domingo, abril 06, 2014

¿Provocó Alemania la Primera Guerra Mundial? (3)

Seymour Cocks (1919).




















Hemos intentado verificar la cita del Dr. Tamayo en Los demonios de Heidegger, la cual remitía al libro de Wolfgang Benz, pero no la hemos encontrado. Puestos en contacto con el Dr. Xolocotzi, coautor del libro, nos contesta el propio Dr. Tamayo. Hacemos un resumen de su respuesta. Al parecer, los documentos mencionados se encuentran entre los materiales del seminario que diera lugar al libro citado, a saber, Alemania 1815-1945. Derroteros del nacionalismo (2002), de Wolfgang Benz. Los documentos en cuestión serían unas cartas cruzadas entre diplomáticos franceses e ingleses. Dichas misivas se publicaron en 1919 en una obra de Seymour Cocks que, según Tamayo, se titularía  La verdad de la guerra. Los tratados secretos (1914-1918), Torrent, 1919. Pero el dato no lo aporta Tamayo como muy seguro, sino en calidad de borroso recuerdo del seminario de Benz, aunque afirma la certeza de la información. El Dr. Tamayo se ha comprometido a verificar la cita de la segunda parte de Los demonios de Heidegger, de la cual es autor.  Tamayo se interesa también por mi opinión sobre el libro Los demonios de Heidegger (2012). Reproduzco a continuación mis misivas (no las de Tamayo por una cuestión de elemental respeto a la privacidad):

Viernes, 28 de marzo de 2014. Muy estimado Sr. Tamayo: Le agradezco su pronta respuesta. Intentaré verificar esta información y aclararé a todas las personas interesadas que las fuentes de la nota no están en el propio libro de Benz, sino en los materiales del seminario. Si en algún momento se pudiera aclarar, pues, dicha fuente, le ruego que me lo haga saber, pues estoy realizando una tesis doctoral sobre Heidegger que estudia la conexión interna entre su filosofía y el fenómeno fascista en general. Como sabemos, la interpretación que los fascistas hicieron de la Primera Guerra Mundial fue decisiva para el desencadenamiento de la segunda, así que Heidegger podría haber estado influido por esa interpretación a la hora de adoptar su compromiso con el nacionalsocialismo. De ahí la importancia de determinar si, en efecto, la gran guerra fue -o no- el resultado simple del imperialismo alemán. En el caso de que los causantes hubieran sido Francia e Inglaterra, este hecho afectaría al panorama exegético -y hasta político- del siglo XX todo. Que Benz no haya citado este hecho en su libro a pesar de la importancia evidente del mismo, sólo puedo calificarlo, como poco, de sorprendente. Por este motivo, le ruego que me haga saber cualquier novedad al respecto en lo que concierne a la documentación citada. Saludos cordiales.

Sábado, 29 de marzo de 2014. Muy estimado Dr. Tamayo: En primer lugar felicitarle por "Los demonios de Heidegger", que leo con atención y, como ve, verificando las fuentes en la medida de mis fuerzas.  Comparto, además, todo lo que dice en su email. Hace falta un esfuerzo para ponerse en el lugar de Heidegger y entender el compromiso con el nazismo desde su perspectiva, no desde la nuestra. El régimen nazi fue celebrado por todas las cancillerías occidentales en términos -harto dudosos- de "garantía frente al comunismo". El mismo Freud saludaba a Mussolini como a un héroe. Juzgar a Heidegger post festum es no sólo un fraude moral, sino ante todo un error teórico. Apoyo el esfuerzo que están haciendo para acotar un espacio donde no sea necesario convertirse en "fan" de Heidegger ni en antiheideggeriano de la cheká. El futuro de la filosofía se decide aquí. Si aceptamos la versión de unos, Heidegger y su pensamiento nada tuvieron que ver con el fascismo, lo que es falso. Si aceptamos la versión de los otros, hay que trasladar la obra de Heidegger a los archivos históricos de la Shoah y prohibirla en las bibliotecas de filosofía (no sea que los "chicos" se "contaminen"). Pero eso sería prohibir la filosofía misma, pues mediante el "estigma por contacto", habría que hacer mudanzas a los sótanos con la mayor parte de las obras filosóficas del siglo XX. ¿Poner el pensamiento fuera de la ley? Esto es lo que sugiere Faye, no sé si conscientemente o por mera imprudencia. Me parece una solución poco razonable y teoréticamente escandalosa. Así que nos toca pensar y "salvar los fenómenos", que no en vano ahí está la tarea del pensamiento. En insignificantes matices ("la diferencia") se decide acaso lo impensado y esencial. Un saludo cordialísimo.

Tamayo, de manera un tanto imprecisa, me había remitido, como digo, a un libro de Seymour Cocks que finalmente he localizado: Una parte de la verdad de la guerra. Los tratados secretos (1914-1917): Documentos publicados por Trotsky en funciones de Comisario de Negocios extranjeros de la República Socialista de Rusia, y comentarios de la «UNION OF DEMOCRATIE[sic] CONTROL», de «THE HERALD» y del «COMITE POUR LES REPRISES DESRELATIONS INTERNATIONALES [sic]»,con un prólogo de Mariano García Cortés, Madrid, Tip. Torrent, 1919.

Queda pues verificada la existencia de la fuente y les enlazo con una entrada donde se ofrecen diversas informaciones al respecto:

http://imbratisare.blogspot.com.es/2010/10/los-tratados-secretos-y-las-verdaderas.html

A su vez este blog remite a otro:

http://labarravirtual.blogspot.com.es/2010/02/algunos-datos-sobre-la-primera-guerra.html

En una futura entrada publicaré el último e-mail que envié al Dr. Tamayo. No he recibido por ahora ninguna respuesta del filósofo y psicoanalista. A pesar de ello, continuaremos investigando el tema de las causas de la Primera Guerra Mundial.


Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
6 de abril de 2014


DOCUMENTOS ANEXOS

https://www.marxists.org/espanol/trotsky/1910s/1914-guerra.htm

http://cincodias.com/cincodias/2010/10/02/sentidos/1285986443_850215.html

http://labarravirtual.blogspot.com.es/2007/06/despus-de-la-primera-guerra-mundial.html

 

jueves, marzo 27, 2014

¿Provocó Alemania la Primera Guerra Mundial? (2)





















Pretendemos localizar los documentos en virtud de los cuales podría probarse que la Primera Guerra Mundial no fue provocada por Alemania, sino por Inglaterra y Francia.

En primera instancia nos remitimos al libro de Wolfgang Benz Alemania 1815-1945 (2002), citado en Los demonios de Heidegger (2012) por el filósofo Luis Tamayo (coautor de la obra). A partir de ahí, hemos tenido que emprender una búsqueda cuyos resultados pondremos en conocimiento público cuando llegue el momento. Por ahora sólo puede decirse que dichas "pruebas de convicción" (y descargo alemán) existen realmente; que son de procedencia diplomática y trataríanse de misivas intercambiadas por funcionarios ingleses y franceses de los respectivos ministerios de exteriores. Tales cartas ponen supuestamente en evidencia los verdaderos motivos desencadenantes de la Gran Guerra y, por ende, de todo aquéllo que ocurriera después a lo largo del espantoso siglo XX.

Alemania cargará siempre con su parte de culpa, sin duda, pero no con toda la culpa y quizá ni siquiera con lo esencial de ella, suponiendo que esta imputación tuviese algún sentido en la realidad histórica (aunque la haya tenido a la hora de desprestigiar injustamente a este país).

Rogamos al lector que haga acopios de paciencia.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
27 de marzo de 2014

Documentos anexos:

http://senderosdelahistoria.wordpress.com/2008/08/22/sturmtruppen/



 

viernes, marzo 21, 2014

¿Provocó Alemania la Primera Guerra Mundial? (1)





















Este hecho era como uno de aquéllos planetas cuya existencia los científicos dedujeron a partir del cálculo de las órbitas de otros cuerpos celestes. El planeta en cuestión no había sido físicamente observado, pero toda lógica apuntaba a que tenía que estar ahí. Pues bien, otro tanto podía decirse sobre los orígenes de la Primera Guerra Mundial. Sospechábamos que la había provocado la City de Londres; para entendernos: la oligarquía plutocrática, pero seguía siendo un tema "disputado". Ahora ya tenemos "piezas de convicción" de que quizá no fue Alemania.  

Un autor nada sospechoso de simpatizar con el nacionalismo alemán, a saber, el historiador del holocausto Wolfgang Benz, descubrió pruebas que fatalmente tenían que aparecer tarde o temprano: aquel tipo de documentos que normalmente los políticos ocultan hasta que resultan ya inocuos para los responsables. Dichas evidencias cuestionan, en este caso, la versión fraudulenta que, sin embargo, ha determinado la historia contemporánea y, con ella, la ruina de Europa. Hallé el dato por pura casualidad en mis lecturas para una tesis doctoral sobre Heidegger. Hete aquí la cita:
Documentos recientemente descubiertos han establecido que la Primera Guerra Mundial se inició a causa de la ambición de Inglaterra y Francia por apoderarse del territorio del frágil Imperio Austrohúngaro de Francisco José I. Habían calculado que tras una corta contienda (de unos cuantos meses) sería desmembrado tan inestable imperio... hasta que el Imperio Alemán se incorporó a la guerra y, con su gran poderío militar, ocasionó que un conflicto que se vislumbraba sencillo se convirtiese en la matanza que constituyó la Gran Guerra (cf. Benz, 2002, 27 ss.).

Fuente: Ángel Xolocotzi / Luis Tamayo: Los demonios de Heidegger. Eros y manía en el maestro de la Selva Negra, Madrid, Trotta, 2012, p. 182, n. 32.

El libro de referencia de la nota es el siguiente: Wolfgang Benz: Alemania 1815-1945. Derroteros del nacionalismo, México, UNAM, 2002.

Alemania no sólo terminó acusada de buscar y desencadenar la guerra, sino que impúsosele un bloqueo económico ilegal (verdadero causante de la táctica submarina alemana) cuyas víctimas fueron los civiles. Comenzó, pues, el exterminio. Este abuso de todo derecho se mantuvo, por si fuera poco, después de la rendición de Berlín y durante un año, provocando 800.000 muertos directos y 1 millón indirectos, la mayor parte ancianos, mujeres y niños. (Sobre el bloqueo naval británico cfr. C. Paul Vincent: The Politics of Hunger. The Allied Blockade of Germany, 1915-1919, Ohio University Press, Ohio, London, 1985).  El draconiano Tratado de Versalles castigó a Alemania con efectos de amputación territorial, expolio económico, quiebra financiera, humillación nacional y paro masivo. Los "niños del hambre" crecidos en medio de la abyecta fechoría anglobritánica fueron luego, en muchos casos, jóvenes de las SA, las tropas de choque del nacionalsocialismo. ¿Podía perorárseles a ellos sobre la "democracia" y los "derechos humanos" del civilizadísimo mundo occidental? En la página 162 del libro de Vincent leemos:

Whether one espouses the psychoanalytical argument that childhood deprivation fostered irrational behavior in adulthood or the physiological assertion that widespread malnutrition in childhood led to an impaired ability to think rationally in adulthood, the conclusion remains the same: the victimized youth of 1915-1920 were to become the most radical adherents of National Socialism.

El propio Adolf Hitler no se explica sino como resultado de esta mentira asesina que sólo ahora, casi un siglo después, queda al descubierto para vergüenza de los eternos germanófobos. Los engaños, aparentemente inocuos, tienen su precio. El historiador Geoffrey Regan pinta el cuadro de un horror del que los alemanes nunca fueron culpables, a pesar de que se les imputó por ello:

Con posterioridad a la guerra se ha calculado que el bloqueo naval británico se cobró un coste de por lo menos ochocientas mil vidas civiles, y frustró más de un millón de nacimientos. Además, el número de alemanes hambrientos que murió durante la epidemia de gripe fue un 250 por 100 superior al de británicos. (…) Se multiplicaron los suicidios entre la población femenina e infantil, y en todas partes se respiraba el olor de la carne podrida de cuerpos aún vivos, como consecuencia de la desnutrición.
 

Fuente: Geoffrey Regan: Guerras, politicos y mentiras, Barcelona, Crítica, 2006, p. 31. Este es el coste de las mentiras de los políticos, que no se limitan a las causas de la Primera Guerra Mundial, sino también a las de la Segunda y, por supuesto, como sabemos, a sus presuntas consecuencias. Las plutocracias capitalistas no han hecho otra cosa que provocar la aniquilación. El comunismo fue una reacción frente al capitalismo y el fascismo, a su vez, una reacción frente al comunismo. Pero el primer eslabón de la cadena es siempre el mismo: la caterva de los "inversores". La oligarquía que actualmente gobierna el hemisferio occidental tiene una responsabilidad inmensa, mas no deja un momento de mentir, robar y asesinar en masa. Estamos a las puertas de una nueva guerra que se justificará, cómo no, con fraudes como la de las "armas de destrucción masiva" de Saddam Hussein. Por este motivo no debemos tolerar la mentira, mucho menos en el ámbito público. El destino de los políticos mendaces tiene que ser, como poco, la inhabilitación a perpetuidad.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
22 de marzo de 2014


 

jueves, marzo 20, 2014

Nueva etapa del sitio Filosofía Crítica

Después de seis años de trabajo, 250 entradas y más de 1600 páginas de texto, esta bitácora se ve forzada a inaugurar una nueva etapa. A partir de ahora tendremos que separar "lo político" de "lo filosófico" y optar aquí por un estilo de exposición puramente "académico". El período anterior trazó el horizonte o perímetro ideológico exterior dentro del cual toda reflexión filosófica debe circunscribirse. Siendo así que, en efecto, si alguien creyere que puede comprender algo de la filosofía al margen y de espaldas a la política, yerra en lo más profundo de la cosa misma. Podrá el filósofo teórico adquirir información, coleccionar pensadores y opiniones diversas, pero no interiorizará el sentido último de los filosofemas, los cuales señalan no pocas veces en la dirección del fusil. La buena filosofía nos siempre devuelve a la vida, es decir, a la lucha, y deja atrás la teoría abstracta.  Ambas, filosofía y política, han de permanecer en contacto, pero diferenciadas y rigiéndose por su propia lógica interna. Sólo en el caso de los profesores de filosofía, cuya existencia toda consiste en la idea y cobran una parca nómina por ello (gánanse así el pan) puede omitirse este postrero paso, pero únicamente al precio de desvirtuar la institución filosófica como tal, que degenera así en pura erudición inocua.

¿Por qué suprimimos, empero, se preguntará el lector, los textos de la etapa 2007-2013? Múltiples son las razones; destacaremos dos. La primera es de sobra conocida y ya la expusimos hace unos meses con cierto detalle: la represión del sistema oligárquico, la persecución policial y el deterioro creciente de las garantías jurídicas que, hasta hace poco, ofrecía la sociedad democrático-liberal a los ciudadanos de un país que no era tomado en serio -pues no lo merece- por los grandes poderes planetarios. Las últimas reformas invitan al tiento y fuerzan un repliegue táctico, cuando menos mientras no se defina en la jurisprudencia el significado real de ciertos tipos penales en blanco que pronto entrarán en vigor en el Reino de España.

La segunda: el ejercicio mismo de la política, en el cual estamos personalmente inmersos hogaño, es una actividad incompatible con la expresión, en toda su crudeza filosófica, de las propias "verdades del barquero" de la corrupta "sociedad de consumo" y de lo político como tal. Una experiencia que Maquiavelo, y ya no digamos Sócrates, Nietzsche, Marx o Heidegger, sufrieron en sus propias carnes.

Quienes estén interesados por mis "textos arcaicos" o "preevangélicos" encontrarán algunos de ellos en la red que (bajo la propia responsabilidad de sus editores, hay que subrayarlo) temerarios correligionarios reproducen en versiones más o menos completas o inexactas. Por lo demás, aquellos otros que hayan seguido este blog con asiduidad, pueden esbozar el perfil aproximado de la ideología política que, a marchas forzadas, está construyéndose aquí y allà en diversas factorías virtuales del pensamiento con mi atenta observación. Oligarquía financiera mundialista versus trabajadores autóctonos, verdad racional versus dogma religioso u ontoteológico, derecha apátrida versus izquierda nacional, Atenas versus Jerusalén, etcétera, constituyen las polaridades básicas de aquélla.

En un futuro, esperamos restaurar las reflexiones hoy retiradas del acceso público, aunque convenientemente reformulados -a efectos legales- si necesario fuere. Pero, por el momento, tendrán los lectores que emprender la aventura filosófica con las referencias políticas retenidas por sus mentes después de tanto tiempo cuanto háyanse mantenido al pie del cañón como fieles usuarios de FILOSOFÍA CRÍTICA.

Los centenares de escritos que hoy quedan definitivamente atrás a modo de campos de ruinas sumergidos en el mar forman algo parecido un "Antiguo Testamento" nacionalista revolucionario europeo, NR (i), que algún día volverá quizá a la luz. Importante es ahora hacer camino hacia la verdad con discursos mucho más complejos y de lectura harto críptica que nos permitan eludir la vigilancia de los espías apostados en la red. Un "Nuevo Testamento" o "Evangelio" ("buena nueva"), sí. La dificultad exegética que el enemigo soporte será también compartida por todos, mas espero que los canallas del Mossad se cansen pronto de escudriñar a un inofensivo filósofo y los viejos seguidores de la bitácora persistan, por contra, en su empeño exegético y formativo. Ya deben de saber o columbrar, compañeros, adónde vamos; ya intuyen aquéllo que nos hemos marcado férreamente como meta de tantos esfuerzos. Ahora se trata de fundamentar esas orientaciones ideológicas con el máximo rigor conceptual posible mientras, por otro lado, fundamos la herramienta política que transforme, si la Moira quiere, las meras doctrinas en realidades combativas capaces de derrotar a la oligarquía.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
21 de marzo de 2014
 

lunes, febrero 17, 2014

El descarado racismo de la extrema derecha judía























“Los goyim (no judíos) nacieron sólo para servirnos. Sin eso, no tienen lugar en el mundo, sólo servir al pueblo de Israel”.

(Ovadia Yosef, supremo rabino sefardí) 

 
A pesar de las escandalosas declaraciones de Ovadia Yosef y del carácter "antisemita" (¿?) de las mismas -¿antisemita en qué sentido, cuando proclaman la supremacía del "pueblo elegido"?- no hubo condena, sino sólo tibia discrepancia, por parte del gobierno israelí. Era de esperar. Pero incluso la ADL, la famosísima liga antidifamación, admitió el hecho.

En cambio SOS Racismo, el Movimiento Contra la Intolerancia, los diarios de derecha "El Mundo", "ABC", "La Razón" callaron... El lobby sionista catalán, con Pilar Rahola a la cabeza, miró hacia otro lado. Los intelectuales filosionistas Arcadi Espada, Gabriel Albiac, Federico Jiménez Losantos y Jon Juaristi permanecieron también mudos. 


Era, empero, el momento de reflexionar y sincerarse como la persona decente que uno pretende ser. Se impuso la cobardía, la deshonestidad intelectual, el fraude, el oportunismo, my business: todos esos verdaderos reyes secretos de occidente; un mundo repleto de "críticos de Hitler" -tendríamos que haberlos visto bajo el Tercer Reich, ¿cuántos de ellos hubieran osado a la sazón declararse antifascistas?- donde casi nadie parpadea ante la injusticia perpetrada a los otros cuando corre el riesgo de sufrir el más pequeño descalabro en la nómina. No digamos ya si de arriesgar la vida se tratara.

Ovadia Yosef no inventó alegremente tales "opiniones". Desde hace siglos presuntos "antisemitas" por centenares -y de la más noble estirpe intelectual- han sostenido que en los libros sagrados de la religión judaica detéctanse pruebas aplastantes y poco anecdóticas de racismo, apología del genocidio, sexismo (entre otras delicatessen). ¿Se podrá debatir libre y racionalmente sobre el asunto a fin de determinar qué sea la verdad? ¿Perseguirán los fiscales del odio españoles las proclamas e ideas xenófobas de la extrema derecha sionista o sólo las que convenga a los oligarcas de la alta finanza transnacional? ¿Valdrán algún día lo mismo todas las víctimas en cuanto tales? ¿Se juzgarán los delitos de lesa humanidad por igual, sin dobles raseros? 
Mucho nos tememos que no. Antes bien, el antifascismo, esa ideología no ya útil sino actualmente imprescindible a los efectos de legitimar el poder oligárquico, seguirá endureciendo sus medidas de represión para enmudecer a aquéllos que no aceptaremos jamás distintas varas de medir en materia de derechos fundamentales; que, después de lo que sabemos y de aquello que hemos conocido de primera mano en las cárceles de la democracia, ya no podemos "creernos" el relato histórico de quienes han cometido tantos exterminios impunes y mentido en tantas ocasiones sobre temas de magnitud cósmica, como el gulag o la Nakba.

No podemos callar. Es un deber enfrentarse a esta criminal impostura. El derrocamiento de la oligarquía ha devenido imperativo inseparable del cuestionamiento de la historia contemporánea. No se trata sólo de una exigencia científica y filosófica, que también, sino de una cuestión política democrática de primera magnitud. Nos va la vida en ello.


Pero grito en el desierto.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
31 de octubre de 2013
























DOCUMENTACIÓN ANEXA

http://www.adl.org/press-center/press-releases/miscellaneous/adl-expresses-condolences-rabbi-ovadia-yosef.html

http://espanaisrael.blogspot.com.es/2010/10/el-rabino-ovadia-yosef-dijo-que-los.html

El rabino Ovadia Yosef dijo que los gentiles nacieron para servir a los judíos


Fuente: EFE y Aurora.

La organización judía denominada Liga Antidifamación (ADL, en sus siglas en inglés) ha denunciado que el destacado rabino Ovadia Yosef fomentó el "odio" al decir que los no judíos sólo existen para servir a los judíos y compararlos con los burros.

La Liga asegura que las palabras de Yosef, líder espiritual del partido ultraortodoxo sefardí Shas, "contribuyen a crear una atmósfera de odio y una tendencia global de intolerancia", y recuerda que "tienen eco mucho más allá de los muros de su congregación".

"En un mundo donde son frecuentes la intolerancia y los prejuicios, tiene especial importancia que los líderes religiosos usen su influencia para enseñar respeto y aceptación", en vez de "usar sus podios para predicar ideas tan llenas de odio y divisoras", se afirma en el texto.

En su discurso semanal del sábado por la noche, que se transmite vía satélite a las comunidades judías en todo el mundo, Yosef dijo que "los gentiles nacieron sólo para servirnos. Si no, no tendrían lugar en el mundo, sólo servir al pueblo de Israel".

"¿Para qué sirven los gentiles? Trabajarán, ararán las tierras y recogerán los frutos. Nosotros nos sentaremos como un efendi (título honorífico entre los turcos equivalente a 'señor') y comeremos", prosiguió el líder religioso integrista.

"Dios dará longevidad a los gentiles. ¿Por qué? Imaginad que se muere el burro de alguien, perdería su dinero", añadió el rabino, que tiene influencia en el Ejecutivo a través del partido sefardí Shas, miembro de la coalición gubernamental que lidera Binyamín Netanyahu.

Nacido en Bagdad en 1920, Yosef fue rabino jefe de Israel, fundó el partido Shas y sus palabras son dogma para cientos de miles de judíos ortodoxos de origen sefardí.

Considerado uno de los rabinos más experimentados y profundos en la interpretación de los textos sagrados judíos, Yosef es también conocido por sus polémicos y ofensivos comentarios hacia árabes, judíos seculares, mujeres y homosexuales.

El pasado agosto, en su sermón de celebración del año nuevo judío señaló que "Abu Mazen (el presidente palestino, Mahmud Abás) y todos estos malvados desaparecerán de la faz de la tierra. Que Dios los castigue con la peste, a ellos y a todos estos palestinos".

En 2009, al referirse a un grupo de mujeres reformistas, lamentó que haya "mujeres estúpidas que van al Kotel o Muro occidental (popularizado como Muro de los Lamentos), se ponen el talit (manto sagrado) y rezan. Son unas desviadas que... deben ser condenadas".

Un año antes tildó a los profesores seculares en Israel de "burros" que enseñan "toda una serie de sinsentidos sobre las naciones del mundo".

En 2007 despertó la ira de gran parte de la sociedad al decir que el enfrentamiento que mantuvo un año antes el Ejército del país con el grupo libanés Hezbollah habían muerto únicamente los soldados judíos que "no cumplieron con los preceptos religiosos".

En 2005 el ex gran rabino sostuvo que el huracán Katrina, que devastó el sur de EEUU, fue un castigo divino al entonces presidente de EEUU, George W. Bush, por haber apoyado el plan unilateral de evacuación israelí de la franja de Gaza.

En 2001 declaró en otro sermón que Dios "debería aniquilar a los árabes" porque son "demonios".



http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Mundo_Judio/32582/

* * *

Mi vergüenza ajena
Por Guido Maisuls

Sentir vergüenza ajena es vivenciar concientemente ese peculiar sentimiento humano de deshonor o de deshonra de los otros.

Estoy completamente inmerso en un absoluto estado de indignación hacia el Rabino Ovadia Yosef. Con una profunda sensación de estupor, repugnancia y tristeza he leído su discurso semanal del sábado por la noche, que se transmite vía satélite a las comunidades judías en todo el mundo.

Conceptos hacia mis hermanos gentiles (*) que sólo ayudan a incrementar el odio, la intolerancia y la violencia en un mundo que ya está hastiado de estas lacras, conceptos que no son fáciles de reproducir porque esa vergüenza ajena no me lo permite realizar.

Desde el fondo de mi alma judía declaro mi mas ferviente repudio a esas espantosas palabras que al sembrar gratuitamente el odio y la discordia en el mundo, producen tanto daño espiritual a mis hermanos gentiles, a mi pueblo judío y a los más elementales valores humanos.

De esa gran consternación y vergüenza ajena que me invade, emerge en mi una gran necesidad moral y un tremendo desafío emocional que superan mis limitadas aptitudes culturales e intelectuales.

¿Cómo explicarle a mis amigos gentiles de mi infancia con los que compartimos juegos, alegrías y el descubrimiento de un mundo nuevo?

¿Qué decirles a mis compañeros gentiles de mis años adolescentes con quienes soñábamos tantas ilusiones, emociones e inquietudes juveniles?

¿Qué expresarles a mis hermanos de la Universidad con los que proyectábamos la reconstrucción de una humanidad diferente, idealista y más perfecta el hombre nuevo?

¿Qué manifestarles a mi actuales amigos gentiles del mundo, del ayer y del hoy?

Y a mi noble y generoso amigo árabe musulmán e israelí que tuvo la generosidad y la paciencia de enseñarme el hebreo técnico de laboratorio en mis primeros pasos laborales en Israel.

Y a todos esos seres humanos ejemplares que tienen un alma grande y abierta para poder compartir, comprender, solidarizarse y también disentir con mis Cartas desde Israel.

Y a Alejandro Magno, el emperador de Macedonia que en el año 332 antes de la era común, conquistó al imperio persa y le otorgó a los judíos una mayor autonomía política, económica y religiosa en la Tierra de Israel.

Y al rey Ciro de Persia que en el 536 antes de la era común decretó el Edicto del Retorno que permitió a los judíos retornar de su cautiverio en Babilonia a la Tierra de Israel, reconstruir el segundo templo en Jerusalem.

Y a Emile Zola, el escritor francés que envía una carta abierta al presidente Faure desde el diario L'Aurore el 13 de enero de 1898 bajo el título de J'Acusse (Yo Acuso) convencido de la inocencia del capitán Alfred Dreyfus, de ascendencia judía y victima de una falsa acusación de traición a la patria.

Y a Raoul Wallenberg, un diplomático sueco que en las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial, trabajó incansablemente y corrió grandes riesgos para salvar a alrededor de 100.000 judíos húngaros del Holocausto.

Y a Oskar Schindler, un industrial y hombre de negocios alemán que salvó a unos 1.200 judíos polacos del Holocausto Nazi, contratándolos para su fábrica de artículos para la Wehrmacht situada en la actual Polonia. Gracias a su firme determinación y a su habilidad personal, pudo proteger a los judíos de su fábrica y salvarlos de morir en los campos de exterminio.

Y a Irena Sendler, una enfermera polaca que durante la segunda Guerra Mundial, salvó a más de dos mil quinientos niños judíos arriesgando seriamente su vida.

Y a Karol Wojtyla (el Papa Juan Pablo II) que en el año 2000 desde el Muro de los Lamentos, pidió humildemente perdón por los horrores que los malos cristianos produjeron al pueblo judío, construyendo un hermoso puente de diálogo y unión entre la Iglesia Católica y sus "Hermanos Mayores en la Fe".

Y a los cristianos Evangélicos por Israel. Ese ejemplo del sionismo cristiano del mundo que se erige en el gran apoyo estratégico al Estado de Israel y a las comunidades judías del mundo.

Y a la periodista, escritora y ex parlamentaria cristiana catalana, Pilar Rahola, quien se ha elevado en occidente como paladín de los derechos humanos con su firme y valiente voz contra la retrógrada intolerancia judeofóbica y el islamofacismo.

Y al periodista, escritor y analista político libanés George Chaya (cristiano maronita) que viene desarrollando una gigantesca tarea de justo, honesto y lúcido esclarecimiento del acontecer en este complejo y sufriente medio oriente.

Y a Pedro Gómez-Valadés, un militante vigués del Bloque Nacionalista Gallego-BNG, que fue expulsado de ese partido por presidir la Asociación de Amistad Galicia-Israel/AGAI, que promueve la amistad entre gallegos e israelíes.

Y a todos mis hermanos gentiles, a los actuales y a los de todas las épocas, a aquellos que me dieron su amistad, me ayudaron a crecer y a comprender que otros mundos también son posibles.

Y a todos aquellos hermanos gentiles cuyos nombres huyen involuntariamente de mi limitada memoria.

¿Cómo explicarles a todos ustedes que nuestros hermanos gentiles no nacieron para servir a nadie, por la sencilla razón de que son seres humanos hechos a imagen y semejanza de Dios, porque son nuestros hermanos?

Me consuelan las sabias palabras de nuestro maestro, Rabi Akiva:

"Ama a tu prójimo como a ti mismo"
(Vaikra 19:18)

"Amado es el ser humano, pues fue creado a imagen de Dios…"
(Mishna Avot 3:14)


(*) Gentil. (Del lat. gentilis). adj. Entre los judíos, se dice de la persona o comunidad que profesa otra religión. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

Guido Maisuls
Kiriat Bialik, Israel, IL
http://cartasdesdeisrael.blogspot.com/

Para saber más sobre el fanático ultraortodoxo Ovadia Yosef:


http://es.wikipedia.org/wiki/Ovadia_Yosef

* * *

Declaraciones polémicas de Ovadia Yosef sobre los palestinos



A sus 89 años, el rabino Ovadia Yosef no es un rabino cualquiera. Es el venerado líder espiritual de la tercera fuerza política de Israel, el partido religioso ortodoxo Shas, pilar fundamental del Gobierno de coalición de Benjamin Netanyahu. De ahí la furia con la que EE.UU ha condenado por “incendiario” y “profundamente ofensivo” el violento sermón que Ovadia pronunció el sábado deseando la muerte de todos los palestinos. Y es que, a pocos días de que Barak Obama reúna el jueves en Washington a las partes para iniciar unas negociaciones directas de paz suspendidas hace 20 meses ya de por sí frágiles y forzadas, cunde el temor a que cualquier tropiezo pueda conducir al descarrilamiento.

Las palabras del religioso eran difundidas por Israel Radio. “Que todos los malvados que odian a Israel, como Abu Mazen –decía, en referencia al presidente palestino, Mahmmud Abbás- y todos los palestinos desaparezcan de la Tierra, que la peste les azote”. Desde las filas de la OLP, la reacción no se hacía esperar, y acusaban al rabino de “incitación al genocidio”, mientras el negociador jefe palestino, Saeb Erekat, ha denunciado que se trata de un llamamiento al asesinato. Con la misma rapidez, el primer ministro judío se distanciaba de la inoportuna proclama de Ovadia aclarando mediante comunicación oficial que el polémico sermón “no representa las posturas” del Ejecutivo Israelí, ni de su jefe.

Tachado como un “viejo bobo”, -expresión del diputado Yosep Lapid-, señalado por otros por sus “problemas de senilidad”, -como apuntó el rabino Daniel Goldman-, el maestro Ovadia Yosef es conocido por sus despreciativos comentarios contra los árabes, los liberales, los judíos seculares, las mujeres y los gays. Sus mensajes son axioma para sus miles de seguidores. Ayer, uno de ellos, el parlamentario Nissim Zeev, intentaba justificar que, en realidad, lo único que había hecho el sábado era citar al Talmud en su aspiración de que Dios haga desaparecer a los enemigos de Israel a favor de la paz.


Fuente:

http://www.abc.es/20100831/internacional/palestinos-desaparezcan-201008302320.html

 

sábado, febrero 01, 2014

Causas de la Segunda Guerra Mundial. (1) ¿Quién desencadenó el conflicto? (II)














El 1º de enero de 2013 planteábamos las siguientes preguntas:

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2013/01/causas-de-la-segunda-guerra-mundial-1.html

El tiempo ha traído por sí solo las respuestas:

 http://www.voltairenet.org/article181402.html

Un borrador del discurso que leyó el rey Jorge VI para anunciar la entrada del Reino Unido en la Segunda Guerra Mundial se venderá dentro de varias semanas en subasta organizada por Sotheby’s.
El borrador está fechado el 25 de agosto de 1939, o sea una semana antes de que el III Reich invadiera Polonia.
Lo anterior demuestra que, contrariamente a la versión oficial, el Reino Unido no entró en guerra contra el III Reich como consecuencia de la invasión de Polonia y que ese hecho fue solamente el pretexto utilizado para justificar una decisión ya tomada de antemano y por otras razones.

¿Por qué se nos ocultó esta información durante más de medio siglo? ¿Qué otras escandalosas evidencias permanecen bajo llave y cuáles son las intenciones del engaño? Evidentemente, si tales pruebas favorecieran la "versión oficial" de la historia, no sólo no serían hurtadas a la opinión pública, sino difundidas por tierra, mar y aire a fin de justificar la propaganda de la oligarquía transnacional instalada en el poder mundial desde 1945. Hemos de suponer que los documentos clasificados, por miles, desmontan uno a uno los mitos de la "bondad moral" angloamericana o aliada.

Inglaterra y Francia desencadenaron la Segunda Guerra Mundial. La excusa fue Polonia, pero se trataba sólo de una coartada humanitaria, una de las muchas cuya calaña ya conocemos por la experiencia posterior (si la "anterior" al conflicto no fuese más que suficiente). La decisión de atacar a Alemania obedeció a intereses político-económicos imperialistas, no a motivaciones éticas o jurídicas.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
1º de febrero de 2014
 

lunes, enero 27, 2014

La extrema derecha que gobierna el mundo (3). Los Estados Unidos de América
















El territorio que aloja a ese inmundo montón de escoria denominado Wall Street, epicentro de la opresión planetaria, tiene, a diferencia de la oligarquía, ubicación pública en el mapamundi. Una "nación" sin nombre -simple acrónimo empresarial- que configura, incluso por su forma geográfica, algo así como la pista de aterrizaje de la burbuja financiera. La Franja Aérea núm. 1 de la Oceanía de Orwell en la novela 1984. ¿O quizá la número 2Voilà los U.S.A.

“Si ciertos actos de violación de tratados son crímenes, se trata de crímenes, sin importar que los cometan Estados Unidos o Alemania. No estamos preparados para estipular una norma de conducta criminal contra otros que no estemos dispuestos a invocar contra nosotros.”
Robert H. Jackson, fiscal jefe durante los juicios de Nüremberg.
 
 

Estados Unidos constituye el país de la libertad. Cuando nos invade, domina, explota y adoctrina es que somos... libres. !Tal es la opinión de... -¿lo adivinan?- los Estados Unidos! Y quien disienta de una postura tan razonable como ésta deviene, en determinadas circunstancias, "una amenaza para la seguridad nacional", de suerte que puede ser exterminado "de forma sabia y justa" como una alimaña. Carece de derechos. Por definición. Lo dice Locke, filósofo fundacional del liberalismo, padre ideológico de la constitución estadounidense.

Tenemos que aceptar el american way of life o arriesgarnos a morir. Esto vale sobre todo para las naciones, pero también, poco a poco, para los grupos y los individuos.

No se trata de una broma. La historia de los gobernantes usacos (Pío Moa) es una narración consistente en:

a/ genocidios: EXTERMINIO SISTEMÁTICO Y PLANIFICADO DE INDIOS PIELES ROJAS

b/ crímenes contra la humanidad: ESCLAVITUD DE LOS AFRICANOS NEGROS

c/ crímenes contra la paz: AGRESIÓN A MÉXICO Y ANEXIÓN DEL 40% DE SU TERRITORIO

d/ crímenes de guerra: HIROSHIMA / NAGASAKI

Uno tras de otro. !Pero se trata de una mera selección para formar una escalera de color! Podríamos intentar, con éxito, un trio de genocidios, un full de crímenes contra la paz y crímenes contra la humanidad y un repóquer de crímenes de guerra. Cada paso en la construcción de la "gran nación americana" incurre en un delito de lesa humanidad tipificado por el Tribunal de Nüremberg. Pero, ¿quién estableció el Tribunal de Nüremberg? Los Estados Unidos de América, !cómo no!

No lo hicieron solos, cierto. Contaron con la inestimable ayuda de una hermanita de la caridad llamada José Stalin.

Más estupefaciente todavía es el hecho de que todo el mundo "lo sabe" y, sin embargo, "no importa". Pues en cuanto empiece a importarte, tío, te juegas la vida. En estos mismos momentos Estados Unidos tiene intervenidas las comunicaciones en medio planeta (NSA) y puede determinar a placer, mediante el uso de drones, el asesinato de cualquier persona molesta dondequiera que se oculte. El nombre de este dispositivo de opresión resulta harto curioso: "mundo libre". El responsable de tales ejecuciones administrativas a dedo es el presidente del país y, por supuesto, ha recibido el Premio Nobel en justa recompensa.

Un chiste sobre Israel puede ser materia de un delito de "apología del genocidio". La comisión de un genocidio real, verbi gratia, Vietnam, carece de sanción jurídica. El mundo libre es ansí. Cualquier persona normal entiende esto, ¿verdad?

¿Quién, pues, decide la "importancia" de las ofensas raciales, étnicas o humanitarias? Desde luego, no se trata de establecer un baremo "objetivo", sino de una ponderación oligárquica, interesada hasta la obscenidad.

Todos los crímenes de masas perpetrados por EEUU pueden catalogarse entre los peores que la historia recuerda, no obstante la historia ha sido escrita por ese gran productor de historias (propaganda, adoctrinamiento y lobotomización espiritual) que es Hollywood.

Emporio del cine, Hollywood (¿radicado también en EEUU?) tiene un papel decisivo en la calificación de la criminalidad o no criminalidad de un exterminio etnicida o racista cualquiera, de una atrocidad penada por las leyes de la guerra, de una agresión gratuita o expansionista a otro país... Aquéllo decisivo no es el hecho en sí, sino la "relevancia", y tal "caracterización" no se adopta sin permiso de Washington y jamás contra sus intereses.

Estados Unidos es el país criminal por excelencia y, al mismo tiempo, el país impune por excelencia gracias a Hollywood. Es el país que, al crimen y a la impunidad, ha añadido la justificación propagandística de sus tropelías. Las películas estadounidenses son legitimaciones de toda clase de delitos de lesa humanidad, convertidos, siguiendo una extraña lógica de carniceros puritano-corruptos, en actos heroicos.

De ahí el asombroso imaginario cultural y popular que posibilita, por ejemplo, hechos como el siguiente: millones de personas de nacionalidad española, francesa, marroquí -o de cualquier país del mundo- adornan inconscientemente y sin una razón concreta sus atuendos particulares con banderas americanas, es decir, con la bandera de otro país. Esto se considera encomiable, comprensible de suyo, patente como el azul del cielo... Pues, ¿no son los americanos los salvadores del mundo? ¿No son los más valientes, los más listos, los más guapos, los más buenos?

¿Y quien sostiene "eso"? Casualmente, un vez más, los propios americanos.

Cosa que "nos creemos" los no-americanos. Cosa que hemos interiorizado. Cosa que, en vez de indignarnos, aceptamos sin rechistar a pesar de la evidencia contraria de que quien hablare de sí mismo en tales términos debería parecer, al menos, sospechoso de desequilibrio mental y, sin duda, poco fiable desde el punto de vista de la objetividad más básica.

La ropa viene ya diseñada con las barras y estrellas, y uno simplemente se la compra con toda naturalidad. ¿Haría lo  mismo con la bandera de Nigeria o Costa Rica? Por supuesto que no.  Mas la bandera norteamericana, que es la bandera de la ignominia contemporánea sin parangón, ha devenido motivo de ostentación en una sociedad cuya esencia se define, precisamente, por el delito oficial, permitido, encorbatado, premiado incluso con galardones de paz o doctorados honoris causa. Una sociedad, la society, cuyas élites y gobernantes son delincuentes. Un país donde la mafia manda. Un Estado que "es" la mafia porque no tiene una mafia, sino que la mafia lo tiene a él: la mafia incrústase en la más honda raíz del abyecto corpachón de Guachingtón.

Lucir la bandera americana representa empero, en este "mundo al revés" forjado por la oligarquía asesina anglosajona, una garantía de normalidad, de amplitud de miras, de juvenil promesa..., elevada a categoría estética, moda y signo de estatus existencial. Que las barras y estrellas identifiquen de hecho, en el mundo moderno, el exterminio de un pueblo tras otro, la explotación más cruel, las peores atrocidades y las agresiones impunes a otras naciones (una de ellas España, el "fiel aliado" de sus propios verdugos), todo esto es moralmente -que no cognitivamente- ignorado por unas "multitudes" amorfas que han sido enculturadas en el marketing comercial, cinematográfico y político usaco.

La gran victoria de los EEUU no fue, en una palabra, desde el principio, ocultar sus crímenes, ni siquiera negar que fueran crímenes en cierto sentido, sino convencer a todo bicho viviente -pues de lo contrario el bicho aparecía muerto en un plis plas- de que estamos ante crímenes necesarios, "justos", inherentes al progreso y al bien de la humanidad. Una jerigonza no muy distinta al lenguaje estalinista, la otra máquina picadora de carne -por supuesto también exonerada- del proyecto moderno.

Resumen:

"El Estado judío no habría nacido sin la expulsión de 700.000 palestinos. Así pues, había que expulsarlos. No había otra opción que expulsar a la población. (...) Tampoco la gran democracia estadounidense se podría haber creado sin la aniquilación de los indios. Hay casos en que el buen fin general justifica los actos implacables y crueles que se cometen en el curso de la historia."

Benny Morris, historiador israelí

http://web.archive.org/web/20051228175320/www.newleftreview.org/PDFarticles/Spanish/NLR26002.pdf

Sobre la relación entre Estados Unidos e Israel en lo que concierne a las cuestiones abordadas aquí, nos ocuparemos en otra entrada de esta bitácora.




La historia estadounidense como expediente judicial de un criminal en serie

Resumamos en una "escalera de color" el historial delictivo de la nación-delincuente por definición: los Estados Unidos de América.

Los "americanos" (¿?) -es decir, el "pueblo de Dios"- arribaron a América del Norte como inmigrantes y se instalaron en un "territorio ajeno" ya poblado por unos 5 millones de personas, los llamados indios "pieles rojas". ¿Qué ocurrió? Algo inesperado. El Congreso de los Estados Unidos calificó a los autóctonos amerindios de alimañas y autorizó que pudieran ser deportados, saqueados y liquidados.  Dicho y hecho. Los indios pieles rojas se desplazaron paulatinamente, a golpe de caballería, hacia el oeste y casi desaparecieron. Todo un pueblo quedó reducido a unos pocos grupos supervivientes residuales.

Así nace el país de la libertad. Su aparición en el mundo queda tipificada bajo dos de las cláusulas del TMI de Nüremberg: genocidio y crímenes contra la humanidad. El genocidio no prescribe. Los EEUU siguen siendo hoy "culpables" según la ley. Y cada presidente de EEUU, junto a su entera administración, hereda del anterior la "imputabilidad" por dichos delitos de dimensiones cósmicas. Capítulo primero.

EEUU es, empero, el país del genocidio por más razones incluso que las expuestas, a saber: porque está ligado estructuralmente al genocidio. No se trata únicamente de un "hecho del pasado" que convenga olvidar. USA es ante todo un dispositivo extractivo. De suerte que, como brazo armado de la oligarquía transnacional, ha continuado cometiendo, convalidando o participando en genocidios (u otros crímenes de masas) que resultan inseparables de la implementación de sus "intereses", es decir, del modo de vida americano. Esta simple constatación histórica permite presumir, sin exageraciones, que EEUU no representa ninguna garantía de paz. Antes bien, el Pentágono necesita la guerra y el exterminio como el aire que respira para vivir "a su manera". EEUU se prepara para perpetrar nuevas atrocidades en el futuro y constituye, en definitiva, una amenaza universal.

Siguiente capítulo: esclavitud y exterminio de los negros de África.

Habiendo liquidado cristianamente a la población autóctona, Estados Unidos de América, el país del soldado Ryan, tuvo que importar mano de obra esclava para que alguien trabajara en provecho de los "americanos", es decir, para que sus élites oligárquicas pudieran enriquecerse de lo lindo sin tener que agachar el lomo. Por supuesto, el hecho de que Estados Unidos hubiera enarbolado contra Inglaterra la bandera de la libertad no fue impedimento para que privaran de ella a millones de personas y las obligaran a trabajar contra su voluntadUn modus operandi harto democrático y liberal, ¿no les parece?


Además, aquellos desgraciados que se resistían a ser explotados como bestias, sin derechos y a la fuerza, eran asesinados in situ. Así es América. Liberal. More Gabriel Albiac (insaciable felador de la "democracia en armas"). También perecieron por millones los esclavos durante el transporte de un lado al otro del Atlántico, o en los depósitos donde eran amontonados como mercancía hasta la venta, o a lo largo de su breve vida laboral... El tráfico esclavista incluyó a mujeres y niños. Las cifras de víctimas se cuentan por millones.

La constitución americana utilizó todo tipo de trampas lingüísticas orwellianas para hacer compatible el ideario liberista y la comisión sistemática del crimen. En la actualidad las imposturas prosiguen en orden al reconocimiento de la verdad y a las consecuencias jurídicas que derívanse de la misma:

El debate no está cerrado. Sea como sea, la idea de una reparación moral, más que financiera, recibe hoy el asentimiento de un gran número de estadounidenses. La Conferencia Mundial contra el Racismo, celebrada en Durban (Sudáfica) en septiembre de 2001, ha ido en este sentido, reconociendo que la esclavitud fue un crimen contra la humanidad, y expresando el "pesar" de los países que, de una forma u otra, se habían beneficiado de ella. Sin embargo, Estados Unidos se negó a asociarse a la declaración final, oficialmente para no colocar a Israel y al sionismo en situación de acusados... y quizá también para evitar un debate sobre la esclavitud y sus consecuencias en los propios Estados Unidos -con el alivio de muchos estadounidenses, incluidos dirigentes negros que no estaban de acuerdo con esta cuestión- (Marc Ferro, El libro negro del colonialismo, Madrid, La Esfera de los Libros, 2005, p. 158).

Por tanto, ya tenemos dos delitos tipificados por el TMI de Nüremberg que se pueden aplicar a una parte significativa de sus jueces y fiscales: los estadounidenses. Otra parte de dichos "hombres justos" -antinazis- serían los soviéticos, es decir, como sabemos, unos santos. Pero aquí no toca hablar del comunismo y de sus 100 millones de víctimas. Los liberales occidentales ya han reconocido, en buena hora, que sus antiguos aliados contra el demonio Hitler eran unos criminales. El problema de los liberales es que no son capaces de "captar", al parecer, que también ellos tienen las manos manchadas de sangre y que el exterminio forma parte del corazón mismo de la doctrina liberal. Demostraremos esta afirmación en próximas entradas de FILOSOFÍA CRÍTICA.

No se trata precisamente de crímenes de masas de dimensiones medianas o pequeñas, porque difícilmente se detecta, en el mundo moderno, algo equiparable -como no sea bajo el propio comunismo- al genocidio de los indios pieles rojas y la esclavitud de los negros, delitos cometidos ambos por el mismo país y con total impunidad (jurídica, moral, cultural y política) en un plazo de tiempo relativamente breve. O a la vez incluso. Los Estados Unidos de América pretenden, a pesar de ello, seguir dando al mundo lecciones de moralidad democrática. Se contonean chulescamente a guisa de policías planetarios "en defensa de los derechos humanos". Sus "aliados occidentales" les secundan. Pero esta farsa no puede continuar más. ¿Con qué autoridad ejerce Washington tan honroso papel? Por supuesto, quien así cuestione al "país de la libertad" puede ser el siguiente en la lista de alimañas fascistas sacrificadas al bien. El señor policía apesta a mierda pero hay que hacer como si el aire estuviera limpio; él te mira a los ojos y grita:
-!Respira! ¿Eh que huele a rosas?
-!Claro que sí, señor policía! !Hasta pongo mi nariz en su culo!
A esto se llama ser demócrata.  

Tercer Capítulo. Invasión de México. Habiendo exterminado a los autóctonos y forzado esclavos a que trabajaran gratis, matando a la mitad de ellos por el camino, los antepasados de la actual oligarquía decidieron ampliar su territorio mediante el reparto de confeti. Delante tenían a un Estado soberano que no les había dicho ni mu. Pero los USA apelaron a algo tan racional como un "destino manifiesto", una vieja costumbre oriunda de los tiempos de Jericó. Consideró YHWH que anexionarse el 40% del territorio mexicano era perfectamente coherente con los ideales democráticos, la libertad, la salvación del alma y bla, bla, bla. !Y lo era! Así que los americanos invadieron México y hasta el autor de Das Kapital aplaudió en esta ocasión a los yanquees. A fin de cuentas, los mejicanos eran unos españoles perezosos (los dueños de esclavos, como los actuales "inversores", eran muy trabajadores, tanto que preferían que otros trabajaran para ellos). Esta invasión pura y simple de una nación independiente parecía que iba en la dirección correcta del progreso. Marx dixit.

Estados Unidos continuó en adelante invadiendo países. El siguiente fue España. Para ello simuló un ataque español a un barco de guerra usaco -el acorazado "Maine"- atracado en el puerto de La Habana. Previamente los oligarcas dieron permiso a la oficialidad blanca, pero los negros que había en el navío no importaban, así que los sacrificaron adrede sin pestañear. Un buen 11-S que terminó con la masacre de la flota española. Ya se sabe, la "justicia infinita" de Bush tiene también estas cosillas.

Así que quedan ya computados tres delitos tipificados por el TMI de Nüremberg: genocidio, crímenes contra la humanidad  (en dos ocasiones) y crímenes contra la paz (en otras dos ocasiones).

!Y apenas hemos llegado al siglo XX!

En unos cien años, EEUU vulneró la legislación de Nüremberg en cinco ocasiones por lo menos. A mediados del siglo XIX, Washington estaba perpetrando dos "crímenes de masas" de manera simultánea. Comerse un par de naciones fue cosita de nada, algo así como el postre secular antes del eructito Rothschild de 1913 (fecha de fundación de la Reserva Federal).

No había, en efecto, ninguna razón "democrática", ni la más pequeña e insignificante coartada moral o jurídica, que justificara la anexión de México y el ataque a España, entre otras decenas de fechorías similares. Por ello las élites yanquees se las inventaron con todo el descaro e inauguraron de este modo el hábito de mentir que las caracteriza hasta la bochornosa comedia de las armas químicas de Saddam Hussein.

Nos falta, para la colección de la galería del horror impune, el peor crimen de guerra de la historia. Así que me saltaré otros genocidios, crímenes contra la humanidad y crímenes contra la paz (desde Filipinas a Vietnam o Iraq), que se suman al debe anterior, y les recordaré a los orgullosos antifascistas "liberales" que no existe, según la legislación de Nüremberg (en el imposible supuesto de que se aplicara de forma honesta), ningún crimen de guerra comparable a las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Se eligió como ofrenda para el holocausto a la población civil japonesa con el fin de ahorrar vidas de soldados americanos, un argumento sencillamente vergonzoso e irracional desde el punto de vista de la legislación de Ginebra (y desde el punto de vista de cualquier reflexión ética, código moral o mero sentido común). Además, las autoridades americanas mintieron incluso en eso, porque el Japón estaba dispuesto ya a rendirse y el uso de la bomba atómica sólo tenía una finalidad política y propagandística: "advertir" a la URSS y demostrar ante los pequeños desafectos el invencible poder del amigo americano. Politiquilla de matón perdonavidas. Los niños japoneses inocentes que perecieron en esa liturgia sacrificial del "pueblo de Dios" (=la oligarquía) fueron objeto de la tecnología de exterminio más sofisticada de la historia. Todavía nadie ha sido capaz de explicarme por qué los EEUU, si pretendían intimidar a sus adversarios, reales o imaginarios, de Moscú, no lanzaron la bomba sobre una isla desierta y fotografiaron sus devastadores efectos. Sigo sin comprender el motivo por el cual había que masacrar a las familias niponas de esa manera tan horrorosa. Y encima una bomba de propina. ¿Por qué, en efecto, Nagasaki suponiendo que cualesquiera de las excusas para Hiroshima fueran válidas? El simple dato "Nagasaki" refuta todos los atenuantes o justificaciones imaginables por nadie que no sea un imbécil o un auténtico sinvergüenza (por ejemplo, Arcadi Espada). La única respuesta a la pregunta que interroga por el Gran Cabrón de Wall Street es que los EEUU estaban actuando como siempre habían actuado desde que una perra los parió por el culo. Nagasaki representaba a la sazón la culminación del proyecto que comenzó (¿comenzó?) con el genocidio de los indios pieles rojas, prosiguió con la esclavitud negra y continuará a sangre y fuego en cuantos lugares la oligarquía tope con alguna resistencia a sus negocios de salvación económico-teológicos. Proyecto que, subrayémoslo una vez más, sigue ahí diseñando la próxima atrocidad en cabezas de tarados bíblicos que se consideran "escogidos por Dios". Y, en fin, con el nuevo caso en el expediente del criminal universal, aparecerá oportunamente el discurso "humanitario y democrático" que legitime ante el mundo la grandeza de la causa y, por el contrario, singularidad de Auschwitz. Amén.


Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
27 de enero de 2014


Hundimiento de la flota española tras la agresión estadounidense a mi patria. Rajoy olvida, yo no. En memoria de los marineros hispánicos caídos en un inútil y heroico sacrificio. 
 

DOCUMENTACIÓN ANEXA
 
 
Estados Unidos intenta desatar una tercera guerra mundial con Rusia y China y solo sus propios aliados la podrían evitar, según opinión del periodista y analista político Paul Craig Roberts.
“El cambio de la doctrina militar del país, elevándose el estatus de sus armas nucleares desde el de disuasión y represalia al de ataques preventivos, la construcción de bases antimisiles cerca de las fronteras rusas, así como la militarización de las nuevas tecnologías por parte de EE.UU. dejan claro al Gobierno ruso que Washington está preparando un primer ataque contra Rusia”, contó el experto en un artículo publicado por el portal Global Research.
Para no limitarse solo a Rusia, el Gobierno de Obama encontró otro enemigo: China. Washington declaró el mar de China Meridional como una “zona de interés para la seguridad de EE.UU.”.
“Es igual que si China declarara el golfo de México una zona de interés para su seguridad”, comentó el experto, subsecretario del Tesoro del Gobierno de Ronald Reagan. EE.UU. declaró la transferencia del foco estratégico a Asia, lo que supone que el 60% de la Armada estadounidense se desplace hacia la zona de influencia de China.

Simultáneamente, Washington no escatima recursos para mantener bases navales y aéreas en las Filipinas, Corea del Sur, Vietnam, Australia y Tailandia.
Además se ha alineado con los rivales de China en lo que se refiere a varias islas y zonas aéreas disputadas.
“La actitud militar agresiva de Washington hacia Rusia y China indica una extrema confianza en sí mismo, lo que habitualmente lleva a una guerra”, recalcó Roberts.
Si queda alguien para escribir la historia, el régimen de Obama será recordado como régimen que resucitó la Guerra Fría, para cuya finalización se esforzó tanto el expresidente Reagan, y la convirtió en una guerra abierta. A esto se suman sus insinuaciones sobre una amenaza potencial de que Irán obtenga armas nucleares y las afirmaciones de que un ataque preventivo es indispensable ahora mismo.
Pese al cumplimiento por parte de Irán de las condiciones del acuerdo internacional destinado a resolver la crisis sobre el programa nuclear iraní, EE.UU. sigue agravando la situación al aprobar nuevas sanciones contra la república islámica.
“Si queda alguien para escribir la historia, el régimen de Obama será recordado como régimen que resucitó la Guerra Fría, para cuya finalización se esforzó tanto el expresidente Reagan, y la convirtió en una guerra abierta”, dijo Roberts.
El analista subrayó que los ciudadanos estadounidenses tienen poca, si es que tienen realmente alguna, influencia sobre su Gobierno o comprensión de sus planes.
“Además no existe una oposición organizada que podría representar a los ciudadanos que quieran protestar contra la vía que conduce hacia una guerra mundial“, afirmó. Por eso el analista basa su esperanza en los “títeres” europeos y asiáticos de EE.UU., que se arriesgan sin ningún fin, excepto el de favorecer la hegemonía mundial de EE.UU.
Cree que Alemania podría salvar al mundo de una guerra sirviendo, a la vez, a sus propios intereses.
“Lo único que debe hacer Alemania es salir de la UE y de la OTAN. La alianza se desplomaría y su caída acabaría con la ambición hegemónica de Washington”, explicó