en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

jueves, octubre 31, 2013

¿Sólo terrorismo o también crímenes contra la humanidad, señor Gallardón?

No obstante, podemos establecer un primer balance numérico que aún sigue una aproximación mínima y que necesitaría largas precisiones pero que, según estimaciones personales, proporciona un aspecto de considerable magnitud y permite señalar de manera directa la gravedad del tema: URSS, 20 millones de muertos. China, 65 millones de muertos. Vietnam, 1 millón de muertos. Corea del Norte, 2 millones de muertos. Camboya, 2 millones de muertos. Europa oriental, 1 millón de muertos. América Latina, 150.000 muertos. África, 1,7 millones de muertos. Afganistán, 1,5 millones de muertos. Movimiento comunista internacional y partidos comunistas no situados en el poder, una decena de millares de muertos. El total se acerca a la cifra de cien millones de muertos (Courtois, S., El libro negro del comunismo, Barcelona, Planeta, 1998, p. 18).
 Comentarios para el recuerdo.

EL NACIONALSOCIALISTA CATÓLICO LEÓN DEGRELLE, INVITADO A LA BODA DE GALLARDÓN Y PADRINO DE BAUTIZO DE MARÍA DEL MAR, LA ESPOSA DEL GOYIM SERVICIAL.
El suegro de Gallardón es José Utrera Molina, falangista, dos veces ministro de Franco e íntimo amigo de León Degrelle. Y para colmo Degrelle, sí, ese general de las SS, fue el padrino de bautizo de María del Mar, la esposa de Gallardón. León Degrelle y Jeanne, su esposa, estuvieron presentes en la boda de Gallardón.
Por supuesto el trepa de Gallardón comprendió que si quería progresar en la democracia debía cambiar y asociarse con el que manda, con el sionismo.
Así pues cuando un israelita asesinó a Isaac Rabín, Gallardón declaró pomposamente en TV que "en esta hora todos los españoles nos sentimos judíos".
Por supuesto se refería a él y su camarilla y no a ‘todos los españoles’, que sabemos qué clase de criminal contra los palestinos era Rabin.
Y ahora culmina su obrita con la nueva Ley Penal…  Sión se lo agradecerá con un puesto de privilegio en el infierno de los chaqueteros.
 

8 comentarios:

Vailos Laros dijo...

Eso explicaría también la actitud de muchos de los que entre finales de los 70 y finales de los 80 se manifestaban cada 20-N en la Plaza de Oriente de Madrid, entonces eran numerosos los manifestantes (se decía que 1 millón más o menos). ¿Dónde está esa gente desde finales de los 80? Sin duda, entre las filas de PP... Eso demuestra hacia dónde deriva siempre la ultraderecha. Y ya se sabe que la ultraderecha acaba siendo sionista o pro-sionista...

Jaume Farrerons dijo...

La extrema derecha resume el gran drama de la nación.

El "patriotismo" español permanece anclado a una imagen que incluye el ultracatolicismo, los grupos sociales más reaccionarios, la monarquía, las posiciones políticas "de derecha"... En suma, el pasado "imperial", que coincide, por razones obvias, con las formas sociales más retrógradas. El nacionalismo español está atrapado por la historia del país, las herrumbosas glorias lo tienen preso.

¿Un español patriota, republicano y ateo? Imposible. Nada de futuro: sobredosis de pasado heroico-medieval.O eres un gilipollas meapilas o no puedes ser un patriota. Los propios pseudo patriotas te odian más (les pones en evidencia) que a cualquier otro enemigo "marxista".

Ahora bien, la nación es el pueblo. El pueblo español está desnacionalizado porque el patriotismo coincide con el imaginario de SU PROPIA OPRESIÓN (en la actualidad, cosas como Intereconomía).

LA NACIÓN SIN PUEBLO, HETE AQUÍ LA EXTREMA DERECHA.

Esta España, aplastada entre una izquierda que se identifica con el internacionalismo y una derecha neoliberal mundialista, deja huérfano al pueblo, pues si la nación es el pueblo, conviene subrayar que el pueblo es la nación y el pueblo sólo puede defenderse COMO NACIÓN frente al ataque del capitalismo transnacional, mundialista.

Por eso aquí promovimos una izquierda nacional. No era un capricho ni una ocurrencia personalista, fue el fruto de décadas de lucha y reflexión filosófica y política. Sin embargo, los nacional-revolucionarios hispánicos, los primeros que tenían el deber de apoyarnos, NO HICIERON ABSOLUTAMENTE NADA. !Ni siquiera nos preguntaron qué era ese partido, la Izquierda Nacional de los Trabajadores! Las únicas observaciones, indirectas, que recibí, criticaban la reivindicación del término "izquierda".. !Eso era todo lo que les preocupaba!

!!!LA OBJECIÓN YA SABE A TURRÓN!!!

Nosotros hemos dimitido. Cada cuál debe saber cuándo le toca apartarse.

Anónimo dijo...

La izquierda es neoliberal y mundialista como la derecha, gobiernen unos u otros el capitalismo va a seguir su curso, precisamente una de las coincidencias mas notorias entre derecha e izquierda es su talante internacionalista.

Vailos Laros dijo...

A Anónimo:

No, pero "izquierda" no se refiere a una estructura o ideología (que como tales ni existe siquiera) sino a una función con variable x. En este caso la variable x es el NR que identifica pueblo trabajador con nación. Sobre esto se ha tratado en otras entradas.

A Jaume Farrerons:

Es normal esa reticencia hacia el término "izquierda". Normalmente los NR españoles se declaraban y siguen declarándose "ni-ni" (ni de izquierdas ni de derechas). No es fácil entender a las primeras de cambio lo que le acabo de decir a Anónimo, precisamente por lo que éste dice (y en lo que en el fondo estamos todos de acuerdo).

Tal vez faltaba en los NR españoles conocimiento y explicación suficientes para asumir el término "izquierda" tal como se entiende en este blog (y que es más o menos lo que le he explicado a Anónimo). Pero sobre todo faltaba que les llegara ese conocimiento y esa explicación suficientes...

De la INTRA tuvieron conocimiento poquísimos NR y además tarde. Me consta que hay alguno que otro que se enteró tarde de la existencia de INTRA y además en mal momento (en paro, viviendo de prestado y sin poder contribuir con donación económica), y que incluso se dirigió a ti personalmente por algún medio (correo electrónico, teléfono...) para proponerte un cita en persona para tratar este asunto de INTRA. ¡Ni siquiera sabían que había un local...! Por eso no entienden el reproche que ENSPO (creo recordar) les hace en el comentario de una entrada anterior, sobre que a ninguno se le ha ocurrido contribuir con una donación económica, etc.,etc.

Saludos.

Anónimo dijo...

Obviamente la izquierda y la derecha no son posiciomes ideológicas, son opciones políticas, el significado que ustedes le dan a la izquierda es subjetivo, en sentido axiológico, pero eso el gentío no lo va a a entender puesto que le cuesta profundizar en los hechos y en los objetivos. Lo de Izquierda nacional les va a sonar lo mismo que a izquierda y lo de NR lo van a entender menos todavía. Son las consecuencias de la degeneración política e ideológica que campa no sólo en España, en occidente entero.

Anónimo dijo...

Curioso el último párrafo del mensaje de Valios, es una versión diferente a la que en su día se pudo leer en otra entrada.

Saludos.

Jaume Farrerons dijo...

Quizá convenga aclarar que unas pocas personas sí se dirigieron a Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA) para informarse y, en algunos casos, apoyar el proyecto (u otros fines hasta ahora no aclarados pero harto dudosos).

Algunos de estos primeros "interesados", que no eran NR aunque eso se supo sólo con el tiempo, crearon una gran distorsión y provocaron que la mayoría de los auténticos NR (o al menos los más prometedores) se desvincularan.

No voy a entrar aquí en detalles, pero sería injusto, para los NR que sí hicieron "algo" a efectos de refundar este campo político en España, afirmar que "nadie", absolutamente nadie, respondió a la llamada de la Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA).

Sin embargo, los problemas aludidos y el temor a que estuviéramos siendo infiltrados de manera brutal nos obligó a fijar un protocolo de afiliación muy estricto. Pensad que algunas de las propuestas de acción que se nos hicieron eran delirantes, por decirlo suavemente. Cuando nos pusimos de acuerdo en qué hacer con las personas que nos pedían afiliación desde puntos de España muy alejados (y con graves dificultades para averiguar quiénes eran realmente, o sea, si respondían al perfil) dichas personas ya no contestaron a los emails, pues habían pasado meses y no era cosa de contarles lo que estaba sucediendo (¿había, pues, que mentirles?).

No obstante, todo esto se mueve, en el mejor de los casos, en cifras que no rebasan las 20 personas y me cuesta creer que existiendo un blog con casi 300.000 entradas de 119 países, los NR españoles no tuvieran ninguna noticia de la INTRA. Si en España se detectan, pongamos por caso, como poco 1000 militantes potenciales del campo NR, el volumen de respuesta recibida sigue siendo bochornosa. Y tengo constancia de personas que sabiendo de la existencia de la INTRA no hicieron absolutamente nada por apoyarla, !ni siquiera informarse! La palabra "izquierda" era suficiente para ahuyentarlos.

Nosotros no hemos pedido dinero a los afiliados, el problema no ha sido precisamente ESE, pero se ha comentado en este sitio, con razón, que quienes poco podían hacer por diferentes motivos, ni siquiera ofrecieron 5 euros mensuales para mantener un local cuya carga recayó siempre sobre las espaldas de las mismas personas. Este caso se puso como un simple ejemplo de banalidad moral, pero insisto que los problemas de la INTRA no han sido económicos.

(sigue)

Jaume Farrerons dijo...

(viene del post anterior)

La escasa respuesta de la INTRA, hasta ahora, obedece a lo siguiente: el "NR" es de derechas y católico, o sea, un ultra. Véase, verbi gratia, el MPS. Y si no es católico, el "NR" es evoliano, una variedad de la extrema derecha más reaccionaria, peor incluso que la cristiana, esclavista (sociedad de castas). No tienen ni idea, estos "NR", de quién es Heidegger; y a Nietzsche sólo lo pueden leer como pensador reaccionario (tipo De Maistre) y autor de unos pocos pasajes sobre la "bestia rubia". Nos hemos encontrado en la misma situación que Ramiro Ledesma cuando fundó las JONS. España no ha cambiado mucho desde entonces en el ámbito referido. Los patriotas no se han motivo ni un milímetro de la CHARCA PASADISTA, y ello por la misma naturaleza retrógrada de sus ideas, que ellos ven como un mérito ("la tradición"). El nacionalismo español sigue siendo lo que ha sido siempre y que ya hemos resumido en una breve fórmula: catolicismo, centralismo castellanista, monarquismo, derechismo de señoritos y, en ciertas variantes "NR", racismo de la "pureza de sangre" cristiana con empaque más o menos biologicista.

Un partido de Izquierda Nacional no se puede alimentar de los viejos códigos simbólicos de dios y raza, por muy sofisticadas que sean sus reformulaciones. Si es de izquierdas ha de actuar en consecuencia, o sea, como revolucionario y socialista. En cuanto tal, mira al futuro, asume la técnica y adopta como eje la figura del TRABAJADOR. Der Arbeiter. Esto es lo primero. Sin este requisito no vale la pena continuar adelante a menos que uno pretenda engañar a la gente. Y yo al menos no estoy dispuesto a entrar en ese tipo de fraudes. Si la historia de la Falange se repitiera, no sería con mi complicidad.