en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

lunes, febrero 17, 2014

El descarado racismo de la extrema derecha judía























“Los goyim (no judíos) nacieron sólo para servirnos. Sin eso, no tienen lugar en el mundo, sólo servir al pueblo de Israel”.

(Ovadia Yosef, supremo rabino sefardí) 

 
A pesar de las escandalosas declaraciones de Ovadia Yosef y del carácter "antisemita" (¿?) de las mismas -¿antisemita en qué sentido, cuando proclaman la supremacía del "pueblo elegido"?- no hubo condena, sino sólo tibia discrepancia, por parte del gobierno israelí. Era de esperar. Pero incluso la ADL, la famosísima liga antidifamación, admitió el hecho.

En cambio SOS Racismo, el Movimiento Contra la Intolerancia, los diarios de derecha "El Mundo", "ABC", "La Razón" callaron... El lobby sionista catalán, con Pilar Rahola a la cabeza, miró hacia otro lado. Los intelectuales filosionistas Arcadi Espada, Gabriel Albiac, Federico Jiménez Losantos y Jon Juaristi permanecieron también mudos. 


Era, empero, el momento de reflexionar y sincerarse como la persona decente que uno pretende ser. Se impuso la cobardía, la deshonestidad intelectual, el fraude, el oportunismo, my business, que dice Adrián Escudero: todos esos verdaderos reyes secretos de occidente; un mundo repleto de "críticos de Hitler" -tendríamos que haberlos visto bajo el Tercer Reich, ¿cuántos de ellos hubieran osado a la sazón declararse antifascistas?- donde casi nadie parpadea ante la injusticia perpetrada a los otros cuando corre el riesgo de sufrir el más pequeño descalabro en la nómina. No digamos ya si de arriesgar la vida se tratara.

Ovadia Yosef no inventó alegremente tales "opiniones". Desde hace siglos presuntos "antisemitas" por centenares -y de la más noble estirpe intelectual- han sostenido que en los libros sagrados de la religión judaica detéctanse pruebas aplastantes y poco anecdóticas de racismo, apología del genocidio, sexismo (entre otras delicatessen). ¿Se podrá debatir libre y racionalmente sobre el asunto a fin de determinar qué sea la verdad? ¿Perseguirán los fiscales del odio españoles las proclamas e ideas xenófobas de la extrema derecha sionista o sólo las que convenga a los oligarcas de la alta finanza transnacional? ¿Valdrán algún día lo mismo todas las víctimas en cuanto tales? ¿Se juzgarán los delitos de lesa humanidad por igual, sin dobles raseros? 
Mucho nos tememos que no. Antes bien, el antifascismo, esa ideología no ya útil sino actualmente imprescindible a los efectos de legitimar el poder oligárquico, seguirá endureciendo sus medidas de represión para enmudecer a aquéllos que no aceptaremos jamás distintas varas de medir en materia de derechos fundamentales; que, después de lo que sabemos y de aquello que hemos conocido de primera mano en las cárceles de la democracia, ya no podemos "creernos" el relato histórico de quienes han cometido tantos exterminios impunes y mentido en tantas ocasiones sobre temas de magnitud cósmica, como el gulag o la Nakba.

No podemos callar. Es un deber enfrentarse a esta criminal impostura. El derrocamiento de la oligarquía ha devenido imperativo inseparable del cuestionamiento de la historia contemporánea. No se trata sólo de una exigencia científica y filosófica, que también, sino de una cuestión política democrática de primera magnitud. Nos va la vida en ello.


Pero grito en el desierto.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
31 de octubre de 2013
























DOCUMENTACIÓN ANEXA

http://www.adl.org/press-center/press-releases/miscellaneous/adl-expresses-condolences-rabbi-ovadia-yosef.html

http://espanaisrael.blogspot.com.es/2010/10/el-rabino-ovadia-yosef-dijo-que-los.html

El rabino Ovadia Yosef dijo que los gentiles nacieron para servir a los judíos


Fuente: EFE y Aurora.

La organización judía denominada Liga Antidifamación (ADL, en sus siglas en inglés) ha denunciado que el destacado rabino Ovadia Yosef fomentó el "odio" al decir que los no judíos sólo existen para servir a los judíos y compararlos con los burros.

La Liga asegura que las palabras de Yosef, líder espiritual del partido ultraortodoxo sefardí Shas, "contribuyen a crear una atmósfera de odio y una tendencia global de intolerancia", y recuerda que "tienen eco mucho más allá de los muros de su congregación".

"En un mundo donde son frecuentes la intolerancia y los prejuicios, tiene especial importancia que los líderes religiosos usen su influencia para enseñar respeto y aceptación", en vez de "usar sus podios para predicar ideas tan llenas de odio y divisoras", se afirma en el texto.

En su discurso semanal del sábado por la noche, que se transmite vía satélite a las comunidades judías en todo el mundo, Yosef dijo que "los gentiles nacieron sólo para servirnos. Si no, no tendrían lugar en el mundo, sólo servir al pueblo de Israel".

"¿Para qué sirven los gentiles? Trabajarán, ararán las tierras y recogerán los frutos. Nosotros nos sentaremos como un efendi (título honorífico entre los turcos equivalente a 'señor') y comeremos", prosiguió el líder religioso integrista.

"Dios dará longevidad a los gentiles. ¿Por qué? Imaginad que se muere el burro de alguien, perdería su dinero", añadió el rabino, que tiene influencia en el Ejecutivo a través del partido sefardí Shas, miembro de la coalición gubernamental que lidera Binyamín Netanyahu.

Nacido en Bagdad en 1920, Yosef fue rabino jefe de Israel, fundó el partido Shas y sus palabras son dogma para cientos de miles de judíos ortodoxos de origen sefardí.

Considerado uno de los rabinos más experimentados y profundos en la interpretación de los textos sagrados judíos, Yosef es también conocido por sus polémicos y ofensivos comentarios hacia árabes, judíos seculares, mujeres y homosexuales.

El pasado agosto, en su sermón de celebración del año nuevo judío señaló que "Abu Mazen (el presidente palestino, Mahmud Abás) y todos estos malvados desaparecerán de la faz de la tierra. Que Dios los castigue con la peste, a ellos y a todos estos palestinos".

En 2009, al referirse a un grupo de mujeres reformistas, lamentó que haya "mujeres estúpidas que van al Kotel o Muro occidental (popularizado como Muro de los Lamentos), se ponen el talit (manto sagrado) y rezan. Son unas desviadas que... deben ser condenadas".

Un año antes tildó a los profesores seculares en Israel de "burros" que enseñan "toda una serie de sinsentidos sobre las naciones del mundo".

En 2007 despertó la ira de gran parte de la sociedad al decir que el enfrentamiento que mantuvo un año antes el Ejército del país con el grupo libanés Hezbollah habían muerto únicamente los soldados judíos que "no cumplieron con los preceptos religiosos".

En 2005 el ex gran rabino sostuvo que el huracán Katrina, que devastó el sur de EEUU, fue un castigo divino al entonces presidente de EEUU, George W. Bush, por haber apoyado el plan unilateral de evacuación israelí de la franja de Gaza.

En 2001 declaró en otro sermón que Dios "debería aniquilar a los árabes" porque son "demonios".



http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Mundo_Judio/32582/

* * *

Mi vergüenza ajena
Por Guido Maisuls

Sentir vergüenza ajena es vivenciar concientemente ese peculiar sentimiento humano de deshonor o de deshonra de los otros.

Estoy completamente inmerso en un absoluto estado de indignación hacia el Rabino Ovadia Yosef. Con una profunda sensación de estupor, repugnancia y tristeza he leído su discurso semanal del sábado por la noche, que se transmite vía satélite a las comunidades judías en todo el mundo.

Conceptos hacia mis hermanos gentiles (*) que sólo ayudan a incrementar el odio, la intolerancia y la violencia en un mundo que ya está hastiado de estas lacras, conceptos que no son fáciles de reproducir porque esa vergüenza ajena no me lo permite realizar.

Desde el fondo de mi alma judía declaro mi mas ferviente repudio a esas espantosas palabras que al sembrar gratuitamente el odio y la discordia en el mundo, producen tanto daño espiritual a mis hermanos gentiles, a mi pueblo judío y a los más elementales valores humanos.

De esa gran consternación y vergüenza ajena que me invade, emerge en mi una gran necesidad moral y un tremendo desafío emocional que superan mis limitadas aptitudes culturales e intelectuales.

¿Cómo explicarle a mis amigos gentiles de mi infancia con los que compartimos juegos, alegrías y el descubrimiento de un mundo nuevo?

¿Qué decirles a mis compañeros gentiles de mis años adolescentes con quienes soñábamos tantas ilusiones, emociones e inquietudes juveniles?

¿Qué expresarles a mis hermanos de la Universidad con los que proyectábamos la reconstrucción de una humanidad diferente, idealista y más perfecta el hombre nuevo?

¿Qué manifestarles a mi actuales amigos gentiles del mundo, del ayer y del hoy?

Y a mi noble y generoso amigo árabe musulmán e israelí que tuvo la generosidad y la paciencia de enseñarme el hebreo técnico de laboratorio en mis primeros pasos laborales en Israel.

Y a todos esos seres humanos ejemplares que tienen un alma grande y abierta para poder compartir, comprender, solidarizarse y también disentir con mis Cartas desde Israel.

Y a Alejandro Magno, el emperador de Macedonia que en el año 332 antes de la era común, conquistó al imperio persa y le otorgó a los judíos una mayor autonomía política, económica y religiosa en la Tierra de Israel.

Y al rey Ciro de Persia que en el 536 antes de la era común decretó el Edicto del Retorno que permitió a los judíos retornar de su cautiverio en Babilonia a la Tierra de Israel, reconstruir el segundo templo en Jerusalem.

Y a Emile Zola, el escritor francés que envía una carta abierta al presidente Faure desde el diario L'Aurore el 13 de enero de 1898 bajo el título de J'Acusse (Yo Acuso) convencido de la inocencia del capitán Alfred Dreyfus, de ascendencia judía y victima de una falsa acusación de traición a la patria.

Y a Raoul Wallenberg, un diplomático sueco que en las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial, trabajó incansablemente y corrió grandes riesgos para salvar a alrededor de 100.000 judíos húngaros del Holocausto.

Y a Oskar Schindler, un industrial y hombre de negocios alemán que salvó a unos 1.200 judíos polacos del Holocausto Nazi, contratándolos para su fábrica de artículos para la Wehrmacht situada en la actual Polonia. Gracias a su firme determinación y a su habilidad personal, pudo proteger a los judíos de su fábrica y salvarlos de morir en los campos de exterminio.

Y a Irena Sendler, una enfermera polaca que durante la segunda Guerra Mundial, salvó a más de dos mil quinientos niños judíos arriesgando seriamente su vida.

Y a Karol Wojtyla (el Papa Juan Pablo II) que en el año 2000 desde el Muro de los Lamentos, pidió humildemente perdón por los horrores que los malos cristianos produjeron al pueblo judío, construyendo un hermoso puente de diálogo y unión entre la Iglesia Católica y sus "Hermanos Mayores en la Fe".

Y a los cristianos Evangélicos por Israel. Ese ejemplo del sionismo cristiano del mundo que se erige en el gran apoyo estratégico al Estado de Israel y a las comunidades judías del mundo.

Y a la periodista, escritora y ex parlamentaria cristiana catalana, Pilar Rahola, quien se ha elevado en occidente como paladín de los derechos humanos con su firme y valiente voz contra la retrógrada intolerancia judeofóbica y el islamofacismo.

Y al periodista, escritor y analista político libanés George Chaya (cristiano maronita) que viene desarrollando una gigantesca tarea de justo, honesto y lúcido esclarecimiento del acontecer en este complejo y sufriente medio oriente.

Y a Pedro Gómez-Valadés, un militante vigués del Bloque Nacionalista Gallego-BNG, que fue expulsado de ese partido por presidir la Asociación de Amistad Galicia-Israel/AGAI, que promueve la amistad entre gallegos e israelíes.

Y a todos mis hermanos gentiles, a los actuales y a los de todas las épocas, a aquellos que me dieron su amistad, me ayudaron a crecer y a comprender que otros mundos también son posibles.

Y a todos aquellos hermanos gentiles cuyos nombres huyen involuntariamente de mi limitada memoria.

¿Cómo explicarles a todos ustedes que nuestros hermanos gentiles no nacieron para servir a nadie, por la sencilla razón de que son seres humanos hechos a imagen y semejanza de Dios, porque son nuestros hermanos?

Me consuelan las sabias palabras de nuestro maestro, Rabi Akiva:

"Ama a tu prójimo como a ti mismo"
(Vaikra 19:18)

"Amado es el ser humano, pues fue creado a imagen de Dios…"
(Mishna Avot 3:14)


(*) Gentil. (Del lat. gentilis). adj. Entre los judíos, se dice de la persona o comunidad que profesa otra religión. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

Guido Maisuls
Kiriat Bialik, Israel, IL
http://cartasdesdeisrael.blogspot.com/

Para saber más sobre el fanático ultraortodoxo Ovadia Yosef:


http://es.wikipedia.org/wiki/Ovadia_Yosef

* * *

Declaraciones polémicas de Ovadia Yosef sobre los palestinos



A sus 89 años, el rabino Ovadia Yosef no es un rabino cualquiera. Es el venerado líder espiritual de la tercera fuerza política de Israel, el partido religioso ortodoxo Shas, pilar fundamental del Gobierno de coalición de Benjamin Netanyahu. De ahí la furia con la que EE.UU ha condenado por “incendiario” y “profundamente ofensivo” el violento sermón que Ovadia pronunció el sábado deseando la muerte de todos los palestinos. Y es que, a pocos días de que Barak Obama reúna el jueves en Washington a las partes para iniciar unas negociaciones directas de paz suspendidas hace 20 meses ya de por sí frágiles y forzadas, cunde el temor a que cualquier tropiezo pueda conducir al descarrilamiento.

Las palabras del religioso eran difundidas por Israel Radio. “Que todos los malvados que odian a Israel, como Abu Mazen –decía, en referencia al presidente palestino, Mahmmud Abbás- y todos los palestinos desaparezcan de la Tierra, que la peste les azote”. Desde las filas de la OLP, la reacción no se hacía esperar, y acusaban al rabino de “incitación al genocidio”, mientras el negociador jefe palestino, Saeb Erekat, ha denunciado que se trata de un llamamiento al asesinato. Con la misma rapidez, el primer ministro judío se distanciaba de la inoportuna proclama de Ovadia aclarando mediante comunicación oficial que el polémico sermón “no representa las posturas” del Ejecutivo Israelí, ni de su jefe.

Tachado como un “viejo bobo”, -expresión del diputado Yosep Lapid-, señalado por otros por sus “problemas de senilidad”, -como apuntó el rabino Daniel Goldman-, el maestro Ovadia Yosef es conocido por sus despreciativos comentarios contra los árabes, los liberales, los judíos seculares, las mujeres y los gays. Sus mensajes son axioma para sus miles de seguidores. Ayer, uno de ellos, el parlamentario Nissim Zeev, intentaba justificar que, en realidad, lo único que había hecho el sábado era citar al Talmud en su aspiración de que Dios haga desaparecer a los enemigos de Israel a favor de la paz.


Fuente:

http://www.abc.es/20100831/internacional/palestinos-desaparezcan-201008302320.html

 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Al parecer los miembros del pueblo elegido por su dios no se recatan de aparecer en público como grupo de presión para que el Rey de Jerusalem legalice la instalacion de EuroVega, emporio de juego de azar y otros entretenimientos
http://tradiciondigital.es/2013/11/07/el-rey-recibe-a-los-judios-mas-ricos-del-planeta-noticia-del-el-mundo-7-112013-pag-18/
Nota_ Es sabido que uno de los títulos honorificos de Le Roi es el de Rey de Jerusalem, lo cual se supone que es un mérito indiscutible

Hiroshima dijo...

Un tópico del que apenas se discute, es el de la agresión hostil que debes soportar, si te atreves a tratar sobre ciertas sensibilidades judías. No hablo de la racionalización sofisticada que puedas encontrar en los medios informativos principales, o de las tácticas difamatorias de organizaciones como la ADL o la SPLC. No, estoy hablando de agresiones personales. Hay algo absolutamente primario en ello.

A los judíos norteamericanos se les entrena desde la infancia a interactuar con los no judíos con engaño y de forma arrogante, coordinados unos con otros, para destruir emocionalmente a los Gentiles y a los críticos de Israel, así como adicionalmente destruir sus carreras e interferir en sus relaciones sociales. Realmente esto es algo deliberado, malvado, es un comportamiento planeado y motivado por una furia narcisista farisaica.

El problema es que a los Gentiles se les enseña a través de la presión y violencia emocional ejercida por los medios de comunicación y el sistema educativo a ser muy sensibles al sufrimiento judío, así cuando un sionista se indigna porque un gentil cuestiona su visión del mundo, el gentil debe entonces luchar contra su propio ser en una dura batalla con su “judío interior” que le hace sentir inadecuado e intimidado. Pero al judío no le importa si hiere a otros. A los judíos solo les preocupa lo que es bueno para los judíos.

Si mencionas cortar el dinero a Israel o si mencionas el posible compromiso de vivir con los palestinos como iguales en un solo estado, se enfurecen y empiezan a usar tácticas intimidatorias, a menos que tengan alguna razón para temerte, en cuyo caso te evitan y te denuncian a las autoridades, intentan que te arresten o intentan destruir tu carrera o tu estatus social mediante la calumnia.

Todos los sionistas creen en el mito de los “1000 años de sufrimiento judío” y creen que el mundo les debe una compensación por el sufrimiento “único” de sus antepasados. Es un punto de vista loco y criminal. Resuelven sus contradicciones entre sus creencias de que son los tipos buenos y lo que realmente les están haciendo a sus vecinos, tanto en Oriente Medio como en los EEUU, desarrollando problemas de salud mental. Muchos sionistas son esquizofrénicos funcionales.

Estas tácticas no se restringen solo a los críticos del sionismo. Rápidamente uno se da cuenta que la reivindicación de la legitimidad de la identidad blanca y sus intereses produce un aluvión de hostilidad. Esto a pesar del hecho que todo el espectro político judío apoya fuertemente el sionismo racial.

Los medios de comunicación constantemente presentan imágenes del sufrimiento judío (hay un exceso de películas sobre el Holocausto). Pero los medios ignoran otras situaciones, como por ejemplo las primeras décadas de la URSS y ahora en el Gran Israel, donde los judíos han infligido un sufrimiento horrible.

Es estremecedor leer el libro de E. Michael Jones “El espíritu revolucionario judío”. Su relato de violencia judía ejercida contra los no judíos en el mundo antiguo, particularmente la persecución de Cristianos mucho antes de que los Cristianos tuvieran ninguna influencia en la política de Roma. Las quejas de los Cristianos sobre los judíos no eran estereotipos basados en la memoria histórica, sino que surgían de la experiencia directa.

Los no-judíos absorben las imágenes de los medios y se sienten culpables e intimidados emocionalmente. Acaban identificándose con el agresor como una esposa maltratada. Los no-judíos siguen a su “judío interior” porque han internalizado las imágenes del sufrimiento judío. Por tanto ayudan y justifican la brutalidad y agresión judía.

Hiroshima dijo...

Los no judíos que persisten en criticar a la comunidad judía organizada son amenazados con perder su fuente de ingresos y acabar en el ostracismo social. La comunidad organizada judía no cree en la libertad de expresión. Es importante recordar que cuando los judíos dominaban en la URSS en las primeras décadas de la revolución, el gobierno controlaba los medios de comunicación, se prohibió por ley el antisemitismo, hubo asesinatos masivos de Cristianos y se destruyeron iglesias Cristianas e instituciones religiosas.

La gente honesta acaba dándose cuenta de que cuando se trata de cuestiones críticas como Israel o la América multicultural, las divisiones entre los judíos son una ilusión. Como dice Joachim Martillo, marido de Friedemann, “los Judíos que quieren ser seres humanos decentes no tienen otra opción que renunciar a ser judío y servir a la lucha antisionista ya.”

ENSPO dijo...

Nosotros no creemos que los judíos deban dejar de ser judíos. Ni siquiera que deban dejar de ser nacionalistas judíos. ¿Por qué? El problema es el racismo supremacista judío de extrema derecha, el nacionalismo radical judío, y otro tanto cabe decir de todas las ideas equivalentes que se detecten en el resto de pueblos, culturas, estados, países y nacionalismos. Autores como Finkelstein, Pappé, Shahak, John Sack, Brenner, Bauman, entre muchos otros, son una prueba viviente de honestidad intelectual y moral, cada cual con sus limitaciones, por supuesto, como todos los mortales, pero en cualquier caso no han dejado de ser judíos. No se les puede negar a los judíos amor a su pueblo y la validez de ese sentimiento. Que el nacionalismo radical judío intente dominarlo "todo", digamos que es una característica de los nacionalismos radicales por definición: el etnocentrismo. Nadie le reprocha al imperio romano que intentara dominar el mundo y, en parte, lo lograra. Aquí reivindicamos un nacionalismo revolucionario que parte del respeto a todos los pueblos y naciones. También del pueblo y la nación judía. En cualquier caso, NOSOTROS lucharemos para que no nos sometan, ya sean judíos o chinos quienes pretendan hacerlo, tenemos ese derecho. La cuestión es entonces si a un supremacismo racial de otro signo (gentil, por ejemplo) no se le podrían hacer los mismos reproches morales y políticos que a la extrema derecha judía.