miércoles, septiembre 09, 2020

MARX + NIETZSCHE = FASCISMO (4): MUSSOLINI REITERA SU IZQUIERDISMO DE FORMA EXPRESA E INEQUÍVOCA


 



MUSSOLINI SEIS DÍAS ANTES DE MORIR

Palabras textuales del órgano político oficial de Benito Mussolini, fundador del fascismo y de la República Social Italiana (R.S.I.), sin más comentarios, porque se explican solas y no dejan ningún margen a la duda o a las manipulaciones de los evolianos (ultraderechistas, falsos fascistas) como Ernesto Milá. 

Nuestros programas son decididamente revolucionarios, nuestras ideas pertenecen a lo que en un régimen democrático se llamaría "izquierda"; nuestras instituciones son una consecuencia directa de nuestros programas; nuestro ideal es el Estado del Trabajo. No cabe duda de esto: somos los proletarios que luchamos, a vida o muerte, contra el capitalismo. Somos los revolucionarios en busca de un nuevo orden. Si esto es cierto, dirigirse a la burguesía agitando el peligro rojo es absurdo. La verdadera pesadilla, el verdadero peligro, la amenaza contra la que luchamos sin descanso, viene de la derecha.

El órgano oficial de la República de Salò: 

«I nostri programmi sono decisamente rivoluzionari, le nostre idee appartengono a quelle che in regime democratico si chiamerebbero “di sinistra”; le nostre istituzioni sono conseguenza diretta dei nostri programmi; il nostro ideale è lo Stato del Lavoro. Su ciò non può esserci dubbio: noi siamo i proletari in lotta, per la vita e per la morte, contro il capitalismo. Siamo i rivoluzionari alla ricerca di un ordine nuovo. Se questo è vero, rivolgersi alla borghesia agitando il pericolo rosso è un assurdo. Lo spauracchio vero, il pericolo autentico, la minaccia contro cui lottiamo senza sosta, viene da destra».

Enzo Pezzato, "Repubblica fascista", 22 de abril de 1945, en Ugoberto Alfassio Grimaldi, La stampa di Salò, Milán, 1979, p. 80.

 






Fuente:  http://fncrsi.altervista.org/Piraino_estrema_destra_contro_il_fascismo.pdf  Página 16, n. 21.






MÁS SOBRE DESTRA Y SINISTRA EN MUSSOLINI

Me niego a calificar de derecha la cultura que mi revolución ha originado. Cultura de derecha, enteramente respetable, es la que corresponde a la Action Française. Cultura de derecha es lo que hace la gente de Codreanu. Cultura de derecha debe considerarse aquélla en la que está trabajando mi amigo inglés Mosley. Pero la cultura fascista, que recupera valores del entero Novecento italiano, no es de derecha.

Las mismas consideraciones valdrían para los ultraderechistas Julius Evola y Ernesto Milá. 






Texto original en italiano:

“Mi rifiuto di qualificare di destra la cultura cui la mia rivoluzione ha dato origine. Cultura di destra, del tutto rispettabile, è quella che fa capo all’Action Francaise. Cultura di destra è quella di cui la gente di Codreanu è fautrice. Cultura di destra è da considerarsi quella alla quale il mio amico inglese Mosley sta lavorando. Ma la cultura fascista, che recupera valori dell’intero Novecento italiano, non è di destra”.

Yvon de Begnac, Taccuini Mussoliniani, Bolonia, Il Mulino, 1990, p. 373, ibidem. 


LA FUENTE DEL PRESENTE ARTÍCULO EN LA PÁGINA DE FACEBOOK DE JAUME FARRERONS

Véase: 

https://www.facebook.com/jaume.farrerons.666?fref=search&__tn__=%2Cd%2CP-R&eid=ARDzDshe0BF4oTOS8PjpTEBQUvGTvTFT1u66DPWz4wG078fVf1NxVaZrOGsIBFJlPaAsjF0Qq4kYG6fu

La página personal de Jaume Farrerons en Facebook fue inhabilitada como consecuencia de las reiteradas denuncias de ultraderechistas cristianos y sionistas muy interesados en evitar que se difundieran ciertas informaciones sobre la procedencia socialista, es decir, izquierdista, de la ideología fascista. Como consecuencia de dichas inhabilitaciones, que afectaron a cinco páginas con 5000 seguidores cada una, se han perdido cientos de documentos que estamos intentando recuperar a través blogs amigos que los habían reproducido con el fin de difundirlos por la red, como es el caso de este artículo en https://ser1889.wordpress.com/2020/02/13/3456/

A tenor de lo que la derecha hizo con el fascismo antes y después de 1945, no consideramos, como opina Yvon de Begnac, que la destra sea algo al menos respetable, sino sólo digna del más absoluto desprecio. Los escritos, por llamarlos de alguna manera, de Julius Evola y Ernesto Milá u otros ultras sobre el fascismo constituyen un fraude al servicio de las cloacas del Estado, es decir, del Pentágono y, en última instancia, de sus amos de facto neocon sionistas, fundamentalistas evangélicos ("sionistas cristianos") e israelíes. 

Jaume Farrerons 

La Marca Hispànica, 9 de septiembre de 2020.


5 comentarios:

AKTION REINHARD dijo...

¡Enhorabuena, cuanto se extrañaba su persona don Jaume! Gracias totales por el material tan esclarecedor de siempre.

Un abrazo desde Chile.

ENSPO dijo...

Gracias a usted, amigo, por su interés. Seguimos en la brecha. Un abrazo desde España.

Anónimo dijo...

Muy esclarecedor el texto de la entrada donde se explica el origen ideológico del fascismo por parte de su creador, Benito Mussolini, comparto dicho análisis. Pero hay que mencionar que Mussolini subió al poder puesto por el rey Victor Manuel III, con lo cual gobernó bajo la monarquía italiana,o sea, con el apoyo de la oligarquía italiana, dejando de lado el carácter revolucionario del fascismo. Posteriormente en 1943(Una vez que los alemanes lo liberaron de los partisanos)creó la "República de Saló", que no fue otra cosa que volver a los orígenes socialistas y revolucionarios del fascismo, aunque esto también se puede interpretar también como un intento de querer ganarse a la clase trabajadora cuando el fin de su régimen estaba cada vez más cerca.
Sobre los ultraderechistas cristianos o fundamentalistas evangélicos(Sionistas cristianos), que están muy ligados a Israel solo comentar que para mí no son cristianos, como protestantes que son, yo no considero al protestantismo como una confesión del cristianismo, fue una confesión creada por Martin Lutero, un monje franciscano alemán, cuyo objetivo era dividir al cristianismo.

Un saludo.

ENSPO dijo...

De acuerdo en todo lo que dice sobre Mussolini, siempre y cuando quede claro que, a efectos ideológicos, el fascismo es siempre revolucionario ---o sea, de izquierdas--- a despecho de las concesiones tácticas y estratégicas que todos los movimientos políticos ---sin excepción--- están obligados a realizar, les guste o no. La sinceridad o insinceridad de Mussolini durante la República de Salò es una pincelada psicológica que no afecta al meollo de la cuestión, aunque en mi opinión Mussolini, con todas sus limitaciones, fue siempre un revolucionario sincero y fueron más bien sus "ras" regionales quienes le arrastraron a los vergonzosos pactos con la derecha, la iglesia, la aristocracia y demás escoria. Por lo que respecta al cristianismo, discrepo de usted. Lo más alejado del cristianismo es precisamente el catolicismo romano (que fue ya una escisión del ortodoxo), por cuanto aceptó, sin dejar de ser una secta judía, algunos elementos estéticos e incluso doctrinales del paganismo y de la filosofía griega. A eso se llama "doctrina" de la iglesia y teo-logía, una institución que no en vano prohibía leer la Biblia. El protestantismo representa en cambio retorno, restauración y reiteración de la esencia judaica del cristianismo. Lutero tradujo la Biblia a una lengua vernácula de manera que el creyente podía leer directamente (sin mediación sacerdotal y de la "doctrina católica"), por primera vez, las "sagradas escrituras", que incluyen el Antiguo Testamento, es decir, la Torah, la ley judía. O sea que en realidad se trata de todo lo contrario que usted pretende: el verdadero cristianismo, el judeo-cristianismo, es el protestantismo; y no en vano los países protestantes anglosajones han terminado todos desembocando en el sionismo cristiano, de tal suerte que ---gracias a la Biblia--- sus países están dominados por oligarquías financieras judeo-cristianas.

Celtix dijo...

Cabe añadir al debate que las posturas proisraelíes no son exclusivas del protestantismo evangélico, también se pueden encontrar en determinados medios católicos radicales. Un ejemplo claro sería Blas Piñar, integrista católico y más destacado líder de la extrema derecha española durante la Transición, que no ocultaba sus simpatías por el estado de Israel (y al que, sorprendentemente, ciertos NR y NS consideran un referente político).

Por otra parte, me gustaría preguntar a ENSPO en qué estudios u obras basa su argumentación de que Mussolini pactó con fuerzas conservadoras empujado por las jefaturas locales del movimiento fascista. Es una cuestión que me interesa vivamente.