en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

martes, abril 03, 2012

!Genocidas al paredón!

Os digo que si éstos callan gritarán las piedras.


ELEMENTOS PARA UN PROGRAMA DE EMERGENCIA NACIONAL

A continuación esbozamos algunas de las líneas maestras que se presentarán ante los órganos del partido, para ser aprobadas, como documento provisional de medidas políticas de urgencia. Preténdese afrontar con ellas la situación de crisis que atraviesa nuestro país. Evidentemente, dichas medidas no agotan todos los capítulos de una virtual Declaración Programática de la INTRA y, además, ostentan en algunos casos un carácter meramente coyuntural. Ahora bien, a tenor de las terribles circunstancias históricas que a todos nos afectan, consideramos nuestro deber coger el toro por los cuernos, como se dice en España, y explicarles a los ciudadanos cuál es, a nuestro entender, el único camino para superar la presente debacle nacional y, sobre todo, para evitar que vuelva a repetirse este auténtico expolio de la población con que se ha saldado la hegemonía del capital financiero a escala planetaria.

Los políticos profesionales están promoviendo medidas de austeridad que, en algunos casos, podrían resultar necesarias, pero que pasan por alto aquéllo que constituye la percepción común de casi todos los ciudadanos de este país afectados por la crisis: la propia responsabilidad del estamento político en el desencadenamiento del desastre. Por este motivo, entendemos que los políticos actuales, que han tenido la oportunidad de manifestar ante el pueblo una voluntad de cambio radical aboliendo sus vergonzantes privilegios estamentales, en lugar de ello han apelado a la teoría del "chocolate del loro" para continuar saqueando el erario público y disfrutar de prebendas que constituyen un insulto para los millones de familias desahuciadas y sin trabajo que ellos mismos, por activa o por pasiva, han arrastrado a la ruina. Los políticos no entienden, ni quieren entender, que con la abolición de sus bochornosas bicocas y corruptelas no se plantea sólo una cuestión cuantitativa, sino ante todo una exigencia cívica y política, cuando no moral. Pero sus oídos sordos al clamor popular van a desencadenar, tarde o temprano, la violencia civil. A fin de evitarla conviene canalizar este legítimo odio de la ciudadanía a los actuales políticos parlamentarios e institucionales -sin excepción- mediante cauces legales y pacíficos de depuración democrática.

En consecuencia, entendemos que el entero estamento político actual debe abandonar sus cargos, por las buenas o por las malas. Los políticos que renuncien, serán respetados a título individual. A los que se nieguen a dimitir, propondremos que sean procesados penalmente y, llegado el caso, multados, inhabilitados y encarcelados. Visto que, desde el punto de vista legal, no pueden aplicarse normas restrictivas de derechos con carácter retroactivo (aunque así se hizo en Nüremberg con los nazis), se juzgará a los politicastros corruptos de esta "democracia" oligárquica de acuerdo con la legislación vigente en materia de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Dichas leyes no prescriben nunca y, ya sea por responsabilidad directa, ya por omisión del deber de perseguir delitos, colaboración después del hecho, banalización o ensalzamiento, todos los políticos de la fenecida monarquía española pueden ser imputados según las mismas normas que ellos han venido aplicando a los nazis a lo largo de décadas desde el final de la Segunda Guerra Mundial.



Una vez abierta esta Causa General y un macrojuicio -así como una serie de juicios menores- que se celebrará en la capital del Estado, la INTRA propone reformar la ley de partidos políticos a fin de impulsar la democratización de los mismos y su control por parte de las bases. De esta reforma debe surgir una nueva generación de representantes parlamentarios, siendo así que la intención de la INTRA no es establecer una dictadura, sino lograr, mediante hercúleo esfuerzo ciudadano, que la democracia parlamentaria y el Estado de Derecho -entendido como imperio de la ley- funcionen de verdad.

En este sentido, esbózanse las siguientes directrices generales:

Abolición de todos los privilegios de que se ha aprovechado abusivamente el estamento político corrupto: dietas, tarjetas de crédito a cargo del contribuyente, coches oficiales, jubilaciones de oro, dobles y triples fuentes de ingresos, tráfico de influencias, nombramiento discrecional de ayudantes y asesores, impunidad del absentismo laboral...

Introducción en el código penal del tipo penal de "corrupción política", en virtud del cual se pueda procesar a los políticos profesionales que utilicen su cargo para el tráfico de influencias y los negocios ilegales, de manera que no sean sólo sus cómplices y subordinados quienes entren en la cárcel, sino los auténticos responsables beneficiarios de la corrupción, a saber, los máximos dirigentes de los partidos políticos del sistema monárquico español.

Abolición de la potestad de indulto cuando pueda beneficiar a políticos, banqueros, altos cargos y funcionarios corruptos. La ley de indulto sólo se aplicará a ciudadanos imputados por delitos comunes y únicamente cuando existan motivos humanitarios que lo justifiquen.

Independización del poder judicial. Los altos cargos de la judicatura y sus órganos disciplinarios reguladores, así como la fiscalía, serán provistos por elección popular. El ejercicio de la profesión jurídica inhabilitará para la política y, a la inversa, el de la política para profesión jurídica.

Los políticos profesionales retirados de la actividad pública no podrán entrar a formar parte de empresas, consejos de administración o enteros ámbitos de negocio con los que hayan tenido la más mínima relación durante el ejercicio de su cargo.

El régimen retributivo de los políticos profesionales no podrá jamás, en ningún lugar o institución, ser fijado discrecionalmente por los propios interesados, sino que la constitución, refrendada por todos los ciudadanos, y una ley orgánica, fijará los límites estructurales de dicho régimen, en correlación con el salario mínimo interprofesional, así como los mecanismos objetivos de actualización.


Medidas adicionales de recorte y ahorro

Abolición, vía referéndum, de la Monarquía, abdicación del rey y, por ende, derribo de la Casa Real. El Estado Hispánico se constituirá como República Hispánica del Trabajo bajo un régimen presidencialista.

Abolición del Senado.

Abolición de las Comunidades Autónomas.

Abolición de los organismos locales, comarcales y municipales que generen duplicidades administrativas.

Abolición de las leyes reguladoras del régimen municipal que han hecho posible la corrupción y el despilfarro en este ámbito crucial de la vida pública.

Abolición de las subvenciones públicas a partidos políticos, sindicatos y corporaciones patronales.

Abolición de la institución del liberado sindical y de las juntas de personal. Reforma de la ley de libertad sindical a fin de poner las organizaciones sindicales bajo el control de las asambleas de trabajadores.

Abolición de las subvenciones a ONGs, asociaciones y demás entidades privadas parasitarias del erario público.

Abolición de toda la red de organismos, empresas mixtas y concertadas, institutos y otras entidades que, a caballo entre lo público y lo privado, han venido sirviendo para colocar a los miembros de la oligarquía o a sus familiares, amigos y correligionarios, adjudicándoles cargos totalmente innecesarios y altamente retribuidos en detrimento del erario público.

Abolición de la normativa vigente sobre nombramiento de altos cargos y asesores. Dichos puestos serán ocupados por funcionarios mediante concursos públicos de selección y promoción del personal regidos por criterios objetivos de mérito y capacidad.

Reforma de las leyes que regulan el acceso a la función pública a fin de garantizar la imparcialidad, actualmente harto dudosa, de los órganos de selección.

Restauración de la figura del funcionario público como garante de la ley. El funcionario no dispone de una plaza fija, ganada por oposición, debido al puro capricho del legislador. La persecución (acoso laboral) del funcionario por parte de políticos, compañeros o sindicatos será un acto constitutivo de delito muy grave contra el cual actuará de oficio la Inspección de Trabajo, que presentará denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción. La erradicación del mobbing constituye, en efecto, un requisito para acabar con la corrupción política, la cual siempre debe, antes de cometer el fraude, torcer la voluntad del funcionario honesto a fin de poder burlar silenciosamente la norma legal. Al no poder despedirlo, precisamente debido a su condición de empleado fijo por ley, el político corrupto recurre a la violencia psicológica contra los funcionarios legalistas, en muchos casos con la colaboración de sindicatos subvencionados por el poder que operan como una auténtica jauría de perros al servicio de la casta oligárquica. Estos hechos desencadenan, a  la postre, el absentismo laboral de los funcionarios más preparados y honestos, que renuncian a su profesión con la salud dañada por años de vejaciones impunes. La pugna entre el estamento político corrupto y el funcionariado legalista se salda así con el encarecimiento y la ineficacia del servicio, a lo que se añade la promoción de funcionarios corporativistas "leales" a los jefes y altos cargos. La valía del trabajador público se mide entonces por su  grado de sumisión política, de manera que la pereza, el incumplimiento del deber, adquiere un signo positivo. El personal funcionario que sobrevive en este ambiente fétido acostumbra, en consecuencia, a estar formado por dóciles ineptos ansiosos de trepar en la escala jerárquica lamiendo las manos de sus amos, cuando no por auténticos delincuentes que hacen suyo el ejemplo inmoral de los politicastros que les han apadrinado. A largo plazo, el resultado de todos estos procesos de descomposición interna es la quiebra moral y económica de la administración del Estado.

Constitución de un órgano unitario, transparente y objetivo para la selección del personal interino mediante pruebas objetivas de mérito y capacidad. El interinaje no podrá ser considerado un mérito a la hora de opositar a plazas de funcionario de carrera, aunque sí se tendrá en cuenta una vez obtenida la plaza a efectos de concursos y promociones internas. El objetivo de esta medida es que no sean decisiones puramente ejecutivas y, por tanto, políticas, las que determinen, en última instancia, la provisión de los puestos de personal funcionario. Esta ley no tendrá efectos retroactivos ni afectará, por tanto, a los que ya sean o hayan ejercido como funcionarios interinos.

Otras medidas de reforma, regeneración y refundación nacional

La crisis no es sólo el resultado de la complicidad, por activa o por pasiva, de la casta política nacional, sino de una serie de poderes económicos externos que, actuando en la sombra, están controlando las naciones mediante la gestión e implementación constante de la deuda. Para combatir estas auténticas agresiones alevosas, el Estado aprobará una Ley de Seguridad Nacional que permitirá detener, juzgar y, en su caso, ejecutar in situ a los miembros de la oligarquía. En este sentido, conviene recordar que dichas leyes ya existen en muchos países "democráticos" occidentales y se utilizan para la eliminación selectiva directa, sin juicio, de presuntos terroristas (recordemos la ejecución de Osama Bin Laden por el "premio Nobel de la paz" Barack Obama). Habilitaremos democráticamente leyes idénticas para aplicarlas a los auténticos terroristas, a saber, los miembros de la oligarquía transnacional responsables de la miseria de millones de personas en todo el mundo.

Democratización de las instituciones comunitarias o, en su defecto, abandono del euro.

Alianzas internacionales con países no sujetos a la órbita de la oligarquía occidental: Venezuela e Irán. Promoción de una alianza intercontinental con los países iberoamericanos y apoyo a los movimientos nacional-revolucionarios en Francia, Alemania e Italia. Constitución de un Fondo Internacional de Ayuda al Tercer Mundo fuera del marco del FMI y la ONU para el desarrollo de los países afectados por hambrunas masivas, epidemias y otras lacras sociales. Esta medida tiene como finalidad atajar las causas de los flujos migratorios de causalidad económica mediante la reforma de las situaciones que los provocan.

Punto final al colonialismo: ruptura de relaciones diplomáticas con Gran Bretaña y ultimátum para recuperación de Gibraltar (no se descarta el uso de la fuerza). Pacto de asistencia militar mutua con la Argentina para la descolonización de las Islas Malvinas.

Revisión oficial de la narración actual del holocausto y de la historia (académica) contemporánea. Abolición de las leyes que persiguen la libertad de expresión en esta materia. Nueva ley de Memoria Histórica que consagre los principios de objetividad, racionalidad y neutralidad científica como fundamento de toda consideración de orden jurídico o social. La verdad racional erígese en valor supremo de la vida pública. 

Abolición de la ley de la violencia de género y procesamiento de sus promotoras por vulneración de principios constitucionales básicos.

Abolición de la ley del aborto. Las mujeres que hayan quedado embarazadas y que, por motivos que una ley regulará, no puedan hacerse cargo de sus hijos, los entregarán al Estado en adopción. El aborto ilegal, excepto en casos regulados por ley (violación, inmadurez mental de la madre, etc), será constitutivo de delito.

Estatalización de la enseñanza, la sanidad y la vivienda, entendidos como bienes básicos de la población que no pueden depender de los azares y vaivenes del mercado.

Constitución de una Banca Pública Estatal que promueva la economía nacional mediante créditos a bajo interés.

Ley reguladora de los medios de comunicación públicos para asegurar su independencia de los partidos políticos y de los intereses empresariales.


Ley reguladora de los medios de comunicación públicos y privados que garantice la independencia de los profesionales del periodismo en lo que respecta a la veracidad y objetividad de la información. Un código deontológico y un comité ético supervisará las informaciones que hayan sido silenciadas o rechazadas a fin de encubrir intereses ilegítimos o de manipular a la población. Los periodistas que incurran en faltas de lesa veracidad podrán ser inhabilitados por la vía penal.

Tipificación penal de la vulneración de frontera y pena de expulsión e inhabilitación a perpetuidad para la adquisición de la ciudadanía hispánica de los inmigrantes ilegales.

Tipificación penal del dumping laboral con agravante de explotación de mano de obra extranjera legal o ilegal.

Reforma de la Inspección de Trabajo a fin de blindar su independencia y promover la beligerancia de este organismo en defensa de los intereses de los trabajadores. Creación de la figura del agente inspector laboral de calle.

Repatriación de aquellos inmigrantes cuya presencia comporte la implantación en el territorio nacional de formas culturales incompatibles con la democracia y los derechos humanos.

Ruptura de relaciones con el Estado de Israel, que será declarado organización criminal responsable de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad por sus prácticas de "limpieza étnica" en Palestina.

Programa de fomento demográfico al que se acogerán libremente las familias de nacionalidad española cuyos miembros puedan acreditar un arraigo superior a dos generaciones.

Supresión de las ayudas sociales a extranjeros extracomunitarios, legales o ilegales, mientras dure la crisis. Programa de repatriación masiva, voluntaria e incentivada de inmigrantes legales.

Ilegalización de los partidos políticos en cuyos programas se promueva la segregación de territorios del Estado.

Las cuatro lenguas hispánicas (catalán, castellano, gallego y vasco) serán declaradas oficiales en todo el territorio del Estado.

Acercamiento diplomático a Portugal y propuesta de Federación Ibérica con capital en Lisboa.

El aprendizaje de la lengua castellana y de una, al menos, de las otras lenguas hispánicas, será obligatorio en todo el territorio nacional.

La capitalidad de la República Hispánica del Trabajo será fijada en Barcelona. Esta medida y las anteriores sobre las lenguas hispánicas deben poner fin a la recurrente querella del catalanismo y del secesionismo vasco.

La bandera del Estado Hispánico incluirá la franja morada de Castilla en lugar de la franja roja inferior y se diseñará un nuevo escudo nacional que marque simbólicamente la ruptura tanto con la monarquía borbónica cuanto con la dictadura franquista.

La República Hispánica del Trabajo se constituye como Estado unitario, social, democrático y laico. La Iglesia Católica, así como el resto de las confesiones religiosas, son instituciones privadas y no recibirán subvenciones estatales de ninguna clase.

Exilio de la familia real. Los casos de corrupción que afecten a sus miembros serán juzgados mediante una ley especial que permita levantar la inmunidad del monarca sin violar los principios jurídicos más elementales.

Abolición de la actual reforma laboral y restablecimiento de los derechos básicos de los trabajadores. Procesamiento y encarcelamiento de los responsables de dicha norma criminal por vulneración de preceptos constitucionales básicos como el de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, así como la totalidad de la preceptiva social del "Estado social y democrático de derecho".

Convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para la reforma de la Constitución en un sentido de impulso democrático y reforzamiento de los derechos humanos, civiles y políticos de los ciudadanos.

El gobierno sólo podrá emprender recortes en los derechos sociales y laborales de los ciudadanos, si fuere necesario, una vez adoptadas las medidas anteriores, que constituyen una depuración, justa y necesaria, de los verdaderos responsables de la crisis, así como una reforma integral de los fundamentos políticos y simbólicos de la nación.

La finalidad de todas estas medidas es la restauración ética de la ciudadanía y del orgullo patriótico como requisito insoslayable para la adopción de un programa económico de ajuste duro capaz de sacar a la nación de la crisis. Sólo mediante el trabajo podremos levantar España; y los trabajadores estamos dispuestos a trabajar, pero no para engordar a la pocilga de incompetentes, corruptos y parásitos que nos gobiernan. Toda la piara plutocrática tiene que dimitir y, si le queda algo de dignidad, abandonar voluntariamente el país. Son entre veinte y treinta mil piojos o sanguijuelas; representan la verdadera lacra que enferma y pudre el tejido social hispánico. Una vez nos hayamos librado de esta plaga, empezará una nueva etapa histórica y entonces a todos nos tocará arrimar el hombro, pero ya con la dignidad y la alegría de servir a la sagrada causa de la comunidad nacional.

!POR LA PATRIA, EL PAN Y LA JUSTICIA!
 

1º de abril de 2012

¿Qué recibe un diputado tras resultar elegido?

- Un iPhone 4S.
- Un iPad.
- Un PC en el despacho.
- Módem 3G.
- Voz y datos pagados.
- ADSL en casa pagado.
- Si eres del PP o PSOE, un asistente para cada dos diputados. Si eres
de otro partido, uno propio.
- Un despacho propio.

"Estamos pidiendo un sacrificio a todos los ciudadanos..."

¿Y para moverse?

- Si usa su propio coche recibe 0.25€ por km, o sea, 25€ cada 100 km y
se te pagan los peajes.
- Si no tienes un coche oficial asignado, 3.000€ anuales para taxis (250€/mes).
- Billetes de primera clase para avión, tren y barco.

"Tendremos el Estado de bienestar que podamos..."

¿Y el sueldo?

- Sueldo base de 3.126,52€ mensuales y dos pagas extra.
- Si formas parte de alguna comisión, recibes entre 775,15€ y
1.590,34€ más al mes.
- Si tienes algún cargo (Portavoz, Secretario, etc) en el peor de los
casos recibes 2.318,96€ más al mes.
- Puedes tener trabajos y cargos fuera del congreso sin límite ni
perjuicio en el sueldo/ayudas.
- Los sueldos que cobres de tu partido, tampoco afectan en nada.

"Los sacrificios de hoy son la puerta al bienestar del  mañana..."

¿Y las ayudas?

- Si fuiste elegido fuera de Madrid, recibes 1.823,86€ mensuales más
para alojamiento y manutención.
- Si fuiste elegido en Madrid, recibes 870,56€ mensuales más para
alojamiento y manutención.
- Si viajas dentro de España, 120€ diarios.
- Si viajas fuera de España, 150€ diarios.

"Los españoles pueden estar seguros de que no habrá sacrificio ni
esfuerzo que no estemos dispuestos a hacer..."

¿Y los beneficios fiscales?

- Las dietas relacionadas con transporte no tributan, no se declaran a
Hacienda vamos.
- Las dietas relacionadas con alojamiento y manutención no tributan.
- Los sueldos/dietas por tener un cargo en el Congreso, no tributan.
- Si dejas de ser diputado, percibes una paga mensual de 2.813,87€
hasta un máximo de dos años. No importa si tienes un sueldo privado.

"La salida de la crisis, con el esfuerzo de todos..."

¿Y si se disuelven las cortes porque va a haber elecciones?

- Derecho a una indemnización consistente en el sueldo de los días
transcurridos hasta que se forma el nuevo Congreso (el sueldo de dos
meses aproximadamente), vuelvas al Congreso o no.
- El Congreso te paga las cuotas de la Seguridad Social, Derecho
pasivo y otras cosas durante ese tiempo.
- El Congreso mantendrá tu póliza de accidentes durante ese tiempo.
- El Congreso sigue pagando el ADSL, voz y datos durante ese tiempo.
- La mudanza de tu despacho corre a cargo del Congreso.

"Todos tenemos que hacer sacrificios..."

¿Y la jubilación?

Si tienes 55 años y...

- Has sido diputado once años: 100% de la pensión máxima (2.466,20€).
- Has sido diputado entre nueve y once años: 90% de la pensión máxima.
- Has sido diputado entre siete y nueve años: 80% de la pensión máxima.
- Por el 10% del salario base, derecho a pensión privada a cargo del BBVA.



Pero no tienen bastante con todo esto  y encima son corruptos, todos, por activa y por pasiva.



37 comentarios:

Nacho dijo...

Amigo, muy de acuerdo en casi todo. Aunque me temo que la gente no está preparada ni lo va a estar. La democracia está tan asentada en las mentes de las personas que se necesitaría mucha propaganda para conseguir esos objetivos.

Estoy muy atento a tu web.

Saludos,

Jaume Farrerons dijo...

Hola Nacho, tienes razón, yo tampoco me engaño, pero como aquellos soldados alemanes que siguieron luchando pese a la certeza de la derrota inevitable, no me queda otro camino que empuñar mi fusil particular, una simple pluma, y disparar con ella al enemigo. Quizá hoy no despierten nuestros compatriotas, pero mañana, quien sabe, estos escritos pueden ayudar a que se haga justicia con los traidores.

arnold dijo...

Aun estando de acuerdo en casi todos los puntos aquí expuestos, no comparto la idea de
recuperar como bandera nacional la tricolor que ya ha pasado a la historia, no como bandera "republicana" (pues en la Primera República se conservó la bandera roja y gualda), sino como
emblema de un régimen masónico y antitradicional aparte de vendido a las "internacionales" más
antoeuroperas...(Sólo hay que recordar la composición racial de la Brigada Lincoln).
Opino más vinculados a Europa y a España los COLORES de la Dinastía
de los Austrias y su Aguila imperial. Es significativo que la España borbónica lo primero que hace es renunciar al Aguila... Y lo mismo hace la II República y el actual Reégimen de 1978...
Por último, sin ser experto en heraldica y banderas, opino que tiene más simbolismo hispano la bandera roja y gualda, que no hay que que identificar con los borbones (éstos tenían sus pripios símbolos dinásticos). Incluso la Senyera (banderas de Aragón, Cataluña y Baleares) también tienen los colores rojo y gualda (es decir ROJO y GELB=GOLD=ORO).
Saludos

Jaume Farrerons dijo...

El tema del color de una bandera es completamente irrelevante. Además, se va a someter a votación. Lo importante es marcar simbólicamente un cambio y el color morado representa en nuestro caso a Castilla, no a la masonería.

En cuanto a la masonería, me parecen tan condenables los masones como los católicos. No veo por qué una bandera católica va a ser más adecuada que una presuntamente masónica. La obligación de anclar el patriotismo español a una religión concreta ha hecho mucho daño a nuestro país, generando posturas como las masónicas y otras.

Jackobs dijo...

Apreciado Jaume, sobra decir q comparto el 99% de lo q enuncias en tu programa paradisíaco. Sin embargo me suena bastante irreal, a una película de ciencia-ficción, me estás contando el guión de " la Guerra de las Galaxias" o algo así. El mundo real en el q vivimos es exactamente todo lo contrario de lo q tu describes como el deber ser. Además los desencuentros de fondo no están basados en el objetivo sinó en el como llegar a él, en el método. Tu eres un gran intelectual y sin lugar a dudas me has ayudado tanto a mi como a muchos otros a clarificar aquellas ideas y conceptos q el sistema nos tenía vilipendiados. Sin embargo dudo q seas un hombre de acción pues cuando te ves contra las cuerdas nos pones como ejemplo a seguir el famoso Nóbel ruso, y todos sabemos a donde le condujo su metodología basada en la primacía de la verdad: directo al gulag!!! Pienso q el universo intelectual en el q te mueves quizás te ha alejado de la realidad, pretender luchar cara a cara, de manera noble y en campo abierto contra un sistema q por definición es la esencia del fariseísmo carece de todo sentido. No hace falta q te recuerde la lista interminable de crímenes de nuestros enemigos pues los ejemplos se encuentran a diario por doquier; Q te hace suponer q los sicarios se detendrán ante ti? Sería absurdo traer a colación precedentes pq es obvio q muchos los conoces ya en detalle. Pq te empeñas entonces en tratar como caballero a quien no entiende de honor?

Frel dijo...

Referente al tema de la masonería y las banderas, ocurre lo mismo con la llamada estelada o "independentista", que es la bandera del reino de Aragón con el triángulo masónico y la estrella judaica de 5 puntas, de esto muchos ignorantes que la empuñan en Catalunya no tienen ni idea. Algunas de las fotografías expuestas son prueba de ello y de la manipulación constante para el aborregamiento de las masas.

Jaume Farrerons dijo...

Para Jackobs: te equivocas respecto a mi supuesta ingenuidad. Conozco la política de cerca y mi experiencia no se limita al limbo de un universo intelectual. Otra cosa es que rechace la violencia, pero no entiendo por qué el rechazo de la violencia se traduce automáticamente como prueba de inepcia política. Al contrario, creo que pretender derrotar al sistema por la fuerza, es una ingenuidad. Todos sabemos cuál es el destino de los terroristas y cómo sirven para alimentar el molino de la oligarquía. Yo propongo la fundación de una organización política que opere en la realidad política sin ningún tipo de concesiones al idealismo, ahora, eso sí, con la verdad racional como valor supremo. La verdad, pacíficamente vehiculada a la opinión pública, es lo único que puede hacer daño al sistema oligárquico. Éste, en los países centrales, formalmente democráticos, sólo puede usar el asesinato de forma selectiva, pero no puede exterminar abiertamente, ante las cámaras de la televisión, a una masa de manifestantes pacíficos. Cuando podamos movilizar a la gente, por ejemplo a unos indignados depurados del veneno que Hessel les ha inoculado, entonces el sistema oligárquico tendrá problemas muy serios. Y ese es el camino que propongo, Jackobs, llegar a la gente y traducir a un lenguaje comprensible por todos la intrínseca maldad de la oligarquía. El post !Políticos al paredón! nada tiene de ingenuo: expresa lo que millones de personas piensan en estos momentos en España (y en el mundo) pero no se atreven a decir en voz alta:

encarcelar a los culpables de la crisis, como se ha hecho en Islandia.

¿Ciencia ficción? ¿Por qué?

Jaume Farrerons dijo...

Para frel:

Totalmente de acuerdo con lo que dices. Por eso se ha colgado la foto, que es escandalosa y habla por sí misma más que cincuenta mil argumentos.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el blog. Es la primera vez que comento, pero ya lo sigo desde hace un tiempo.

arnold dijo...

respecto a la supuesta significación del color morado ó mejor dicho VIOLETA... creo que expertos en el tema tenen totalmente aclarado que el pabellón, pendón o bandera de Castilla era purpura y nunca fue de color morado... (tanto más para no tener nada que ver con moros ni moras). Por supuesto, tampoco entiendo que se pueda equiparar banderes "católicas" con banderas "masónicas"... Hoy en el mundo hay muchas banderas con símbolos masónicos... y católicas supongo que las que pueda haber (la de Malta quizás?)responden a un pasado hoy inoperante. Los paises nórdicos e Inglaterra, también Grecia... tienen cruces en sus banderas... del mismo modo que paises musulmanes tienen medias lunas... pero los gobiernos de los países nórdicos tienen poco de cristianos y si lo son, lo son muy tímidamente.
Para terminar, reponer la bandera de la "nefasta" república "de trabajadores de todas clases"... no sólo no sería ruptura con un pasado trágico y obsceno sino continuidad por el periodo de la historia de España más desatrosa en el siglo XX: La que va de 1931 a 1939... Le recomiendo leer al gran humorista gallego Julio Camba en "Haciendo de República!": ES definitivo!... Y que conste que sigo y admiro su blog.

Jaume Farrerons dijo...

Fíjese que aquí vemos a la masonería como simple peudo secularización sectaria de la teología católica y del cristianismo en general. Para nosotros, se trata de romper definitivamente con ese pasado al que España permanece encadenada. No queremos ser acusados de ultraderechistas, pugnamos por un patriotismo "de izquierdas" que rompa los esquemas derechas/izquierdas que colocan el patriotismo en manos de la burguesía y el internacionalismo como cosa de obreros revolucionarios, cuando tanto la una como la otra cosa son ya mitos. El capital es globalizador y los verdaderos intereses de los trabajadores son nacionales, máxime en países que habían alcanzado ciertas cotas de protección social que ahora, con la nueva oleada neoliberal, se derrumban como castillos de arena.

Jaume Farrerons dijo...

Gracias por las felicitaciones al blog. Gracias por sus contribuciones, tanto las críticas como las elogiosas, de unas y otras vive el debate libre que se pretende fomentar en este blog.

Frel dijo...

Personalmente creo que la masonería es una herramienta más del sionismo y está ligada directamente al judaísmo(la simbología es muy parecida, al igual que su forma de actuar), obviamente su natuturaleza y sus objetivos consisten en inocular el veneno disgregador para dividir a los pueblos y así dominarlos mejor por parte de la oligarquía internacional.

Frel dijo...

Interesante tu penúltimo comentario Jaume, coincido bastante con tus planteamientos en general salvo en algunos aspectos. El hecho de defender un patriotismo de izquierdas es algo que lo veo poco realizable, pienso que el patriotismo social no puede arrancar de la izquierda, ya que ésta es un producto de la sociedad burguesa, al igual que la derecha, pero claro tú insinúas que es una izquierda distinta a la convencional(un concepto diferente), he aquí la confusión, es un poco ambigüo. Por supuesto que el patriotismo no es patrimonio de la burguesía y de la derecha política, este es el problema, este estrato de la sociedad no quiere que haya una alternativa al patriotismo reaccionario que ellos defienden porque como es lógico su espacio ideológico se vería reducido a la nada(ello conlleva obviamente intereses electoralistas y económicos), por este motivo y es así el principal enemigo del patriotismo social es el patriotismo conservador de la derecha, aunque haya a quien le cueste entenderlo, de hecho históricamente le ha hecho siempre la "guerra sucia". Los intereses de los trabajadores son nacionales en el sentido de que un proceso revolucionario es difuso dependiendo de la nación donde se lleve a cabo, está ligado a numerosos factores clarividentes como son las tradiciones, sus recursos naturales, por supuesto la idiosincrasia del pueblo, su composición racial, etc...Un proceso de transformación social a nivel planetario es inviable, esto es lógico. Obviamente la vía internacionalista hay que descartarla en este sentido, cada pueblo es diferente, especialmente de un continente a otro. Eso sí pienso que hay que mantener los lazos de solidaridad internacional con los trabajadores de otros muchos países, una colaboración mínima es viable y creo que necesaria.

Un saludo al blog.

Jaume Farrerons dijo...

A mi entender la última posibilidad de lucha política reside en los trabajadores de la nación, principales víctimas de la oligarquía transnacional. Pero, a fin de llegar a los trabajadores nacionales, hay que utilizar un lenguaje "de izquierdas" básico, que es más oposición frontal a la derecha que defensa de las izquierdas burguesas y democráticas. Además, si se toca el tema inmigración, verdadera piedra de escándalo popular, hay que situarse expresamente a la izquierda desde el punto de vista estratégico, para no quedar automáticamente arrinconado en la extrema derecha. Finalmente,existe un motivo ideológico: la ruptura radical con el cristianismo, por las razones expuestas en otro post: defensa de la racionalidad, la ciencia y la verdad versus la religión. Este planteo forma parte de la izquierda, hay que admitirlo. En fin, creo que todos los caminos patrióticos conducen hacia una izquierda nacional y que el principal obstáculo a la hora de hacer arrancar esta vía política es la ultra católica de siempre.

Frel dijo...

Pienso que para llegar a los trabajadores y defenderlos de la oligarquía transnacional hay que prescindir de la utilización del término izquierda aunque tú intentes darle otro significado, eso la masa proletaria no lo va a entender, es más si esta variante que propones fuera ganando terreno con el tiempo, la misma izquierda que conocemos intentaría acabar con ella, la opción nacional-revolucionaria sería combatida por el eje derecha-izquierda. En el tema de la inmigración masiva como comentas pienso que hay que posicionarse desde una posición lógica y natural frente al problema, algo que no tiene definición política en concreto, otra cosa es que los lacayos del sistema te empiezen a descalificar sin sentido porque das una opinión y soluciones que chocan con los inetereses de la oligarquía, que es lo que suelen hacer y no sólo con este tema sino con otros también.

Jaume Farrerons dijo...

Yo no le doy al término "izquierda" otro significado. Esto que dices es rigurosamente falso y justamente lo contrario de lo que pretendo. Si le digo a un trabajador que defiendo los intereses morales y materiales del pueblo, me entiende perfectamente. En cambio, si le digo que no soy ni de derechas ni de izquierdas pero defiendo sus intereses contra el capital, aquí comienzan los problemas, pues eso no sólo no lo entiende un trabajador, no lo entiende casi nadie. Y seré calificado inmediatamente de ultra.

El problema es que para la derecha patriótica (la ultra), el vocablo izquierda tiene un sentido (aborto, homosexualidad, etc) que no se corresponde con lo que la mayoría de los trabajadores interpreta al oír la palabra. Y proyectan, los dirigentes ultras, su sentido, ideologizado, de izquierda, sobre una masa de electores que en realidad ven la izquieda no como una cuestión ideológica, sino puramente político-electoral.

Jaume Farrerons dijo...

Para derrotar a la izquierda ideológica (que además es una falsa izquierda, un judeocristianismo secularizado incompatible con la razón) hay que segar bajo sus pies la base electoral que la sustenta: el voto de los trabajadores. Y eso no se conseguirá jamás con el discurso ninista (ni derechas, ni izquierdas) porque ese discurso, combinado con el tema inmigración (que es la única baza política que podemos usar en exclusiva), nos coloca a los patriotas, automáticamente, en la extrema derecha. No hay opción. La campaña francesa dejará las cosas claras. El único camino es la izquierda nacional. Quien quiera oír, oiga.

Frel dijo...

iPor supuesto una alternativa nacional y social verdadera(yo no lo llamaría izquierda), obviamente con los votos de los trabajadores, lo cual hoy por hoy es muy difícil por lo explicado en anteriores mensajes. Creo que la única forma de que una opción así avance seriamente con opciones de futuro es que la situación socio-económica se deteriore más en este contexto de crisis global generada por la oligarquía. Es triste decirlo pero es que hasta que la situación no degenere más la gente no despertará seriamente. Sobre el tema de la inmigración pues ya lo hemos comentado en otros mensajes, los dogmas absurdos que utilizan las opciones políticas cipayas del sistema para defender una situación que beneficia a la oligarquía, este tema cada vez se les irá escapando más de las manos por el deterioro de la naturaleza de la propia situación.

Jaume Farrerons dijo...

No la llamarías "izquierda", pero no se trata de cómo la llamemos nosotros, sino cómo la llaman DE FACTO los trabajadores y nosotros, en política, hemos de usar el lenguaje del receptor de nuestro mensaje. En lo demás, totalmente de acuerdo contigo. La ultra ha de topar con sus límites y la crisis avanzar más para que cale entre las masas una propuesta de izquierda nacional. Pero hemos de empezar a construir AHORA las bases para que en un futuro una organización ya estructurada mínimamente pueda presentarse como alternativa al desastre.

Frel dijo...

En realidad sí le das otro significado al término izquierda ya que difiere del significado clásico de dicha opción política, pero bueno si para tí abogar por una opción de carácter patriótico que verdaderamente defienda los intereses de los trabajadores frente al capital la quieres denominar como "izquierda nacional" pues adelante. El hecho de no calificarse de derechas o de izquierdas y al mismo tiempo querer defender los derechos de los trabajadores frente al capital no tiene que conllevar el calificativo de "ultra", en todo caso es todo lo contrario, pero claro volvemos otra vez a lo mismo, la dicotomía izquierda-derecha tiene bien clavada sus garras en nuestra sociedad, algo propiciado por la oligarquía con la intención de dividir a la sociedad y por desgracia el que se salga de ahí es tachado de los más absurdos calificativos y lo peor es que una parte importante de la masa borreguil lo da por bueno.

Jaume Farrerons dijo...

Yo no le doy a la palabra izquierda otro significado que el que tiene para la mayoría, a saber, defensa de los intereses morales y materiales del pueblo. Esto es lo que la gente entiende por izquierda. Y añado que ese concepto, combinado con una política anti-inmigración QUE LA MAYORÍA TAMBIÉN COMPARTE, nos ofrece la oportunidad histórica, única, de fundar una izquierda NACIONAL. Que será una NUEVA izquierda por muchos motivos, pero, en lo básico, izquierda en el sentido común y corriente de la palabra (uso popular).

Frel dijo...

El calificativo ultra es otra de las sandeces malévolas del sistema,¿Qué significa el término ultra?, "más allá", el sistema ha deformado su significado aplicándolo a lo que ellos creen posiciones ideológicas radicalizadas con actitudes que el mismo sistema cree peligrosas, o sea, que se aplica con carácter despectivo a toda disidencia frente a este podrido sistema, igual que el término "facha", vocablos enquistados en la sociedad para reprimir de la forma más vulgar a quien piense de forma libre y diferente.

Jaume Farrerons dijo...

Es una sandez, pero "funciona", y en política hay que atenerse a las reglas del juego, que uno no pone. Las acepta o renuncia a jugar. Si se quiere cambiar las reglas del juego, el terrero es otro: la cultura, y con resultados a largo plazo. Por tanto, tenemos que asumir los hechos, o nos situamos a la izquierda, o saltamos como un resorte a la extrema derecha, y ello pese a nuestras protestas, que sólo sirven,ante los medios y la opinión pública, para confirmar nuestra "culpabilidad". Por este motivo, NO PODEMOS PERMITIRNOS EL LUJO DEL NINISMO. Hemos de situarnos tan lejos de la ultra como podamos, que ya el sistema se encargará de empujar en la dirección contraria. Es una cuestión de técnica política, no de ideología. He tardado 20 años en aprender esto y, desde luego, no volveré a repetir los errores del pasado. Todos los que quieran ahorrarse años de lucha estéril, aprendan de mi experiencia. Es algo que se puede razonar, pero que sólo con la dura brega en la trinchera se aprende de verdad. Les digo: !denle una oportunidad a la izquierda nacional! A mi nadie me va a convencer de volver al ninismo. Jamás.

Frel dijo...

Funciona gracias a la gigantesca maquinaria propagandística del sistema y también al nivel tan bajo por parte de una gran parte de la población de querer analizar lo que les rodea,de una incultura social promovida por el sionismo para "amnestesiar" a las masas. Hay que perder el miedo a expresarse como uno piensa y debatir con razonamientos las absurdas calificaciones que utilizan contra todos los que desean un mundo diferente a este.

Jaume Farrerons dijo...

Por supuesto, siempre que uno se sienta de extrema derecha y no le importe acabar arrinconado en el corralito correspondiente, donde su acción política se convertirá en un gesto meramente testimonial.

Más abiertamente que este blog está atacando las manipulaciones del sistema, no se puede hacer. No se puede decir que, separando los planos filosófico y político, no haya aquí desafiado la lobotomización propagandística de la oligarquía.

Pero yo no soy católico ni de derechas, yo me siento de izquierdas. Estoy en el lado de la racionalidad, la ciencia y la verdad, no en el de la resurrección de la carne y otros mitos religiosos judíos. Mi vínculo con la izquierda y el socialismo, tal como yo lo concibo, es ideológico. Y a eso añado lo nacional y por ello hablo de izquierda nacional y no de una izquierda cualquiera.

Quienes deseen dedicar su vida a combatir los infundios que el sistema lanza contra todo eso que llama extrema derecha, están en su derecho. Sólo han de asumir las consecuencias. Y entre esas consecuencias se cuenta que no habrá alternativa política capaz de derrotar al sistema, al menos desde la ultra, eso es seguro. Me remito a las proximas elecciones en Francia. Quien después de lo que va a suceder allí -a menos que se produzca un milagro, claro- no despierte, tampoco despertará nunca.

Jaume Farrerons dijo...

Lamentablemente, con este blog parece que contribuyo a hacer creer que el fascismo tiene algún futuro político. Lo he desmentido infinidad de veces, pero tendré que repetirlo una vez más. El fascismo está políticamente muerto, para siempre. No se trata de una valoración, ni de un desideratum, sino de la constatación de un hecho. De este FACTUM hay que partir para empezar a actuar, no se trata de dedicarse a removerlo, a cambiarlo. El fascismo surgió de un acto creativo, los fascistas no se dedicaron a blanquear ningún pasado, sino que levantaron una bandera inédita. Ser "fascista" en algo es aprender, por lo menos, esta sencilla lección.

Frel dijo...

Desde la ultra tal como afirmas nunca se podrá derrotar a la oligarquía, eso está claro, la ultra del signo que sea forma parte del sistema, pero claro para éste es todo aquél que molesta al mismo sistema y yo personalmente estoy en contra de toda la división política que esta misma partitocracia oligárquica genera, para mí la izquierda sobra igual que la derecha, la racionalidad, la ciencia y la verdad no tiene relación ninguna con las opciones políticas mencionadas, ¿Desde cuándo esos términos son patrimonio de la izquierda?, aunque sea la "izquierda" que tú defiendes, esto está fuera de lugar. El que tenga pavor y se sienta acomplejado porque le tachen de esto y lo otro está claro que no podrá enfrentarse nunca al sistema de forma frontal e intentar vencerlo.

Frel dijo...

Referente al fascismo, acuérdate que dicha ideología es un producto del socialismo, la variante nacionalista,o como dicen algunos, un fascista es un socialista con inquietudes patrióticas. No has de calentarte la cabeza con lo que piensen los demás sobre tu blog o creas que puedan pensar, si hay alguien que cree que con tu blog el fascismo puede tener futuro político, pues que cada uno piense lo que quiera, otros pensaran cosas diferentes, ya lo sabes hay mucha gente que no sabe ni lo que piensa.

LA IZQUIERDA DEL TERCER MILENIO dijo...

Estamos dando vueltas en círculo porque ya se ha dado respuesta a lo que afirmas en tu último post. Sólo hay que releer el hilo.

Nosotros estamos de acuerdo en que izquierda y derecha, desde el punto de vista ideológico, no son nada. Pero no es ese el tema. Ahí no puede haber discusión porque ESTAMOS DE ACUERDO.

De lo que aquí se trata es de cómo organizar una acción eficaz, de cómo hacer llegar un mensaje al pueblo y para eso hay que utilizar el lenguaje del pueblo, no las ideas filosóficas que uno tiene en la cabeza. En el terreno filosófico se puede debatir todo lo que quieras, pero cuando se entra en la acción con un fin político-electoral, las reflexiones filosóficas, por muy válidas que sean, deben ceder paso a la eficacia, a la transmisibilidad del mensaje. En ese punto se dejan de lado otras cuestiones que pertenecen, si quieres, al "frente cultural", a la formación de cuadros, a la elaboración teórica, etc., las cuales tienen su propio espacio. El problema es confundir los espacios, mezclarlo todo.

La única forma de conectar con el pueblo es un mensaje de izquierdas que asuma la palabra "izquierda" en su uso habitual, cotidiano, normal. Si después de todo lo que llevamos debatido sigues insistiendo en que la izquierda es del sistema lo mismo que la derecha, es decir, en el ninismo, es que no has entendido nada de lo que se plantea como izquierda nacional. Estas derribando puertas abiertas. Hemos admitido que la izquierda y la derecha ACTUALES son un fraude, pero son un fraude porque AMBAS son DERECHA. Ya se ha repetido que en la cuestión ideológica no entramos en punto a acción político-electoral, estratégica y táctica, que tiene su propia autonomía; ya se ha subrayado que aceptamos la existencia de una izquierda ideológica (una falsa izquierda, por cierto) que debe ser derrotada. Pero debe ser derrotada arrebatándole su electorado de izquierdas. Y para ello el ninismo es inoperante. Es menester situarse en la izquierda estratégica y tácticamente hablando (!NO FILOSÓFICAMENTE HABLANDO, OJO!).

En cuanto a que la izquierda está ligada ideológicamente a la razón y la derecha a la religión, se trata de una cuestión HISTÓRICA de manual de secundaria. Es un hecho, como que Roma es la capital de Italia. Eso no se debate, se ilustra. Precisamente, el carácter fraudulento de la izquierda estriba en todo lo que conserva de la derecha, es decir, la religión, insisto, en su versión secularizada. En una palabra, lo que rechazamos de la izquierda es que no sea suficientemente izquierdista, que rinda homenaje a una concepción utópica, cristiana, de la historia, que es la formulación atea de la creencia escatológica -reino de Dios- encarnada por Cristo.

Aquí volvemos al tema teórico.

De esto ya habló muy claro Nietzsche y tener que demostrar lo que forma parte de la cultura general es demasiado pedirnos.

Jaume Farrerons dijo...

Para resumir la cuestión, existen dos debates.

En primer lugar, uno, filosófico e ideológico, en el que el criterio de validez es la verdad.

Ahí, en ese debate, se puede decir que la izquierda se ha identificado con la ilustración, el progreso, la ciencia y la racionalidad. Mientras que la derecha se ha identificado con la religión. Esto se puede demostrar.

Lo que ocurre es que la izquierda ha seguido manteniendo esquemas de origen religioso en el plano moral y político, la izquierda ha sido un fraude en la medida en que no se ha podido desprender de la herencia judeocristiana o no ha podido ser fiel, hasta el final, al mandato griego del Logos.

En segundo lugar existe un debate político, o mejor dicho, estratégico y tático, que se confunde con el anterior pero que hay que separar rigurosamente para no entrar en argumentaciones circulares interminables. En este debate, el criterio de validez no es la verdad, sino la eficacia.

Se trata de saber lo que es eficaz de cara a una acción política.

Y en este punto, teniendo presente que el factor inmigración perjudica a los trabajadores y que existe una correlación sociológica entre el voto de la alta burguesía en favor de la derecha, de las clases medias en favor del centro, y de las clases bajas (las más perjudicadas por la inmigración) en favor de la izquierda, la conclusión es clara:

queremos una política dirigida al pueblo porque entendemos que el pueblo es la nación, la burguesía se ha desnacionalizado.

queremos una política dirigida al pueblo porque el pueblo es el principal perjudicado por la política de inmigración.

Pero el pueblo se identifica con el voto de izquierdas. La contradicción principal es oligarquía (transnacional) / pueblo (nacional).

Ergo:

Tenemos, por imperativos estratégicos y tácticos,una opción política que es de izquierdas en lo relativo a su vinculación nacional, y que también lo es en tanto que la táctica de lucha anti inmigratoria va dirigida a la defensa de los intereses de los trabajadores afectados por el dumping.

Si a esto le sumamos las consideraciones ideológicas de la primera parte, creo que es posible sostener una postura de izquierda antisistema y antiinmigración que es a la vez sincera, lógicamente coherente y eficaz: la izquierda nacional.

Frel tiene, no obstante, razón en un punto, pero no sé si es consciente de ello, al criticar el concepto mismo de izquierda. Pero esto nos remontaría a un nivel filosófico tan alto (ya he hablado un poco de ello en este hilo al referirme a la filosofía de la historia y a la noción cristiana de temporalidad) que, desde el punto de vista POLÍTICO, al que Frel, creo, te refieres, resulta irrelevante.

En cambio, filosóficamente es tan relevante que casi diría que es lo más relevante. Como tal, resulta incompatible con toda acción política en un mundo donde la mayoría de la gente ha sido educada según los valores hedonistas y el tiempo histórico se mide contando desde el nacimiento de Cristo.

Anónimo dijo...

¿Estás admitiendo que Frel, que está sacando todas las típicas objeciones de la derecha contra la izquierda,tiene razón en algo?

Jaume Farrerons dijo...

Tienes razón, Frel (no quiero hablar en tercera persona), y contesto a una pregunta, en el fondo filosófico de la cuestión, pero no en el ideológico ni en el político. Manteniendo estos planos en su relativa autonomía, podría decirse que tienes razón incluso en lo más importante, es decir, en que el eje derechas/izquierdas se basa, como ya he dicho más arriba en este hilo, en la concepción cristiana lineal del tiempo escatológico/soteriolígico. Pero no la tienes, a mi entender, en el ideológico, que vincula la razón con los procesos transformadores y revolucionarios (izquierda) y mucho menos en el político,donde izquierda significa lo que el pueblo entiende que significa y no lo que nosotros hayamos podido analizar filosóficamente. Pero a un trabajador no se le puede hablar de la concepción lineal del tiempo y luego pretender afiliarlo con ese tipo de discurso, como comprenderás, se trata de cuestiones distintas. El principal error consiste en mezclarlo todo, como ya he sugerido. Saludos.

Frel dijo...

Al anónimo en cuestión decirle que yo no saco a relucir todas las típicas objecciones de la derecha contra la izquierda, no se en que se basa, precisamente me considero enemigo del liberalismo económico y de la nefasta globalización que tanto está perjudicando a las clases trabajadoras. Creo que he dejado bien claro en mis mensajes que rechazo toda ideología y opción política que sirva de instrumento al capitalismo, por eso intento razonar con los conceptos clásicos de derecha-izquierda. Este anónimo está más que confundido ¿Cómo voy a utilizar las objecciones de la derecha contra la izquierda si yo rechazo frontalmente también a la derecha?, yo defiendo un proyecto colectivo de sociedad, sin divisiones de ningún tipo,este anónimo debería leer mejor mis mensajes.

Frel dijo...

Estoy de acuerdo contigo en plantear una opción transformadora en lo social(yo lo llamo así) ligado a lo nacional, a la soberanía frente a la oligarquía transnacional, es más pienso que es la única opción viable para intentar salir de la situación tan grave en la cual nos encontramos.

Frel dijo...

"Y en este punto, teniendo presente que el factor inmigración perjudica a los trabajadores y que existe una correlación sociológica entre el voto de la alta burguesía en favor de la derecha, de las clases medias en favor del centro, y de las clases bajas (las más perjudicadas por la inmigración) en favor de la izquierda".

Referente a lo primero que mencionas estoy de acuerdo, la inmigración masiva es un serio problema y no sólo en el ámbito laboral. En lo que no estoy de acuerdo es en lo que enuncias a continuación, lo que mencionas como correlación sociológica del voto, está demostrado que el voto es claramente interclasista,hay muchos votantes de izquierdas que pertenecen a la burguesía¿Acaso la izquierda es un peligro para la burguesía?, además se queda muy bien frente a la sociedad siendo un "progre" de vida burguesa, o lo que algunos denominan como la "izquierda caviar" y por otro lado hay muchos votantes de la derecha que son trabajadores, aquí en España se demuestra cuando hay comicios electorales, las últimas elecciones generales son un claro ejemplo de ello, estos dogmas están más que desfasados y superados. Afirmas que las clases bajas son las más perjudicadas por la inmigración, estoy de acuerdo con ello y según tú votan a la izquierda, precisamente la opción que de cara "a la galería" defiende más la inmigración, debido a los postulados universalistas y humanistas que dicen defender(aunque en el fondo muchos reconocen el problema),la derecha también la defiende, aunque sea de forma más disimulada, a fin de cuentas las dos opciones son internacionalistas, cada una a su manera y coincidiendo en según que aspectos. Lo paradójico es que según tu afirmación las clases bajas apoyan una opción política que les perjudica seriamente con el tema de la inmigración, aquí hay algo que no cuela y no es otra cosa que la amnesia social que hay.

Jaume Farrerons dijo...

Frel:

En las estadísticas siempre se pueden encontrar excepciones de todo tipo. Hay obreros que votan a la extrema derecha y burgueses que votan a la izquierda. Pero en política y sociología (en la estadística), lo que cuentan son los grandes números, no las excepciones. No se refuta una correlación basada en millones de muestras sacando a colación diez casos opuestos. Nadie niega esos casos. Pero la política no se hace para los casos, sino para las grandes mayorías.