lo que tenga un sentido colectivo y sólo ve como aceptable aquello que suponga el beneficio individual. Los teóricos del neoliberalismo aseguran que defectos como el egoismo o la codicia, en realidad son virtudes.

La nación (o el nacionalismo, si se prefiere) es algo comunitario, colectivo. Eso choca frontalmente con los presupuestos del Neoliberalismo (es decir, de la derecha). El derechista no se preocupa de la nación, si acaso la empleará como recurso dialéctico en el debate político, pero poco más.

Hoy no se puede defender la nación desde los principios del capitalismo, porque el actual objetivo del sistema capitalista es consumar la Globalización, lo que supone la destrucción de las naciones y los pueblos en aras de un mercado global que carezca de de cortapisas.

Pero si lo que se pretende es obtener apoyo social para regresar al Antiguo Régimen, entonces dudo que se pueda conseguir convencer a alguien fuera de los ambientes carlistas y evolianos/guenonianos.

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Si el neoliberalismo niega cualquier valor a lo que tenga un sentido colectivo y sólo ve como aceptable aquello que suponga el beneficio individual se comprende perfectamemte que sea antireligioso y antinacional. En realidad, cuando tan solo era liberalismo ya era antireligioso (racionalista) y antinacional, su patria, la "republique" eran las casas de préstamo, verdaderas beneficiarias del degollamiento de los del peluquín (Rothschild Brothers).

Que los ciudadanos objetivos concretos que son de izquierdas (en beneficio del pueblo/nación) o son de derechas (en beneficio de la oligarquía)es un vulgar engaño. Ambos son hoy en día marxistas culturales en detrimento de la nación, que no tiene estructuras de valores que no sean rechazas por la izquierda. La estructura,vamos, no nos olvidemos de que Gramsci ya se ocupó de que esto fuera así con la impagable ayuda de las megaempresas oligárquicas. Eso es la izquierda para todo aquel que razona un poquito. De hecho, la derecha en España es de izquierdas (defensora de los valores políticamente correctos = marxista cultural)y se enfrentan a la izquierda por la poltrona con el mismo objetivo de ordeñar al pueblo, que en realidad no es nada, aunque todos los intelectuales sigan queriendo apropiarse de ellos. La cultura de la izquierda es aún más dañina para el pueblo de lo que era la de los del peluquín, pues no les ha aportado otro valor que el marxismo cultural y las vanguardias.

Y ESTO ESTÁ TAN CLARO COMO LA LUZ DEL SOL. Y no significa que queramos volver al peluquín.

Alain Soral(ex-comunista ycreador junto a Dieudoné y Yahia Guasmani del partido antisionista que se presento en las europeas del 2009 y que tiene un millón de partidarios) ha puesto al Estado y sus lacayos Bernard Henri levy a la cabeza)en estado de alerta.

Esta gente es el pueblo de Francia, al menos representan a los que viven en los abanlieu o arrabales. Son los únicos que tienen un par, acojonando a los skinheads sionistas de la LDJ. Cuando se ponen a cantar la marsellaise, la policía por primera en su vida, empieza instintivamente a arrinconar a los sionistas, pero, ¡Oh, maldición, no nos sirven, casi todos son moros, hedonistas semitas sin espiritualidad!

https://www.youtube.com/watch?v=TWRVXIAzvMA

17 de octubre de 2013

INTRA dijo...

¿La derecha es marxista cultural?

Usted delira. La derecha es ultracatólica, del Opus Dei, y el sionismo del Estado de Israel es religioso ULTRAORTODOXO.

Supongo que el islam también es de izquierdas.

La verdad es que usted tiene un problema de miopía intelectual verdaderamente asombroso. Estamos gobernados por una extrema derecha racista, reaccionaria, imperialista, obscurantista, que niega incluso la teoría de la evolución darwiniana, pero usted considera que, por ejemplo, la Mayoría Moral o el lobby israelí en EEUU son de izquierdas.

¿Bush era marxista cultural?

¿Netanyahu es marxista cultural?

Necesita usted volver a la escuela elemental y aprender a leer, memorizar el abecedario, etcétera. Y esto hablando suave.

Miguel dijo...

Creo que usted confunde términos.

Una cosa es el Liberalismo decimonónico, que es ante todo un fenómeno político. Se puede considerar como revolucionario hasta cierto punto. Pero el liberalismo también creo sus formas conservadoras y católicas (Donoso Cortés, Cánovas del Castillo, Bravo Murillo, Aparisi y Guijarro, etc.), llegando incluso a formas reaccionarias. De hecho, en el último cuarto del siglo XIX y primeros años del XX, el principal enemigo de anarquistas y socialistas fue el estado liberal que surgió de la Restauración.

Otra cosa es el Neoliberalismo, que es principalmente una concepción económica (por ejemplo, definen el papel que debe jugar el estado primordialmente en su relación con el mercado). Esa es la doctrina asumida por la derecha sociológica española, guste o no. Aunque también tenga alguna conexión con el tradicionalismo católico (por ejemplo, algunos neoliberales católicos se han apoyado en la tesis de Ramiro de Maeztu sobre el "sentido reverencial del dinero" para justificar sus creencias). El objetivo del Neoliberalismo es el crecimiento de los capitales, lo que ahora supone la creación del mercado global, para lo que las patrias y pueblos son un impedimento. Esa es la doctrina que ha abrazado la derecha española. Quien crea que se puede construir un sentimiento nacional desde esos cimientos, se equivoca fatalmente.

Usted dice que el "liberalismo ya era antireligioso (racionalista) y antinacional, su patria, la "republique" eran las casas de préstamo, verdaderas beneficiarias del degollamiento de los del peluquín". De sus palabras se deduce que considera que lo que había antes de 1789 era la Nación en su sentido más prístino, incorrupto de doctrinas liberales. Pero es que antes de eso no había nación alguna, había reinos, propiedad de autócratas por derecho divino, que por ese motivo no debían responder de sus actos ante la comunidad nacional, ni al concepto de patria.

Dentro de los defensores del Antiguo Régimen no se contempla la idea de nación o de comunidad nacional, es más, se rechaza. Basta con leer a Joseph de Maistre

http://books.google.es/books/about/Las_veladas_de_San_Petersburgo_o_Coloqui.html?id=84NKAAAAMAAJ&redir_esc=y

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

"La izquierda socialista de Pablo Castellanos en el PSOE" representa para usted el ala izquierdista del PSOE, entonces el resto de ese partido ¿Qué es?¿No es de izquierdas también?, no confunda la divergencia de discursos dentro de una misma organización política con encasillar al personal, además el ejemplo que pone tampoco representa ni mucho menos la defensa del pueblo trabajador, ni mucho menos.
No debería usted etiquetar de derechista al que no opina como usted, no se en que se basa, no sea tan dogmático, me recuerda a otros que a la más mínima están descalificando.

Anónimo dijo...

¿El centro?, otro invento más de la partitocracia, que me expliquen a mí que es el centro, porque si hay dos opciones políticas sin contenido ideológico(Izquierda y derecha), que expliquen algunos que es esa falsedad del centro que encima usted afirma que puede tener un ala a la derecha y otro a la izquierda, como si fuera una balanza, por eso cuando una opción de centro se disuelve sus miembros se reparten entre la derecha y la izquierda, ahora lo entiendo, al parecer aquí vale cualquier denominación con tal de vivir del chollo de la política.
Usted habla del PSOE y de IU y afirma que no representan a la izquierda porque no defienden los intereses materiales y morales de los trabajadores, menudo descubrimiento hace usted, tiene usted razón pero también haga un poco de revisionismo histórico y verá como estas organizaciones(Y los partidos que la componen en el caso de IU) siempre, en todas las épocas han abortado(Han colaborado con la oligarquía) todo intento revolucionario llevado a cabo por los trabajadores para mejorar sus condiciones de vida.

INTRA dijo...

Usted todavía no ha entendido que "izquierda" no es una ideología, sino un concepto político-estratégico y táctico.

En consecuencia, el carácter izquierdista de X se establece en relación a Y, y el de Y en relación a Z.

No hay una ideología izquierdista. Durante la revolución francesa la izquierda era el capitalismo naciente. Con la sociedad burguesa, el capitalismo pasó a ser derecha y la izquierda fue ocupada por socialistas, comunistas y anarquistas.

Y dentro de cada uno de estos segmentos había posiciones más revolucionarias y radicales, frente a otras más moderadas; o sea, derechas e izquierdas dentro de la izquierda. De ahí que se pueda hablar de centro, centroizquierda, extrema izquierda.

Dado que para usted "la izquierda" es una especie de sustancia eterna y metafísica, se le escapa que dentro de un partido situado a la izquierda pueda haber sectores más izquierdistas y más derechistas, algo que se lleva comprendiendo desde hace décadas en la politología. Le recomiendo la lectura de la conferencia de Jaume Farrerons:

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2009/05/nacional-revolucionarios-una-opcion-de.html

Una pregunta: ¿usted padece algún problema de retraso mental? Es que aquí no podemos hacer de escuela primaria. Gracias.